Google+ Followers

sábado, 7 de septiembre de 2013

Liberalismo económico siempre perjudicial en la República peruana y que tuvo y tiene la desgracia de incubar partidos políticos para y desde la corrupción y el entreguismo y subdesarrollo nacional afirma ‘Foro Republicano’



Liberalismo económico siempre perjudicial en la República peruana y que tuvo y tiene la desgracia de incubar partidos políticos para y desde la corrupción y el entreguismo y subdesarrollo nacional afirma ‘Foro Republicano’
EMANCIPACION CON FALSOS ‘LIBERALES’ QUE APLICARON ‘LIBERALISMO’ PERJUDICIAL SIN HABER ECONOMIA NACIONAL: NUEVA CLASE ‘MILITAR-PATRIMONIAL’ VS ‘CIVILISTAS-ENTREGUISTAS’




En el presente envío quiero establecer muy brevemente tres temas importantes para entender el proceso histórico de la Emancipación, asimismo, para entender el devenir de nuestra dinámica política e ideológica republicana y para entender la configuración de nuestra nueva clase dominante también dizque republicana: 



1) No hubo ideólogos Liberales o ideologizados que hayan contribuido o impulsado o liderado el proceso de la Emancipación o Independencia de España en forma definitiva, -(esta hipótesis de trabajo ya ha sido desarrollada con amplitud en mis anteriores envíos y no abundaré demasiado aquí, remitiéndome a dichos trabajos para todo efecto)-, muy todo lo contrario, los supuestos ‘Liberales’ lo eran pero de los dientes para afuera y en términos reales: Eran ‘Liberales’ que apoyaban de hecho al sistema colonialista o virreinal y eran en verdad de verdades: ‘Liberales-falsos’ y bien que oportunistas o ‘Liberales’  que en el fondo eran más que reaccionarios, que estaban a favor del Virreinato solapadamente, y solamente cuando a punta de espada, cañonazos y balazos y en y con un mar de sangre indígena y criolla y continental se decide la Independencia expulsando definitivamente a los españoles, es que recién, por la fuerza de las circunstancias irreversibles esos supuestos ‘Liberales’ (con los bolsillos rotos porque sus caudales los pusieron a disposición de los realistas) se convierten por su conveniencia y no por convicción ni principios en ‘Republicanos’, por lo tanto a esos supuestos ‘Liberales’ se les regala y crean para sí y solo para sí el paraíso etéreo del ‘Liberalismo Jurídico’ el mismo que sirvió de garrote, cuchillo y hacha contra sus propios compatriotas de las grandes mayorías (a quienes odiaban por indios, negros, mestizos, cobrizos, etc.), ese ‘LIBERALISMO JURÍDICO’ ese ‘ESTADO DE DERECHO’ esa ‘LEY’ es la que nefastamente aplicaron a la pobre, sangrienta y caótica República peruana naciendo así el abismal PERÚ OFICIAL divorciado absolutamente del PERÚ REAL o PROFUNDO, y todo ello sin que les haya costado un grito, sin que les haya costado un rasguño, sin que les haya costado un solo centavo o peso, sin que les haya costado en suma, sacrificio alguno, en lo más mínimo (salvo algunas meritorias excepciones contadas con los dedos de la mano).


La REPÚBLICA DE LAS ÉLITES QUE DOMINA SOBRE LA REPÚBLICA DE LOS EXCLUÍDOS DEL PERU MORENO (que es mantenida y en vigencia hasta hoy gracias a la partidocracia angurrienta de dinero tanto de derecha como de izquierda) fue asumido de gratis por la oligarquía conservadora y reacciona y antipatriota y nada industriosa del Perú. Tenemos una REPÚBLICA FORMAL Y LEGAL EN CONTRA Y ENFRENTADA A LA REPÚBLICA DE LAS NACIONES Y CULTURAS DEL PERÚ MORENO, DEL PERÚ PROFUNDO


2) Que el ‘Liberalismo’ siempre fue contraproducente, postizo y perjudicial para los intereses del Perú, y que el ‘Liberalismo’ favoreció a unas élites determinadas que no estimaban en lo más mínimo al Perú, eran y son antipatriotas, entreguistas, cobardes y nada industriosas, sino todo lo contrario: Nos explotaron y expoliaron siempre, llevándose nuestras riquezas mal habidas al extranjero normalmente y las utilidades atinentes por cierto y esa es una vieja práctica de antiguo hasta la fecha (el mismo Alan García en su primer gobierno fue estafado por los OLIGARCAS a quienes favoreció y entregó el Perú, y los OLIGARCAS se llevaron todas sus utilidades al extranjero no reinvirtiendo nada a favor del Perú en los años 80’ del siglo XX, por eso en un rapto de ‘locura’ el joven Alan García estatizó la banca en el Perú de los años 80’ como hemos apuntado).



Y, ¿Quiénes eran esos supuestos ‘Liberales’ tan peculiares, inconexos, divididos y aislados entre sí?: No eran otros que abogados en su gran mayoría, simple y básicamente abogados que conocían al ‘Liberalismo’ solamente por sus lecturas jurídicas europeas, dichos abogados ‘Liberales’ simplemente copiaron con todas sus comas y puntos dichas teorías leídas, es decir copiaron “a pie juntillas” el catecismo liberal-jurídico de los maestros del derecho constitucional o juristas franceses, alemanes e ingleses, los cuales sí eran verdaderos maestros del liberalismo filosófico y económico porque habían vivido, atestiguado y hasta peleado por la consecución y establecimiento del Liberalismo en Europa y en EE.UU., siendo que los ‘Liberales’ cholos o criollos lo único que hicieron fue y es leer y copiar dichas ideas como si el Perú fuera Inglaterra, EE.UU., o Francia: Nada más … vale decir, puro y exacto ‘COPY/PASTE’ de las ideas liberales jurídico-constitucionales extranjeras para generar nuestras inútiles e inválidas Constituciones Políticas que son el armazón y el blindaje de la REPÚBLICA FORMAL O LEGAL VERSUS LA REPÚBLICA DEL PERÚ MORENO Y MESTIZO DEL PERÚ PROFUNDO … eso es todo …




3) Nunca tuvimos MERCADO NACIONAL ni ayer ni ahora: Con una naciente República destruida y saqueada comercial, económica y financieramente, vale decir, una República pobre, precaria y de economía inconexa, con muchos mercados: Limeño, costeño y andino y amazónico y muchos más, con dinámicas y desarrollos absolutamente disímiles, lo que hacía y hace totalmente imposible la aplicación de la ‘TEORÍA ECONÓMICA LIBERAL’ (como acontece hasta la fecha), en suma, una economía semi-feudal y de enclaves y básicamente primario-exportadora (como hasta la fecha) donde la minería y el comercio exportador era todo lo que se podía exhibir en ésa área como algo resaltante.



