Google+ Followers

viernes, 27 de septiembre de 2013

KARL JASPERS DENUNCIA LA OLIGARQUÍA DE LOS PARTIDOS QUE NOS LLEVA A DICTADURA Y PROPONE EL DERECHO DE HUELGA POLÍTICA CONTRA LOS PARTIDOS



KARL JASPERS DENUNCIA LA OLIGARQUÍA DE LOS PARTIDOS QUE NOS LLEVA A DICTADURA Y PROPONE EL DERECHO DE HUELGA POLÍTICA CONTRA LOS PARTIDOS

Karl Theodor Jaspers nació en Oldenburg un 23 de febrero de 1883, falleció en Basilea el 26 de febrero de 1969, psiquiatra investigador y filósofo magistral existencialista con más de 30 libros publicados, tuvo una fuerte influencia en la teología, en la psiquiatría y en la filosofía moderna.

Su sistema filosófico nace del esfuerzo por conocer y explorar y describir los márgenes y los límites de la experiencia humana, empleando el término “lo abarcable” para denotar los límites últimos del ser, el gran horizonte indefinido en el cual puede desarrollarse cualquier experiencia objetiva o subjetiva y que es imposible poder comprenderse vía la razón.

Jaspers fue filósofo existencialista que utilizó su reflexión para entender y explicar el drama humano y sus problemas principales, la agonía de la existencia humana como la comunicación, el sufrimiento, la culpa, la muerte, etc., y fue uno de los que conformó el existencialismo y la fenomenología que en sí era ya una corriente que despreciaba al romanticismo filosófico alemán.

En sicología coincide con Wilhelm Dilthey y promocionó la fenomenología en la siquiatría buscando explicaciones subjetivas antes que genéticas de los fenómenos psicológicos. Para Jaspers las relaciones humanas son similares a un "combate amoroso" que va entre el amor y el odio, teoría parecida a la de Sigmund Freud.

La filosofía jaspersiana es la explicación de la existencia humana en su tiempo, buscando entender antes que definir categóricamente, vale decir Jaspers vino a desbaratar los conceptos supuestamente definitorios sobre la existencia del hombre ya que para él la verdad es sólo una simple idea que un sólido concepto, la verdad para Karl Jaspers es un simple ideal que orienta al ser humano, nada más.

Jaspers inicia bien y en firme su sistema cuando dijo que la ciencia simplemente es la base fundante del comienzo de cualquiera buena filosofía, pero asimismo la ciencia es incapaz de lograr la añorada unidad y la absoluta totalidad que la razón siempre anhela y busca y necesita. La filosofía entonces busca explicar temas de la existencia humana de trascendencia y que la ciencia no puede abarcar, de ahí que la HISTORIA tiene sus verdades en cada momento y época, la ciencia es diferente de historia en historia de época en época.

Jaspers meditó sobre los siguientes conceptos básicos del SER:


El Estar ahí: Se refiere al mundo objetivo, al mundo conocido vía la observación y mediante el experimento: visión y experiencia.

Ser uno mismo: Simplemente es el hombre que conscientemente se sabe con libertad y se sabe también parte de su momento histórico: Decisión y elección.

El ser en sí: Es lo superior al ser humano, la trascendencia del mundo en forma manifiesta.

Obviamente que la ciencia tiene problemas para establecer verdades absolutas sobre el “Estar ahí”, sobre el “Ser uno mismo” y sobre “El ser en sí” y ahí establece su coto cerrado Karl Jaspers en materia filosófica.

Sobre el “Ser uno mismo” dice Jaspers que ello escapa a la mera materialidad física humana, escapa a los roles y status sociales, escapa a la praxis humana en general, el “Ser uno mismo” debe entenderse en la libertad y la posibilidad de decisión sobre la dirección o elección histórica que se desea ser.

Existencia entonces es la elección de ejercer o no la libertad inherente al ser humano y precisamente Jaspers dijo lo siguiente: "... si yo no vengo a mí mismo a ejercitar mi libertad en el ámbito de ser uno mismo, me quedo sin el ámbito del estar ahí, me quedo en una cosa.."

La LIBERTAD en ejercicio y en conciencia es la existencia es el SER UNO MISMO, es tener conciencia de su propia esencia, aquí tenemos el motor y combustible de las decisiones y compromisos, la ELECCIÓN es la existencia misma absolutamente, y elegir es estar inserto en la HISTORIA.

