Google+ Followers

miércoles, 18 de septiembre de 2013

IMPERIO ROMANO NO ERA ESTADO, ROMA SÍ, PERÚ NO ERA ESTADO NI MENOS LIMA AL INICIO DE LA PRIMERA REPÚBLICA



IMPERIO ROMANO NO ERA ESTADO, ROMA SÍ, PERÚ NO ERA ESTADO NI MENOS LIMA AL INICIO DE LA PRIMERA REPÚBLICA

Qué duda cabe que el derecho constitucional universal tiene un gran maestro clásico en el francés André Hauriou, qué facultad de derecho del mundo occidental no tiene en sus bibliotecas los libros del gran maestro galo, qué syllabus de derecho constitucional no cuenta en primera fila con las obras del gran maestro Hauriou y es que sus lecciones, obras y estudios todavía iluminan al Derecho Constitucional por la claridad de sus expresiones basadas en sus investigaciones, la potencia racional propia de los franceses y la solidez de sus conocimientos y sabiduría en el campo del derecho constitucional.

No existen estudios de Ciencia Política completos si es que no se pasa por los libros y lecciones de André Hauriou para conocer la ingeniería, la estructura y la filosofía del Estado y del derecho constitucional que abriga a las constituciones políticas de la civilización occidental moderna en sus proyecciones y praxis macro-políticas, para el politólogo es vital y central leer a Hauriou para tener una idea, visión y conceptos claros de la versión jurídica del Estado y sus amarras macro-legales.

El maestro de maestros André Hauriou tiene un concepto claro y firme y aleccionador con respecto al Imperio Romano que nos parece muy sabio, paradigmático y aplicable a nuestra realidad y es que para el gran maestro galo la histórica y legendaria Roma era un territorio pequeño, era un simple ciudad casi parecida a la griega, Roma era el solio de modestos agricultores pero que empezaron a expandirse en todas direcciones buscando ampliar sus espacios sus horizontes sus negocios sus comercios y su cultura y en ese caminar y penetrar e introducir sus dominios y costumbres y negocios en todas direcciones apareció y se formó y se consolidó lo que se conoce universalmente como el IMPERIO ROMANO.

Ahora leamos la siguiente cita muy pertinente del constitucionalista francés de la referencia:
“Roma fue la cabeza de una organización federal o, quizá más exactamente, de un sistema de protectorados en el que las ciudades y los pueblos conquistados conservan una cierta autonomía, bajo el control más o menos estrecho de un representante del emperador. El imperio romano es, esencialmente el conjunto de los pueblos a los que Roma impone la paz y el tributo. Sin embargo, hay que comprender que, Ciudad o Imperio, Roma no fue jamás un Estado, en el sentido moderno del término, es decir, una sociedad en la que la organización política corresponde a una nación” (André Hauriou, Derecho Constitucional e instituciones políticas, Edic. Ariel, 1971, pag. 50)”

Queda muy explícito y meridianamente claro que la expansión de la ciudad de Roma en todas direcciones y el establecimiento de representantes del Emperador no constituye en modo alguno un Estado, toda vez que ESTADO ES NACIÓN básicamente y nación es PUEBLO y pueblo es conjunto social consciente que tienen antecedentes comunes e intereses también comunes presentes y objetivos futuros que interesan a su colectivo, vale decir: Sin pueblo no hay Nación, sin Nación pueden haber pueblos que no quieren o no pueden definir territorio común y no levantar un gobierno con soberanía.

Lo esencial es la existencia de PUEBLO como colectivo social con objetivos comunes conscientes y actuantes expresamente en la  praxis cultural, política, militar y económica y eso fue la CIUDAD DE ROMA que sí fue un ESTADO como lo fue la CIUDAD DE ATENAS en Grecia, ambas eran PEQUEÑOS ESTADOS porque simplemente tenían pueblos unidos en su pasado, en su presente y en sus objetivos futuros, ahí tenemos NACIÓN y al existir NACIÓN el ESTADO emerge con toda naturalidad porque las propias necesidades y la dinámica de ese pueblo los impulsa a fijar y delimitar sus territorios y a levantar un gobierno nacional con soberanía: ESTADO.

Donde no hay pueblo entonces existe multitud y la multitud es la unión de individualidades donde cada quien quiere hacer su propia y soberana voluntad individual sin interesarles en modo alguno el ser colectivo o los intereses comunes. Donde existe multitud no hay pueblo, donde existe multitud no hay NACIÓN y donde no hay pueblo no hay NACIÓN.

Roma al expandirse fue anexando pueblos y negocios y riquezas pero no le interesó generar ESTADO solo dominio político, económico y militar, por eso no se equivoca nunca Hauriou cuando afirma con toda sabiduría y lucidez que Roma era un Imperio pero no un ESTADO, su ESTADO ERA LA CIUDAD CON SU EJE POLÍTICO Y MILITAR.

En el caso peruano tenemos que nunca fuimos PUEBLO como COLECTIVO RACIONAL CONSCIENTE DE SUS INTERESES vale decir que la costa y sierra y selva peruanas nunca tuvieron ni tienen antecedentes comunes y presente con líneas básicas comunes y futuro con cartabón racional, espiritual y emocional delineado, nada de eso: Perú tiene Costa con muchos pueblos, etnias y culturas y hasta naciones disímiles entre sí, igual la sierra y la selva, tenemos aún y hoy por hoy etapas históricas primitivas no canceladas y que no se están abordando ni política ni culturalmente por la clase dominante y por los gobiernos de turno de espaldas a nuestra realidad presente.

El Perú al inicio de la REPÚBLICA fue MULTITUD y nunca fue PUEBLO, por eso es que nació fallido el ESTADO REPUBLICANO PRIMERO porque no tuvimos pueblo menos NACIÓN, no tuvimos ciudadanos, no tuvimos territorio definido, no tuvimos legislación republicana, no tuvimos gobierno republicano sino la continuación de gobiernos con todas las jerarquías y goyerías de la Colonia.

Mientras la ciudad de Atenas y la ciudad de ROMA fue Estado, Lima la capital del Perú en 1821 era todo menos pueblo, fue multitud pero no pueblo y por lo tanto ni siquiera Lima era ESTADO era la suma de multitudes con intereses totalmente disímiles y odiándose feroz e insultantemente entre sí. Lima no era ni pueblo, ni nación ni Estado, menos el Perú.

La gran labor del presente es construir una II República que incluya a sus pueblos, naciones y culturas y que levante un gobierno realmente inclusivo nacional y soberano, esa es la labor que se ha propuesto el movimiento político Foro Republicano y que es ahora prioritario, esencial y primevo.

Lima, 18 de setiembre del 2013

Jaime Del Castillo Jaramillo
Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 20 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES - Universidad Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.
Fundador, ideólogo y Presidente de” Foro Republicano”
http://fororepublicanoperu.blogspot.com
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com