Nuestra naciente República se inicia de esa forma triste, patética, incipiente y cruel, porque precisamente no tuvimos CLASE LIBERAL BURGUESA que haya apoyado o impulsado con sus caudales y sus propias fuerzas e ímpetu la Independencia y con ello defender sus propios intereses comerciales y económico-financieros utilizando para ello a sus filósofos, ideólogos, doctrineros y abogados liberales, como sí ocurrió en otras latitudes configurándose de esa manera el perfil nítido y esencial de una REVOLUCIÓN BURGUESA LIBERAL y esa regla universal entonces no se cumplió aquí en Perú, esas condiciones nunca se dieron en nuestro medio ni por pienso. Aquí tuvimos convenidos, oportunistas, arribistas, mafiosos, engreídos, racistas, discriminadores y muchos tenían como deporte robar o desfalcar o estafar al propio Estado para hacerse de fortuna, por ejemplo con la riqueza del guano, del caucho, etc. 



Por lo tanto, como en política no hay vacíos de poder, cuando llegó la fácil y regalada e inusitada e inopinada República, -(y regaló ‘LIBERALISMO’ de papel a todos los convenidos y oportunistas y arribistas, y a los abogados y juristas que recién se convirtieron en Liberales a partir de 1821 como por arte de magia y con la fuerza y el ímpetu y el fundamentalismo del CONVERSO)-, pues el vacío de poder que dejaron los españoles que sostenían a la clase dominante colonial o la aristocracia colonial, fue cubierto por una nueva clase que se empodera económica, patrimonial y/o comercialmente y muy rápidamente con las ‘Leyes de Secuestro’ y con el pago o consolidación de la deuda interna (los ‘Consolidados’ del Presidente Echenique), y esa nueva clase dominante será predominantemente: La clase emergente de ‘LOS MILITARES LIBERTARIOS’ que no ‘LIBERALES’ … pues sí, esos jovencitos que se pasaron al ejército Libertador y que triunfaron ofrendando sus esfuerzos y su ímpetu y su fidelidad a la República por haber nacido y vivir en el Perú fueron los que se hicieron de caudales y patrimonio inmobiliario y/o comercio y con status preeminente en el poder republicano, y ahí tenemos a nuestra incipiente y peculiar NUEVA CLASE PATRIMONIAL REPUBLICANA, por eso es que se explica y vemos a MILITARES peleando entre sí durante las primeras décadas de la República, precisamente para defender sus posesiones económicas y su status de poder, y, a partir de 1852 los vemos contendiendo contra la NUEVA CLASE CIVIL PATRIMONIAL (los nietos de los españoles que otrora dominaron al Perú Colonial y que ahora ya estaban enriquecidos y agrupados) que se empoderaron con su propio esfuerzo y con buena administración económica, pero muchos también se enriquecieron vía la rapiña y pillería que alentó un Estado primitivo y precario y una burocracia con políticos corruptos durante el boom del guano.



I



En defensa de mi primer ítem propuesto aquí, apelo a la reconocida historiadora, -(especializada en el período de la Emancipación)-, Dra. Scarlett O’Phelan Godoy la misma que fue considerada por Alberto Flores Galindo (el compilador del par de tomos titulado “Independencia y Revolución 1780-1840”) siendo que en el segundo tomo de dicha compilación, dice la aludida historiadora lo siguiente:


“La imagen que se obtiene de Lima es por lo tanto poco alentadora. La postura crítica anti-colonial parece haberse introducido en Lima consistentemente desde afuera. Primero a través de la infiltración de los programas del sur andino, y luego teniendo por portavoces a San Martín y Bolívar.  (pag. 151, “El Mito de la “Independencia concedida”: los programas políticos del siglo XVIII y del temprano XIX en el Perú y Alto Perú (1730-1814)” en ‘Independencia y Revolución 1780-1840’ Tomo 2, compilador Alberto Flores Galindo, Instituto Nacional de Cultura, primera edición, Lima 1987)



Aquí tenemos otra confirmación más, que en Lima no había una firme, directa, y ostensible crítica anticolonial, Lima era profundamente reaccionaria y pro-virreinal. La acotada experta historiadora luego de sesudos estudios e investigaciones puede concluir que inclusive quienes influyen en algo para empujar las críticas anti-colonialistas en Lima fueron los peruanos revolucionarios del sur andino, y luego en segundo orden los 
‘operadores’ ideológico-político-militares del Generalísimo Don José de San Martín y luego de Simón Bolívar.


Otro importantísimo historiador como es 
Heraclio Bonilla con diferentes palabras confirma ese hecho histórico que afirmo en mi primer Ítem: No hubo Liberales ideólogos o ideologizados que hayan contribuido o impulsado o liderado el proceso de la Emancipación o Independencia de España en forma definitiva. Léase la siguiente cita del acotado historiador cuando dice lo siguiente:


“Con todo, la declaración de 1821 tuvo más un efecto simbólico que consecuencias prácticas visibles y durables. No sólo porque las tropas realistas continuaron en el espacio peruano e incluso permitiéronse reocupar Lima, sino que la clase política con posibilidades de asumir el control del Estado nacional no pudo terminar de resolver la incertidumbre nacida de su arraigada vocación colonial y su inesperado pero problemático destino como dirigentes de una nación independiente. Por esto fue necesaria la presencia de Bolívar y las tropas coloniales quienes con las armas en la mano en Junín y Ayacucho en 1824 impondrían un hecho consumado y terminarían con las vacilaciones.” (pag. 270,“Continuidad y Cambio en la Organización Política del Estado en el Perú Independiente” en ‘Independencia y Revolución 1780-1840’ Tomo 2, compilador Alberto Flores Galindo, Instituto Nacional de Cultura, primera edición, Lima 1987).



Es nuevamente ostensible la confirmación de mi tesis a la luz de tan importante constatación científica-social del reputado historiador glosado: La clase política llamada a controlar el Estado nacional republicano naciente debió ser la 
CLASE CIVIL o en términos economicistas debió ser LA BURGUESÍA CIVIL y por cierto, en defensa de sus propios intereses, vale decir los comerciantes, mineros, industriales, intelectuales, empresarios, hacendados, rentistas, etc., etc., tal como sucedió con otras revoluciones LIBERALES o BURGUESAS del mundo, cuando ellos sacaron del poder a los comerciantes e industriales feudales y a los ociosos monarcas con su ejército de parásitas cortesanías y ‘validos’ y por cierto que ascendieron los profesionales, los comerciantes, industriales, artistas e inventores Liberales con sus nuevos banqueros y empresarios que globalizaron el mundo con su ideología LIBERAL y tras de ella su economía, su comercio, sus finanzas, sus industrias, su derecho, su cultura, en suma: Su RACIONALIDAD LIBERAL o MODERNA tal como lo explicó magistralmente el sociólogo, historiador y economista alemán Max Weber (1864-1920). Ello no se verificó en ninguna forma en el naciente Perú Republicano.