El “YO” original es parte de un carácter, una personalidad, un cuerpo y una situación muy concreta y especial en la historia: Elección y decisión. El “Estar ahí” es impuesto no tienes capacidad para elegir ese ‘YO ORIGINAL’ lo único que puedes hacer es aceptarlo y asumirlo. Pero ese ‘YO ORIGINAL’ sólo existe cuando eres consciente de tu capacidad de libertad para elegir y decidir en tu contexto histórico.

El ‘YO ORIGINAL’ o el llamado EL SER UNO MISMO no es real sin comunicación, ya que sin comunicación tenemos una LIBERTAD VACÍA, la libertad se hace plena con la elección y con el encuentro de la libertad del otro. Y sobre la elección dijo Jaspers lo siguiente: "... no hay elección sin decisión, no hay decisión sin voluntad, no hay voluntad sin deber, no hay deber sin ser”.

En esa lógica es que Jaspers cree que la trascendencia es la visión total del mundo, ya que la existencia misma es un misterio, indemostrable pero eficaz de plenitud es un ‘texto secreto’ que sólo lo puede leer cada ser humano, por eso dijo: "El hombre no es un ser racional: se hace racional, cada vez más, en la existencia concreta de cada día" por lo tanto la comunicación es fundamental, cardinal y necesaria tanto para la libertad, como para la existencia misma y en la trascendencia de un momento histórico. Tengamos presente entonces que La Trascendencia es para Jaspers lo que existe más allá del mundo del tiempo y el espacio.

Jaspers empezó su vida intelectual leyendo a Spinoza en el colegio y se centró en la prudencia intelectual, luego quiso ser abogado (1901) pero abandonó el estudio de las leyes y para 1902 estudia medicina en Italia. Estudió las obras del riguroso Husserl en 1908 empleando su fenomenología en la descripción de las experiencias siquiátricas de su especialidad médica, aunque no lo seducía totalmente como filósofo sin embargo admiraba mucho el método husserliano y el rigor intelectual y la superación del "psicologismo que tiende a resolver todos los problemas mediante un determinismo psíquico".

Se graduó de médico en 1909 e ingresó al hospital psiquiátrico de Heidelberg. Jaspers se preocupó en el estudio de las enfermedades mentales considerando que no se estaba aplicando el método correcto en esta materia. En 1913 Jaspers ocupó un supuesto puesto temporal como profesor de psicología en la facultad de filosofía en la Universidad de Heidelberg y Jaspers nunca más regresó a la práctica clínica y el mundo ganó un poderoso exponente del existencialismo filosófico.

Para el año 1913 el joven médico Jaspers descubría al filósofo Soreen Kierkegaard, quien lo condujo "a la filosofía como pensamiento consciente y metódico, que descansa únicamente sobre sí mismo". Fueron Jaspers y Heidegger los filósofos reconocidamente existencialistas que hicieron suyas las lecciones de "probidad" y "seriedad" de Kierkegaard; pero para Jaspers: "ni la teología ni la filosofía pueden fundamentarse en Kierkegaard".

Llegada la Gran guerra de 1914 --siendo que "la filosofía, con toda su gravedad, se hacía todavía más importante de lo que fuera"--, y precisamente en ese contexto sobrevino la muerte de su maestro: el trascendental sociólogo, historiador y economista Max Weber --a quien conoció en 1909--, siendo que el sensible evento y la coyuntura favorable obligaron a Jaspers a aceptar en 1921 la disputada y célebre cátedra de filosofía. No olvidar que ya en 1919 había publicado la segunda de sus sesudas obras titulada: “Psicología de las concepciones del mundo” y que el mismo Jaspers consideró "una obra juvenil muy presuntuosa" donde ofrecía "una filosofía disimulada y que confundía sus conclusiones, erróneamente, con las comprobaciones de una psicología objetiva", de esa forma y tendencia empezó a delinear una filosofía seria y densa, no ciencia ni teoría del conocimiento y que fue resultado por cierto "del shock ocasionado por la misma vida", como una certera "práctica" para "llegar al ser".

Jaspers se adentra metafísicamente en la trascendencia, afirmando que la filosofía no puede ofrecer "ningún conocimiento positivo semejante al de carácter científico" inclusive al margen de "la garantía de una revelación". Reconoce Jaspers que la filosofía falla "en cuanto realización concreta", sin embargo como ventaja otorga "a quien sabe obedecer, el verdadero ser propio".

Es lugar común que muchos comentaristas identifiquen a Jaspers con la filosofía existencialista a secas, porque se adentra extensamente en el existencialismo de Nietzsche y Kierkegaard, y también porque el tema de la libertad individual es central y clave en su obra.