Repito, aquí en Perú nunca se verificó ello y fuimos contra toda regla y norma histórica de explicación del Liberalismo Universal, por eso dice muy explícitamente el historiador acotado líneas arriba entre otras palabras, que nuestra clase civil o los supuestos 
LIBERALES no querían bajo ninguna circunstancia apartarse de la ‘MADRE PATRIA MONÁRQUICA’, no querían ‘destetarse’ y tiritaban o temblaban sudorosos de miedo de solo pensar que serían desamparados por el Virrey y por su amantísimo Rey de España, por eso cayeron en ‘incertidumbre’ debido a su poderosa, acerada y sólida: “… arraigada vocación colonial y su inesperado pero problemático destino como dirigentes de una nación independiente".



Los 
‘Liberales’ cholos o criollos no eran tales ... eran simplemente reaccionarios decididos a servir a la monarquía española, vulgares oportunistas que en cuanto encontraron ventanas favorables a sus intereses, desempolvaron sus libros de derecho constitucional europeo y copiaron la Teoría Liberal de Derecho Constitucional sin empacho alguno, sin vergüenza alguna, sin sonrojarse, y en el peor de los casos: Con asombroso y monumental cinismo se hacían pasar por grandes y altos personajes de la República simplemente por el hecho repetir como papagayos la doctrina jurídica liberal de dientes para afuera. Ahí está la explicación de muchos vicios y prácticas políticas actuales de nuestra presente estructura y como no: alma nacional.


Y lo aquí afirmado se prueba absolutamente con la siguiente constatación histórica de 
Heraclio Bonilla que bien reseña y hecha luces a fin que comprendamos en qué situación ambivalente, precarísima y peligrosa nos encontró la Independencia y los primeros años de la República con los supuestos ‘Liberales’ … dice el historiador bajo comento lo siguiente:

“Incluso después de que San Martín proclamara la independencia en 1821 y hasta las victorias militares decisivas de Junín y Ayacucho en 1824 que fueron obtenidas por la tropas colombianas que acompañaron a Bolívar, personajes de la élite peruana como Riva Agüero y Torre Tagle después de muchas indecisiones que se tradujeron en sucesivos cambios de lealtades, terminaron por decidir ‘ser más españoles que Don Fernando’. Porque ni siquiera los criollos que usualmente son pensados como víctimas más directas de la opresión colonial, optaron abiertamente por la ruptura con España.” (pag. 291, Id.)



La presente cita es sumamente objetiva y comprobada históricamente y abona absolutamente en la tesis que este modesto servidor viene sosteniendo sobre nuestros supuestos 
‘Liberales’, y entonces nuestra REPÚBLICA PRIMERA NO FUE TAL EN PURIDAD DE VERDAD Y DE PRINCIPIOS Y DE CONVICCIÓN … por eso FORO REPUBLICANO con toda coherencia y fundamento exige e impulsa la II República peruana.




II



En cuanto a mi segundo Ítem propuesto aquí, traigo también a colación las siempre atendidas investigaciones del conocido y reconocido historiador 
Heraclio Bonilla, cuando dice al respecto lo siguiente:


“A la precariedad material de la economía peruana correspondió igualmente una precariedad e inestabilidad política muy grande. Entre 1821 y 1845, por ejemplo, es decir, en un período de 24 años, se sucedieron 53 gobiernos, se reunieron 10 Congresos y se promulgaron 7 textos generales de Ley. Esta inestabilidad política, por otra parte explica por qué recién en 1845 se redactó el primer presupuesto bianual de la República y cuyas estimaciones de ingresos y gastos no guardaban mucha correspondencia con la realidad; también por qué no fue posible establecer una coherente y estable política económica que orientara las pautas de crecimiento de la economía peruana. Las preocupaciones de ese ‘Estado’ y de sus gobernantes giraron, de una manera desordenada, en torno a tres preocupaciones centrales: (a) el énfasis de las ventajas del Perú como productor minero y por consiguiente la necesidad de respaldar esta vocación, (b) la política tarifaria caracterizada por ideas de tipo proteccionista, y c) el manejo de las finanzas públicas.” (pag. 279, Id.)



La presente cita es sumamente clara, reveladora y pertinente y abona también a mi tesis central: El Liberalismo históricamente en el Perú fue nefasto y fue el culpable de muchas incoherencias, desconexiones, incomprensiones, desinteligencias y sobre todo injusticias sociales monumentales hasta la fecha.


El Liberalismo Jurídico fue postizo, inidóneo, ineficaz y perjudicial para nuestra realidad y coadyuvó a potenciar la división y a diferenciar nítidamente la pervivencia del PERÚ OFICIAL versus el PERÚ REAL o PROFUNDO y como sombra sus símiles de Repúblicas; en suma, fue culpable el Liberalismo aplicado de mala fe el que unos pocos disfruten y manejen el Estado y el Gobierno ‘Liberal’ del PERU OFICIAL en desmedro y perjuicio y explotación ostensible del PERÚ REAL o PROFUNDO.



Otras constataciones y conclusiones muy importantes podemos sacar de la cita glosada arriba de la autoría del prestigioso historiador Heraclio Bonilla: En el aspecto económico fue el LIBERALISMO EL CULPABLE DE LA NO INDUSTRIALIZACIÓN DEL PERÚ, y no solamente eso: El LIBERALISMO ES EL CULPABLE DE NUESTRA CONDICIÓN ACTUAL DE ECONOMÍA PRIMARIO-EXPORTADORA hasta la fecha, toda vez que el Perú Republicano pasó a ser nuevamente satélite de otras potencias económico-financieras y políticas que necesitaban de nuestras materias primas y de nuestros mercados abiertos para que se enriquezcan dichas élites foráneas, y para eso promovieron el ‘expediente jurídico-liberal’, -(en alianza con políticos ‘Liberales’ corruptos y entreguistas)-, a fin que el Perú no se industrialice porque ello no convenía a las potencias extranjeras que succionaban nuestras riquezas y mano de obra barata, y como siempre ello se verificó y aconteció desde la Colonia a la hora presente.


Y para mayor abono de lo aquí afirmado me permito hacer la siguiente cita de autoría del mismo historiador bajo comento, cuando dice lo siguiente:

“En suma, el monto de ingresos y gastos era aproximadamente el doble del nivel declarado por los funcionarios arriba mencionados. Ahora bien, cuando se examinan los rubros que eran las fuentes de recursos del erario se encuentra que las rentas de las aduanas, el tributo indígena, los derechos de amonedación, los préstamos forzados y el endeudamiento externo eran las fuentes más importantes y de todas ellas la que sobresalía por su importancia era el tributo de los indígenas. Es decir, que el Estado republicano, al igual que el Estado Colonial, reposó su mantenimiento en la captación y en la extorsión de los excedentes de los sectores más deprimidos de la sociedad: la población indígena.” (pag. 280-281, Id.)


Vale decir, que los 
‘Liberales’ y sus Constituciones y su ideología dizque libertaria aquí en Perú sirvió para continuar y perpetuar el ESCLAVISMO y el SERVILISMO y la vil explotación del PERÚ REAL o PROFUNDO … los indígenas eran los que soportaban sobre sus laceradas espaldas el peso de la fallida y primera República y del PERÚ OFICIAL y ‘Liberal’ por cierto … mientras nuestros indígenas trabajaban ‘y escarbaban como topos’ los minerales que salían al exterior a enriquecer a las potencias ‘Liberales’ europeas, encima dichos desdichados indígenas pagaban impuestos, mientras que otros plácidamente y en forma fácil se enriquecían en Lima y en el extranjero … eso fue el perjudicial y venal  ‘Liberalismo’ en el Perú …



Y como otra prueba más de la incoherencia, anatopismo e inaplicabilidad de las 
Teorías Liberales Económicas en nuestro naciente país republicano, ampliaremos un hecho concreto que bien lo refleja y expresa vía el reconocido historiador glosado cuando dice lo siguiente:


“La imposición del tributo indígena había estado ligada históricamente a la propiedad de la tierra. Era esta una ecuación que también la independencia disolvió a través de un proceso bastante errático. La ideología que animaba la independencia, en efecto, era opuesta al mantenimiento de instituciones que trabasen la irrestricta circulación de bienes y personas en el mercado. Pero la premisa que mantuvo durante el período colonial el acceso a la tierra por parte de la población indígena era la comunidad de indígenas, centros poblados que nacieron como consecuencia de la concentración que estableciera el virrey Toledo de la población sobreviviente a la hecatombe de la conquista. Estas ‘reducciones’ de indios, en la política toledana, debían en adelante servir como reservas permanentes de mano de obra para las principales unidades productivas, mientras que su reproducción estaba precisamente asegurada por la dotación de tierras. La legislación agraria de la colonia tuvo, por ello, especial cuidado en evitar que las familias indígenas perdiesen el control de estas parcelas como consecuencia de la expansión de los latifundios aledaños. Fue la existencia misma de la comunidad que el decreto de Bolívar del 8 de abril de 1824 amenazaba, al declarar la propiedad de los indios sobre sus tierras, con el consiguiente derecho de alienar las tierras a terceros. El propósito implícito en esta decisión era el de crear una clase de prósperos pequeños propietarios independientes, dotados de la capacidad de desarrollar un mercado nacional. Sin embargo, los resultados fueron diferentes. Muy pronto las autoridades percibieron las amenazas que se cernían sobre la población indígena como resultado de esta decisión, razón por la cual postergaron su aplicación por un período de 50 años. Cualesquiera que hayan sido las vicisitudes de ambos decretos, el hecho concreto es que se estableció de manera irreversible una brecha en el dique de contención entre hacienda y comunidad, preparándose el camino para la expansión de los grandes latifundios cuando nuevas fuerzas dinamizaran el conjunto de la economía rural.” (pag. 284-285, Id.)


Aquí tenemos entonces una demostración muy clara y patente de porqué la 
TEORÍA ECONÓMICA LIBERAL es inaplicable en nuestro medio para generar un MERCADO NACIONAL, y por cierto queda también claro que el Liberalismo hizo más perjuicio y daño que bienestar y progreso para el PERÚ REAL o PROFUNDO.

Y lo más importante: La primera República peruana no trajo libertad y derechos ciudadanos, menos igualdad, fraternidad y justicia social fue todo lo contrario, la primera República peruana lo que hizo fue acentuar y consolidar el abuso y la explotación de los menos favorecidos de siempre, la República primera nació sin Nación (éramos multitud y no pueblo, con naciones, culturas y etnias disímiles entre sí) sin territorios definidos y con un gobierno liberal extraño a nuestra realidad (por lo tanto no éramos un ESTADO REPUBLICANO EN VERDAD Y EN FORMA) y que afirmó la brecha entre el Perú real  y el oficial o legal, eso es lo que se tiene que corregir inmediatamente en Perú para poder recién entrar al tema de la integración americana y otros ítems de agenda nacional y es lo que nuestro movimiento Foro Republicano plantea y sostiene.


El 
‘Liberalismo’ nos perjudicó sistemáticamente y en forma extensa y profunda desde el nacimiento de nuestra República como vengo sosteniendo y lo confirma la historia económica puntual, por eso afirma categóricamente Heraclio Bonilla en su siguiente conclusión:


“Y si bien se suprimen las barreras que en el pasado impidieron la libre circulación de las mercancías, la nueva política comercial inspirada por el free trade lejos de dinamizar los sectores productivos nativos, contribuyó de manera decisiva a la fragmentación del espacio económico nacional y agravó la vulnerabilidad de la economía peruana.”

“En consecuencia, desde el punto de vista de la política económica es ciertamente indiscutible que es la continuidad la que prevalece sobre el cambio en las decisiones implementadas por el naciente Estado republicano.”
 (pag. 290, Id.)


Vale decir, que el 
‘Liberalismo’ fue un perverso pretexto para continuar con nuestra precaria economía semi-feudal tal como la heredamos del sistema colonial, una economía pobre, desarticulada e inconexa y por cierto ni comercialmente potente para el mercado interno ni internacional, ni industrialmente emergente para hacer despegar a Perú en el contexto de las economías liberales del mundo desarrollado, nos quedamos como hasta ahora en mera Economía Primario-exportadora, o sea simples vendedores de piedras como hasta hoy.


El Liberalismo y el neoliberalismo siempre será un fracaso y un sistema de explotación y subdesarrollo en el Perú.


En general, concluye sobre el punto 
Heraclio Bonilla afirmando lo siguiente y que abona palmariamente mi tesis aquí sustentada, cita que de por sí es muy reveladora y contundente cuando dice:


“… la organización política que se levanta después de 1821 asume la total prescindencia y exclusión de la vasta mayoría de la población peruana representada por el campesinado indígena. Se trató, en otras palabras, de gobiernos de minorías para minorías. En segundo lugar, descabezado el Estado colonial, el débil control político ejercido por caudillos taciturnos y sin energía estuvo largamente compensado por un control mucho más eficiente ejercido por autoridades intermedias al interior de espacios sociales dislocados y cuyo sustento fueron los lazos de la clientela. Este sistema diádico fue en la práctica el sistema político que prevaleció en el Perú durante todo el siglo XIX e incluso en las primeras décadas del siglo XX, cuando recién con Leguía (1919-1930) la autoridad nacional del Estado empieza a esbozarse. El funcionamiento y reproducción de este caciquismo local supuso la fragmentación horizontal de los subordinados y su articulación segmentada con el poderoso local. No es ninguna casualidad sin tan peculiar sistema político, asociado a la inexistencia de un mercado efectivamente nacional, constituya una de las dificultades fundamentales para la temprana organización de un Estado y de una sociedad efectivamente nacionales.”