Siempre es recomendable leer su obra: Filosofía (3 vols, 1932) donde Jaspers desarrolla su historia de la filosofía donde incluye los temas que considera claves. Empieza con la ciencia moderna y con el empirismo como es de obligatorio en un hombre proveniente de la ciencia objetiva y Jaspers jaquea al método científico, poniendo como opciones al hombre sin amparo científico las siguientes: Resignarse a no conocer nada, más allá del empireo o dar un salto cualitativo a lo que Jaspers denomina la 'Trascendencia' siendo que al dar este paso cualitativo los seres humanos comprobarán su libertad ilimitada y que Jaspers llama Existenz, y así pueden finalmente experimentar la auténtica existencia.

En 1933 con Hitler ya en el poder, fue sacado de los órganos de dirección de la Universidad de Heidelberg porque su esposa Gertrud Mayer era judía, pero se le permitió seguir enseñando, sin embargo en 1937 los nazis le destituyeron de su cátedra de filosofía en Heidelberg. Y por si fuera poco, en 1942 le dieron permiso para abandonar Alemania con la insólita condición de que entregara a su esposa al régimen genocida hitleriano, la misma que vivía escondida de los nazis, pero Jaspers se negó a abandonar Heidelberg y a delatar a su esposa.

Jaspers se preocupó centralmente sobre la peligrosa y grave amenaza que representa para la libertad humana la ciencia moderna (preocupación compartida por Walter Benjamín, Habermas y la Escuela de Frankfurt) y las instituciones políticas como los partidos políticos y las instituciones económicas modernas.

Para el año 1938 publica su obra: “Filosofía de la existencia” que son tres conferencias impartidas en Frankfurt además Jaspers se opuso frontalmente al nazismo, y sobre ello declaró en 1945: "No soy un héroe, y no quiero pasar por tal". Al terminar la Segunda Guerra Mundial luchó por la reconstitución de la universidad alemana en la que se erradique cualquier rastro y sombra del nazismo y para tal efecto escribió la monografía “El concepto de universidad” en 1946.

En 1947 nuevamente en la universidad por cierto, recibió el premio “Goethe” y para 1948 al sentirse defraudado por la situación política alemana que no tomaba decisiones drásticas contra el pasado régimen nazi se mudó a Basilea en Suiza, donde continuó en la cátedra universitaria.

Los dos más importantes representantes de la hermenéutica fenomenológica como son Paul Ricoeur (discípulo de Jaspers) y Hans-Georg Gadamer (discípulo de Heidegger y sucesor de Jaspers en Heidelberg) evidenciaron la influencia del gran filósofo bajo comentario en sus trabajos e investigaciones.

Para 1959 Jaspers recibió el premio Erasmo y ya en 1961 abandonó la enseñanza en la Universidad de Basilea, y decepcionado por el devenir político de su nación renunció en 1967 a la nacionalidad alemana convirtiéndose en ciudadano de la Confederación Helvética, ya un año antes había publicado el libro: “¿Adónde va Alemania?” sentando las razones de su decisión al respecto: cuestionando la democracia de la República Federal de Alemania sobre todo por lo que hace a las tendencias oligárquicas de los grandes partidos políticos alemanes, los partidos políticos se vengaron de Jaspers criticándolo de mala manera obligándolo a salir de Alemania, y falleciendo en Basilea-Suiza, dos años más tarde el 20 de febrero de 1969.

Y precisamente sobre este grande y célebre filósofo existencialista Karl Jaspers, escribe otro grande de la Escuela de Frankfurt como es Jürgen Habermas consignando lo siguiente:

“Jaspers se pregunta qué pasa con la política alemana. Llega a un pronóstico tan matizado como contundente: La República Federal partió de unos orígenes democráticos, pero se ha convertido en una oligarquía de partidos y se encuentra a punto de dar el paso siguiente que lleva a la dictadura. Ésta no se produce ciertamente por una toma de poder. Se mantiene la fachada y las estructuras cambian lentamente. Pero lo que hay al final de ese cambio es la liquidación del Estado de derecho, la represión de la voluntad popular, la militarización de la vida. (pág. 88)”

(…)

“Cuando dice que no se puede encadenar al pueblo a los partidos y convertirlo en una masa manipulable, aquí sigue hablando todavía el crítico de la cultura”.