“Las bases materiales y políticas de esta realidad fueron completamente ajenas a la conceptualización política expresada en los textos jurídicos que intentaron organizar las relaciones entre el Estado y la sociedad civil (…) aspiraciones y las ilusiones de un segmento de la clase política nutrida por una ideología liberal que no guardaba ninguna correspondencia con la realidad peruana de 1821.”
 (pag. 293, Id.)
En pocas palabras: REPÚBLICA OFICIAL Y LEGAL para las ÉLITES enfrentado a REPÚBLICA DE EXCLUÍDOS DEL PERÚ MESTIZO y complementariamente MERCADO NACIONAL inexistente pero sí odiosos y explotadores ENCLAVES ECONÓMICOS CRIOLLOS Y ANDINOS que estaban enfrentados a los mercados inconexos esparcidos por todo el Perú. Foro Republicano plantea frente a ello la erección de una II República única e incluyente de todas la naciones, culturas, etnias, etc y su representación política inmediata y conjuntamente el gran esfuerzo de conexión de los mercados económicos en un gran proyecto que busque la creación del MERCADO NACIONAL hasta ahora inexistente.



Es evidente y ostensible que el 
Liberalismo y los liberales en el Perú fueron un lastre, un pecado, un obstáculo, una maldición que bien puede resolver la pregunta de Zavalita que formula en la famosa obra literaria de Mario Vargas Llosa"¿En que momento se jodió el Peru?" … creo que he adelantado la respuesta con lo expuesto aquí.




III




En cuanto a mi tercer Ítem propuesto aquí, apelo a las investigaciones firmes y reveladoras que aparecen en el mismo segundo tomo bajo comento, con el interesante trabajo del Dr. 
Alfonso Quiroz quien ostenta doctorado de Historia por la Universidad Columbia (EE.UU) y reconocido profesor y especialista en Historia Económica colonial y moderna de América Latina y el Caribe, y quien afirma lo siguiente:


“La guerra de la independencia entre 1821-1824, un período de destrucción y caos en el régimen de propiedad, contribuye fundamentalmente en estas dos diferencias con la situación colonial”.

“La independencia de España no trajo, como muchos liberales de la época pensaron, una bonanza comercial al abolirse las restricciones mercantiles. La demanda de los mercados latinoamericanos no era lo suficientemente amplia como para atraer las mercancías europeas en gran cantidad. Estos mercados tenían una capacidad reducida y se saturaban rápidamente. Después de una primera y efímera oleada de intercambio –estimulada por un bloqueo de casi una década-, la demanda se cubre y el comercio con Gran Bretaña pasa por una fase de estancamiento conjuntamente con el decaimiento del boom especulativo de acciones de inversión en Latinoamérica que entusiasmó en los primeros momentos de la independencia a capitalistas ingleses. En 1821 más de 5,000 toneladas de cargamento de mercancías británicas aguardaban en la bahía de Ancón las órdenes de San Martín para abarrotar inmediatamente el reducido mercado recién liberalizada Lima.”
 (pag. 205-206, “Estructura Económica y Desarrollos Regionales de la Clase Dominante, 1821-1850” en ‘Independencia y Revolución 1780-1840’ Tomo 2, compilador Alberto Flores Galindo, Instituto Nacional de Cultura, primera edición, Lima 1987)



Aquí entonces, queda muy claro que el naciente Perú Republicano no era nada atractivo ni seductor para ningún
LIBERAL EUROPEO DE A VERDAD Y AUTÉNTICO toda vez que estábamos en escombros, con las cenizas aún humeantes después de las sangrientas guerras independentistas, con los comerciantes ayer prósperos y hoy quebrados y sin propiedades, minas cerradas y destruidas, comercio sin liquidez y sin mercado idóneo, rutas comerciales plagadas de bandidos y asaltantes, patrimonios y circulante en falencia absoluta, sin límites territoriales bien definidos, con inmensas masas de indígenas analfabetos y negros esclavos sin manumitir y sin capacidad adquisitiva, subsistiendo todos con una economía primitiva y con una legislación todavía española-feudal y farragosa, sin liderazgos ideológicos y políticos claros y definidos, etc., etc.


Y si bien es cierto que Inglaterra apostó por nuestra 
‘Libertad’ como lo hemos afirmado en otro envío, también es cierto, que luego se desilusionó de nuestra situación precaria, siendo que nuestra economía primario-exportadora no se igualaba en modo alguno a las economías liberales capitalistas industriales de economía y finanzas globales europeas las que se habían conquistado con muchísimo esfuerzo y derramándose mucha sangre y dolor por el ‘LIBERAL Europeo’, y como lo dice la cita que antecede, ni siquiera podíamos ser buenos importadores de sus productos porque nuestro mercado se saturaba con muy poco y rápidamente.


Es más, nunca tuvimos un 
MERCADO NACIONAL y aquí está la razón fundamental y de oro de porqué las TEORÍAS LIBERALES ECONÓMICAS no corren o no sirven o no son aplicables en Perú … repito, nunca tuvimos mercado nacional, y como bien sabemos la existencia de un MERCADO NACIONAL es la condición sine qua non  o imprescindible para que pueda hablarse de la Teoría Económica Liberal en forma … pues bien, esa fue y es nuestra realidad económica a la fecha, por lo tanto, mal se ha hecho y se hará entonces en querer forzar una Economía Liberal de LIBRE MERCADO que simplemente ampliará las brechas de injusticia e inequidad social, enriqueciéndose muy pocos y empobreciéndose las grandes mayorías nacionales tal como se ha confirmado nefastamente en nuestro país … leamos la esclarecedora siguiente cita:


“No existía mercado nacional sino circuitos comerciales regionales aislados, desarticulados entre sí, en los cuales actuaban élites con características propias y diferenciadas unas de otras.” (pag. 217, Id.)


Y, tamaña confirmación y verificación del historiador bajo comentario, bien se puede aplicar hasta la fecha: El
Liberalismo ha sido el gran pretexto de los grandes poderes económicos internos y transnacionales y como no, de políticos corruptos, antipatriotas y entreguistas y avariciosos de riquezas fáciles a costa del Estado. El Liberalismo es bueno y efectivo para Europa pero nefasto y perjudicial para los intereses nacionales, o más claro aún: el Liberalismo es negativo para las grandes mayorías nacionales, no para las élites oligárquicas costeñas.


Ahora veamos como por descarte y por su propio peso natural-político-jerárquico insurge el nuevo grupo militar republicano como el líder natural de la nueva estructuración política peruana (por su prestigio triunfador, reputación y organización jerárquica que reflejaba orden y disciplina que tanto hacía falta en nuestra naciente República), leamos primero la siguiente cita:

“Sobre esta base material surgía la dominación de un grupo social compuesto básicamente por un conglomerado de comerciantes, militares, terratenientes, abogados y extranjeros que tenían fija su residencia en Lima.” (pag. 220, Id.)


Queda claro entonces sin esfuerzo de imaginación, que los militares peruanos triunfadores en varias batallas y sobre todo en las de Junín y Ayacucho, y por cierto con 
élan de ‘Libertadores’ y líderes naturales en la coyuntura independentista y con la impronta del mando y dirección firme castrense como naturales ganadores patriotas, eran los llamados a sobresalir social y políticamente entre los comerciantes, terratenientes, abogados y extranjeros quienes en su mayoría estaban empobrecidos y lo peor: Llevaban en su frente sellados a fuego su decidido apoyo a la causa realista perdedora … aúnase el hecho importante y trascendental que los triunfadores militares independentistas fueron prioritariamente ‘indemnizados’ y/o pagados y/o ‘consolidados’ con tierras ‘secuestradas’ y/o con dinero en efectivo y con ello se hicieron de posesiones, haciendas y/o patrimonio en general, dedicándose al comercio y/o a la minería en la sierra y/o algunos también al crédito comercial en Lima convirtiéndose muchos de ellos en poderosos hacendados y comerciantes crediticios, y si se suma a todo ello: Sus naturales y directas relaciones con el poder central (casi todos los Presidentes de la República en las primeras décadas fueron militares), pues tenemos la fotografía de la nueva élite dominante en el inicio de la República por imperio de las circunstancias muy peculiares de nuestro proceso emancipatorio o independentista … sobre el punto leamos la siguiente reveladora cita:


“La propiedad de la tierra parecía ser un peso demasiado grande para el Estado republicano que buscaba deshacerse de las tierras de conventos, supresos, temporalidades, etc. que heredó del Estado colonial, y no vio mejor forma que adjudicando tierras a ilustres acreedores del Estado que participaron en las contiendas de la independencia. Es un proceso que va de la mano con los tempranos intentos por consolidar la deuda interna (1826-27), adjudicando tierras a cambio de depreciadas cédulas de reforma y otros valores de la deuda interna (ver más abajo el caso del general José María Plaza, Domingo Casanova, etc., en el valle de Jequetepeque y el general Blas Cerdeña y el coronel Manuel Espino en Chota).” (pag. 223, Id.)


Queda claro entonces que, el naciente Estado republicano no podía administrar las extensísimas y valiosas cantidades de tierras que quedaron bajo su administración al huir los españoles dejando sus haciendas y patrimonios, y otras grandes cantidades de tierras sometidas por la ‘Ley de Secuestros’ y, al no poder administrarlos nuestro precario y naciente Estado republicano, pues tenía que ceder tan grande riqueza patrimonial inmobiliaria prioritariamente a los ‘ilustres acreedores del Estado que participaron en las contiendas de la Independencia’ y que no son otros que los MILITARES LIBERTARIOS que no ‘Liberales’, y aquí tenemos la confirmación de mi tesis en el sentido que nace una NUEVA CLASE PATRIMONIAL REPUBLICANA (aunque se acusó de corrupción política en dichas transacciones) quienes son los militares triunfantes independentistas y ahora integrantes de por sí y para sí de las élites dominantes en la República (sin desconocer que la clase civil iba de comparsa y acumulando capital hasta que llegue su oportunidad histórica), como ya lo adelanté líneas arriba.


Y precisamente lo que acabo de afirmar líneas arriba absolutamente lo confirma el prestigioso historiador 
Heraclio Bonilla cuando explica lo siguiente:


“…el naciente Estado republicano emergiera del interior de un vacío de poder, es decir, en un contexto en que ninguna de las fracciones de la élite tuviera las condiciones y la vocación necesaria para ejercer el liderazgo político y asumir un mandato efectivamente nacional. En términos políticos el Estado colonial reemplazaba ahora no exactamente otro Estado, sino un conglomerado de instancias políticas fragmentadas y cuya base de sustentación estuvo constituida por las pequeñas prebendas que sus líderes podían redistribuir y en el respaldo más o menos forzado de sus clientelas económicas y políticas. Dada la fragilidad material y política, ninguna de estas instancias que competían por el poder pudo imponer su autoridad sobre las otras, de manera que el resultado fue una profunda inestabilidad.”

“El Estado republicano por consiguiente, fue la expresión del dominio sustentado en la fuerza directa ejercida por los caudillos militares que emergieron en el contexto de las guerras de la independencia y que eran los únicos con la capacidad, sustentada en las armas, de ejercer el control político frente a la profunda vulnerabilidad de una clase política civil. Pero como su autoridad no fue el resultado de un consenso ni tampoco pudo imponerse de manera estable, el ejercicio político de la misma fue totalmente errático y circunscrito a la atención de sus intereses privados más que nacionales. Aquí, por lo mismo, no hay ni continuidad ni cambio en términos políticos: es más bien un caos”
(pag. 292, Id.)


La primera y fallida República entonces como lo afirmamos como tesis central nació sin población sino con multitud por lo tanto nació sin nación, nació sin territorios definidos, nació con gobierno que pensaba en enriquecer y favorecer a intereses privados antes que a la ‘NACIÓN’ … esta cita ut supra confirma nuestras tesis ideológicas y teóricas palmariamente, por eso FORO REPUBLICANO ha nacido para reconstruir y relanzar la II REPÚBLICA que recoja todo lo positivo y descarte todo lo negativo de la primera república peruana y nos enrumbemos a ser la potencia de Sudamérica que nos debemos pero que hasta hoy la partidocracia de derecha y de izquierda se esfuerzan en negarnos.




Leamos ahora la siguiente cita que confirma mi tesis con meridiana claridad y límpida probanza, cuando dice el historiador económico 
Alfonso Quiróz bajo comento lo siguiente con respecto a un alto oficial militar independentista, -(y que es una muestra-símbolo de lo que sucedía con muchísimos militares triunfantes independentistas que se empoderaron dominantemente en el escenario político republicano naciente; agregándose un hecho clave: Los peticionarios castrenses independentistas lo hacían directamente ante el Presidente de la República que no era otro que un militar de su misma graduación en el mejor de los casos o el compañero de armas que combatió junto a él o que fue su subordinado o su superior en las justas libertarias, (con ese dato importantísimo se podrá comprender mejor mi tesis sobre el ascenso de una nueva élite de poder dominante en la República y que por cierto no eran ‘Liberales’ bajo ninguna forma):


“Es el caso de la adjudicación de la hacienda Llaucán en Chota al general de división Blas Cerdeña. Esta hacienda tenía especial importancia pues lindaba con el Cerro San Fernando de donde se extraía el mineral de Hualgayoc, cuyas vetas todavía se seguían explotando en la década de 1820. En una petición fechada el 8 de enero de 1830 el general Blas Cerdeña expone méritos y servicios en las campañas de la independencia, contra Bolivia y Colombia, pidiendo que se le recompense con la adjudicación de la hacienda Llaucán por 6 mil pesos que se le debían por ajustes de cuentas realizadas por el Tesoro Departamental de Arequipa en noviembre de 1828 y por la Comisaría General de Cajamarca en febrero de 1830.”