(…)

“Hasta ahora no habíamos oído hablar así a Jaspers. (…) Frente a las cuestionables regulaciones relativas al llamado estado de necesidad interna, Jaspers invoca el derecho de huelga política:” (pág. 89)

“El estado de necesidad sólo existe en la imaginación de aquellos que, o quieren utilizarlo para erigir un poder absoluto y eliminar en favor de los empresarios el derecho de huelga, o tienen miedo a enfrentamientos que son necesarios, dentro de la inseguridad que nos aqueja, para poder afirmar la libertad contra las medidas de un gobierno contrario a la razón que no respete la legalidad y los derechos fundamentales. Un gobierno de este tipo ejerce una violencia que el pueblo no puede tolerar. De ahí que el pueblo tenga que disponer de medios de defensa, medios con los que enfrentarse al poder sin armas militares. Por eso ha de reconocerse el derecho a la huelga política.”

“Jaspers considera las leyes relativas al Estado de necesidad como un instrumento de esclavización. Él no figura entre los sospechosos de sembrar descontentos profesionales. Tal vez los políticos de un pueblo que se enorgullece de sus poetas y pensadores se muestren más dispuestos a escuchar la voz de la razón cuando ésta se sirva del lenguaje de un catedrático.” (pág. 90, ‘3. Karl Jaspers’  en ‘Perfiles filosófico-políticos’ de Jürgen Habermas, editorial Taurus, versión castellana de Manuel Jiménez Redondo, traducido de la tercera edición alemana, aumentada, España 2000)

Es evidente que esta mente poderosa de la filosofía universal como es Jaspers tuvo y tiene la razón hasta la fecha: Los partidos políticos se convierten en oligarquía nefasta de lesa patria y destruyen y desfalcan y desgracian a sus propias Repúblicas, regímenes y Estados; sin embargo ciertos juristas dizque de renombre se hacen los desentendidos y ciertos politólogos de reconocimiento igualmente, bien hace Habermas en pedir al mundo intelectual que respete y atienda el reclamo y la sugerencia y la fórmula de una mente lúcida, benefactora y magistral como es Jaspers.

Y es que los partidos políticos en el siglo XX cumplieron con la regla del sociólogo Robert Michels en el sentido de la ley de hierro de la oligarquía partidaria, donde que la cúpula partidaria busca eternizarse en el poder para gozar de las mieles del poder y del abuso sin tasa ni medida de sus dominios yendo en contra repetimos de  sus propias Repúblicas, regímenes y Estados, se impone la SOBERANÍA PARTIDARIA antes que la SOBERANÍA NACIONAL y en el Perú se ha verificado desde su creación y nada bueno han traído a la República peruana que sigue siendo un ordinario país exportador de piedras con mano de obra barata.

Cuánta razón tuvo el reconocido metafísico Jaspers en denunciar al Estado de excepción como el de necesidad, como la vulneración --“legal y constitucional”-- descarada de los parlamentos y la imposición dictatorial de la voluntad particular de los partidos políticos desde y con el poder, y los constitucionalistas y politólogos clientes de los partidos políticos callan y se hacen los desentendidos.

Cuánta razón tuvo el eminente existencialista Jaspers en denunciar a su propia nación alemana de no ser severos y sinceros y honestos consigo mismos y sancionarse por haber permitido legal, electoral y constitucionalmente vía el partido nazi las más grandes, atroces y espantosas expresiones de barbarie, vesania y salvajismo contra el género humano y que nos avergüenza hasta la fecha.

Los partidos políticos (salvo meritorias excepciones) son y han traído vergüenza, injusticia y desgracia y corrupción en y a las actuales Repúblicas por lo menos en Sudamérica, los partidos políticos sólo han inoculado dictadura, subdesarrollo, mafia e incultura a nuestras Repúblicas y Jaspers nunca se equivocó en ello.

Cuánta razón tuvo el lúcido germano existencialista Jaspers en proponer el derecho de HUELGA POLÍTICA del pueblo en contra de esta oligarquía de los partidos políticos que imponen su dictadura, sus caprichos, su demagogia y su mediocridad (dentro de su Estado de derecho y de su constitución política) en contra de las grandes mayorías nacionales, necesitamos refundar nuestras Repúblicas pero con otro concepto y praxis de representación política y administración central, reformando nuestros Estados intensa, central y profundamente.

Lima, 27 de setiembre del 2013

Jaime Del Castillo Jaramillo

Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 20 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES - Universidad Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.

Fundador, ideólogo y Presidente de “Foro Republicano”

http://fororepublicanoperu.blogspot.com
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com
https://www.facebook.com/jdelcastillojaramillo