“En un supremo decreto dictado por el Presidente Gamarra en enero de 1830 se lee: ‘Teniendo en consideración los importantes serbicios que ha prestado a la Nación el Benemérito General de División Dn. Blas Cerdeña (…) se adjudica a fabor del referido Gral. en todas sus partes la Hazienda denominada San Francisco Llaucán cita en la Provincia de Chota Departamento de la Libertad, pues aunque por el ajustamiento que presenta solo es deudor el Estado de cinco mil setecientos cinco pesos (…) y el valor de la referida Hasienda sube a la cantidad de diez y ocho mil pesos (…) cede en su favor los doce mil novecientos ochenta y cinco pesos (…) que resultan de aumento’. De esta forma se cancelaban las deudas con los ilustres caudillos de la independencia utilizando los fondos administrativos de Consolidación (creada en 1826) alterando hasta cierto punto la propiedad de la tierra en algunas zonas. Dichos fondos provenían en su mayoría de los bienes cautivos de la antigua administración colonial (temporalidades, etc.) y de los conventos supresos (Tribunal de la Santa Inquisición extinto, etc.).”
 (pag. 240-241, Id)


Aquí está la prueba entonces de mi afirmación, la misma que derrumba la tesis que los 
‘LIBERALES’ son los que dominaron e impulsaron la emancipación y que lideraron y direccionaron a la República, lo cual no es cierto. Está sumamente claro entonces que la nueva CLASE MILITAR PATRIMONIAL DOMINANTE era opuesta teóricamente y en la praxis con cualquier tesis ‘LIBERAL’ y ello no amerita mayor probanza, por simple descarte teórico y por el devenir mismo de nuestra historia nacional, y no nos amparemos en el supuesto Liberalismo de algunos militares porque dicho 'Liberalismo' está mal aprendido y plagado de severas contradicciones y graves errores.


Y, por si fuera insuficiente, aquí tenemos otra cita reveladora y que abunda sobre lo ya adelantado líneas arriba, cuando el historiador glosado dice lo siguiente sobre el empoderamiento económico-patrimonial y político de otro
‘ilustre acreedor del Estado que participó en las contiendas de la Independencia’:

“Francisco de Paula Otero se inicia como arriero en la zona y a fines del siglo XVIII se establece en Tarma. Durante la independencia fue comandante general de las guerrillas del centro y gobernador de Tarma. A partir de 1833 adquiere varias haciendas, entre ellas la hacienda Cachicachi entre Jauja y Tarma, y a través de su esposa entra en el negocio minero en Cerro de Pasco. Era acreedor del Estado por adeudos y montepíos del supremo gobierno por servicios prestados en la campaña libertadora y recibe en 1852 treinta y un mil pesos en vales de consolidación. A su muerte lega a sus hijas las haciendas Quijano en Salta; Florida, Acochay y otras fincas en Tarma; y varias minas en La Rinconada en Cerro de Pasco.” (pag. 250, Id.)


Pero por cierto que, ante tanta riqueza patrimonial inmobiliaria administrada por el naciente Estado republicano y sumado a las relaciones estrechas de amistad y/o fraternidad castrenses entre la burocracia militar estatal y los peticionarios también castrenses, en cuanto a las acreencias en mérito a que eran 
‘ilustres acreedores del Estado que participaron en las contiendas de la Independencia’, esa circunstancia de hecho provocó también actos de injusticias y porque no decirlo, ostensibles actos de corrupción: Pero ahora sí entonces estamos hablando con toda propiedad y centralmente del naciente grupo de poder dominante militar no ‘Liberal’ y precisamente por eso se verifican tamaños actos de corrupción que se denunció en su oportunidad, por ejemplo leamos la siguiente cita del mismo historiador que nos asiste cuando dice:


“Precisamente Pío Tristán, un influyente arequipeño, había logrado concentrar en 1857 124,000 pesos en vales de consolidación, de los cuales recibía intereses anuales, figurando entre los diez primeros poseedores de vales en dicho año. Además Tristán figuraba entre los primeros acreedores del Estado en el ramo de arbitrios en los años de 1852 al 1855 junto con sus hermanas Victoria, Francisca y Josefa. ¿Cómo logró Tristán ser tan conspicuo acreedor entre 1850 y 1857? Antes de 1850 Tristán no figuraba entre los principales acreedores del Estado. Sabemos por la correspondencia de Tristán con su sobrino el coronel Pascual Saco que don Pío residía en Lima desde 1847 por lo menos, manejando sus negocios en Arequipa a través de su apoderado don Miguel Pareja. Sus vinculaciones en Lima con funcionarios del Estado –como su sobrino-; sus inversiones en préstamos al Estado y su absentismo de Arequipa hacían de Pío Tristán un propietario rentista que vivía de los intereses de sus propiedades e inversiones en préstamos. Tenemos aquí un ejemplo de un propietario rural que hacia 1850 empieza a trasladar sus capitales a operaciones especulativas a Lima que le proporcionaban una renta mayor.”

“El mismo Pascual Saco tenía intereses en Arequipa, así como en Lima; Saco recibió en 1852 78 mil pesos en vales de consolidación, de los cuales convirtió a deuda externa 20 mil y 50 mil le fueron tachados por la Junta Examinadora de 1855. Según el inventario de sus bienes en enero de 1868 poseía una finca en Lima, un rancho en Chorrillos, una hacienda en Camaná avaluada en 13,910 pesos, tierras en Pampa Colorada en el mismo valle compartidas con Nicolás de Piérola (padre) que fue ministro de hacienda durante el gobierno de Echenique y otras tierras compradas al mismo, una parte de las lomas de Ocoña y 48 mil pesos en vales de consolidación según su valor nominal. Podemos comprobar en este caso que gran parte de los vales que recibió Pascual Saco seguían ganando intereses en 1868. Por su vinculación con otros acaparadores y negociantes en vales de consolidación, a Saco lo sindicamos como uno de aquellos personajes que pertenecían al grupo de los consolidados.”
 (pag. 260-261, Id.)


Y precisamente, en ese grupo de los 
‘CONSOLIDADOS’ tenemos toda una nueva pléyade de ‘Nuevos Ricos’ incluyéndose por cierto a los militares triunfantes de la gesta emancipadora, siendo que se constituirán muchos de ellos en parte del primer círculo de la clase política dominante en la naciente República conforme vengo sosteniendo, y como siempre Lima y los residentes limeños eran los más favorecidos en desmedro de las provincias, tal como da cuenta el citado historiador en forma contundente cuando dice que:


“Muchos de los componentes de la élite cusqueña emigraron a Lima u otros lugares (…) y ocupando su lugar nombres de terratenientes nuevos en la región que obtienen la propiedad de la tierra por matrimonios, adjudicaciones a militares y despojo a comunidades: Los Nadal, los de la Torre, Mariano Vargas –uno de los terratenientes cusqueños más ricos-, Loayza –dueño de Lauramarca, Ancelmo Centeno, los Letona, los Garmendia y los primeros Romainville. No nos extraña que estos terratenientes ruralizados, con algunas excepciones, no figuraran entre los nombres de los beneficiados por la consolidación de la deuda interna pues los beneficios de esa medida fiscal, así como la afluencia del guano, no llegaron a la zona debido al ‘destino insular aislado’ de la misma y los efectos básicamente costeños de ese fenómeno.” (pag. 262-263, Id.)



Que meridianamente claro ha quedado que dichos enclaves de poder económico y comercial y político en las regiones y que se grafica en la cita ut supra son los que devendrían en los sólidos asientos gamonales y los señores de horca y cuchillo de las grandes haciendas provincianas que se engancharían al viejo expediente de poder político nacional elitista como fue el CONGRESO DE LA REPÚBLICA con sus diputados y senadores elegidos a dedo o en conciliábulos en Lima vía el partido civilista y otros, para perpetuar y asegurar y blindar su poder despótico e injusto en las regiones y provincias del interior del Perú, tuvo que llegar el piurano JUAN VELASCO ALVARADO para liderar el GOLPE DE ESTADO MILITAR INSTITUCIONAL DE IZQUIERDA para poder darle un bocanada de aire fresco a una REPÚBLICA DE GAMONALES, OLIGARCAS Y SEÑORES DE HORCA Y CUCHILLO en 1968 y romperles el espinazo a todos estos secuestradores y detentadores de la primera REPÚBLICA DE LA EXCLUSIÓN, DEL ABUSO Y DEL ENTREGUISMO hecho que hasta ahora los grupos de poder actual no perdonan ni perdonarán jamás.


Sin embargo, también es bueno apresurarse en precisar que dicha nueva CLASE MILITAR PATRIMONIAL DOMINANTE y los que los secundaban en el primer círculo de poder no eran un grupo compacto y sólido y por ahí estuvo la punta de la madeja de sus inmensos problemas y grandes conflictos que remecieron las primeras décadas de nuestra vida republicana con anarquía e inestabilidad política y social, y nos lo recuerda bien el historiador de la referencia cuando nos dice:


“La dinámica de la clase dominante limeña y las de las respectivas regiones del interior del país –costa norte y Cajamarca, sierra central, sur andino y Arequipa- se insertan en el Perú de la primera mitad del siglo XIX en una estructura económica que las explica como desarticuladas entre sí y en proceso de transición y transformación.” (pag. 263, Id.)


Es evidente que la interpretación del historiador acotado es economicista, a efectos de comprender vía el efecto espejo la desarticulación de nuestra clase política dominante limeña, vale decir, ante una economía desarticulada, incoherente e inconexa le corresponde una clase política dominante de la misma estructura, hasta aquí podríamos decir que es válida la interpretación del historiador que nos asiste.


En otro momento, se nos explica nítidamente el ascenso económico y patrimonial de nuestra nueva clase militar dominante a la que aludo, cuando refiere lo siguiente el historiador acotado:


“En estas circunstancias de depreciación de las propiedades se darán las adjudicaciones de tierras a los caudillos militares y acreedores del Estado, que fue una de las primeras medidas fiscales para satisfacer la deuda interna tanto en las zonas serranas como en la costa (casos de Llaucán, haciendas del norte, Montalván en Cañete, etc.) Las adjudicaciones van junto a un retroceso en la política de los secuestros al decretarse la devolución de propiedades a los herederos de los emigrados y secuestrados hacia 1826.” (pag. 264-265, Id.)


Queda establecido entonces, que una de las primeras medidas y decisiones políticas y fiscales del nuevo Perú republicano fue satisfacer la deuda interna, siendo ello el pretexto muy venido a cuento para repartir a los caudillos militares independentistas el 
‘botín de guerra’ y con ello empoderarlos inmediatamente económica y políticamente y seguidamente conformar y consolidar el primer círculo de poder dominante político.


Además, según 
Heraclio Bonilla el presupuesto de nuestra naciente República estuvo centrado en los gastos que reclamaba la dominante y emergente CLASE MILITAR-PATRIMONIAL, así lo explica bien el historiador citado cuando dice lo siguiente:


“Se trata en efecto, de un Estado controlado por caudillos militares que emergen al compás de las guerras por la independencia y cuya preocupación central es atender las necesidades inherentes a su función, es decir, la guerra y el control político y militar de potenciales adversarios que son también caudillos y militares.” (pag. 287, Id.)


Pero la falta de experiencia política en el manejo de la República, la incoherencia y desarticulación aludida y las diferencias de intereses sin negociadores experimentados y de amplias miras, provocó el desastre de la anarquía de los primeros años republicanos, siendo los beneficiados aquellos que se dedicaron al comercio exclusivamente, calculando siempre ganancias al contactarse entre economías disímiles que requerían del hábil comerciante y que necesitaban sobre todo créditos que el comerciante empezó a brindar y con ello descubrió que ahí estaba su poder y se dedicó a ello, hasta que llegó a consolidarse y a establecer y defender un sistema que lo hacía poderoso y mucho más enriquecido, y eso lo verifica y nos lo explica el también historiador glosado 
Alfonso Quiróz cuando dice lo siguiente:


“El hábil manejo de los comerciantes-prestamistas en el ámbito de la especulación los hizo influyentes frente al Estado y preparó el camino para que sea este sector el principal beneficiado por la consolidación.” (pag. 262-263, Id.)


Y ahí está precisamente el germen y origen y el inicio del primer corrupto partido político peruano el de los 
‘Civilistas’ (quienes formaron su propio partido liderado por Manuel Pardo acusado de manejos corruptos durante el boom del guano) o de la CLASE OLIGÁRQUICA quienes a mediados del siglo XIX sintiéndose empoderados y cercanos al poder y que con sus créditos habían comprado más de medio Estado y gobiernos y que con su dinero y créditos ya habían hecho olvidar que fueron ellos los que apoyaron y financiaron decididamente a los españoles contra los militares independentistas, pues ellos: Los ‘Civilistas’ se organizan y empiezan a desplazar al círculo dominante ‘Militar-patrimonial’ (ya desgastado por las guerras internas y la anarquía gubernativa) para hacerse del manejo del Estado y del gobierno, pero el combustible de su accionar anti-militarista no es otro que hacerse de riquezas fáciles con una burocracia corrupta vía el expediente del boom del guano.


Foro Republicano se esfuerza en comprender bien nuestra historia nacional para poder argumentar nuestras tesis y posiciones por eso decimos nuevamente lo siguiente: LA PARTIDOCRACIA EN PERÚ FUE Y ES NOCIVA A LA REPÚBLICA PORQUE NACIÓ PARA ESQUILMAR AL ESTADO, PARA ENRIQUECERSE FÁCILMENTE Y CON  IMPUNIDAD Y ALIÁNDOSE CON ENEMIGOS EXTERNOS Y TRANSNACIONALES.


Lima, 17 de agosto del 2010


JAIME DEL CASTILLO JARAMILLO
(Corregida y aumentada por el autor el 07/09/2013)
Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 20 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES - Universidad Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.
Fundador, ideólogo y Presidente de” Foro Republicano”
http://fororepublicanoperu.blogspot.com
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com