Google+ Followers

martes, 24 de septiembre de 2013

EDMUNDO HUSSERL Y LOS FILÓSOFOS COMO FUNCIONARIOS DE LA HUMANIDAD RECHAZANDO LA OBSCURIDAD, INFIERNO Y CORRUPCIÓN DE LA POLÍTICA Y DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS



EDMUNDO HUSSERL Y LOS FILÓSOFOS COMO FUNCIONARIOS DE LA HUMANIDAD RECHAZANDO LA OBSCURIDAD, INFIERNO Y CORRUPCIÓN DE LA POLÍTICA Y DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

Edmund Gustav Albrecht Husserl fue un trascendental filósofo y lógico que nació un 08 de abril de 1859 en Prosnitz ahora Prostejov de Moravia que hoy es la República Checa dentro de una familia judía de condición acomodada y muere un 06 de abril de 1938 en Friburgo-Alemania, estudió en las famosas universidades de Leipzig (1876) y Berlín (1878) y Viena a partir de 1884 (en esta universidad conoció al sociólogo Franz Brentano quien sería vital para su desarrollo filosófico) donde siguió los cursos de ciencias, filosofía, astronomía y matemáticas, siendo adelantado discípulo de reconocidos matemáticos y sus tesis doctoral se refirió al cálculo de las variaciones.

Su preocupación fue la esencia sicológica de las matemáticas, vale decir cómo es que nuestro pensamiento entiende, origina y prefigura y desarrolla las matemáticas, la conciencia de las matemáticas y por su perfil de pensador profundo e intenso fue nombrado profesor en la Universidad de Halle en 1887 (ahí se vincula con Carl Stumpf discípulo de Brentano) escribiendo su primer libro titulado ‘Filosofía de la Aritmética’ en 1891 de corte racionalista kantiano y cartesiano donde investigó el origen y el uso de los símbolos pitagóricos y su pensamiento penetrante e investigador siguió en desarrollo ascendente de tal forma que a sí mismo se refutó casi una década después con su célebre obra: ‘Investigaciones lógicas’ de 1900-1901 donde ya desarrolla en profundidad su tesis central filosófica combatiendo al sicologismo con inusual e inusitado éxito ya que sienta bases epistemológicas filosóficas con pretensión científica y ahí radica su grande e inmortal aporte, y su sistema filosófico se denominó ‘fenomenológico’ enriqueciendo y modernizando el reconocido trascendentalismo kantiano.

Husserl esforzó su poderoso pensamiento y lógica en trascender de las simples y ordinarias actitudes naturalistas o físicas y sicologistas y para ello se concentraba en el estudio e investigación de las esencias de las cosas reconociendo que toda conciencia va dirigida hacia las realidades fácticas y concretas y a ello le denominó ‘intencionalidad’. Husserl buscaba refundar la filosofía creando una ciencia estricta y una empresa colectiva, pero fracasó en lo último porque sus discípulos por lo menos en el siglo XX mostraron ser intensamente individualistas sin redención y sin propósito de enmienda.

Para Husserl entonces el ego o la conciencia es el pivote mayor de todo conocimiento y siempre será de suyo ‘intencional’ (Franz Brentano) y en consecuencia toda conciencia será “conciencia de algo” --con un objeto de por medio se entiende--. En tal lógica lo primero siempre será la aparición del objeto a la conciencia, después vendrá la interpretación subjetiva, pero la primeva relación conciencia-objeto es la raíz del ‘fenómeno’ husserliano, así se explica su lema que pregonaba regresar «a las cosas mismas» entendiéndose por ello simplemente al objeto que se le aparece a la conciencia o fenómeno.

Cuando estuvo en la Universidad de Gotinga a partir de 1906, logró arremolinar alrededor suyo a muchos esforzados y destacados discípulos y fundóse así la escuela fenomenológica (Adolf Reinach, Johannes Daubert, Moritz Geiger, Dietrich Von Hildebrand, Hedwig Conrad-Martius, Alexandre Koyré, Jean Hering, Roman Ingarden y Edith Stein) y redactó su obra más aplaudida titulada ‘Ideas: una introducción a la fenomenología pura’ de 1913, siendo que aportó sesudas y precisas y puntuales anotaciones sobre las estructuras de la mente humana avocadas a la captación de objetos específicos.

Husserl se esforzó mucho en solucionar la oposición entre la tradición racionalista y la tradición empirista en filosofía y su aporte es superar la postura naturalista y sicologista vía el método del YO en posición de simple espectador que se mira a sí mismo desinteresadamente reconstruyendo así la estructura de la conciencia y del mundo real como un simple fenómeno que aparece en ella.

El método fenomenológico husserliano fue considerado idealismo porque la conciencia genera el mundo objetivo y el inter-subjetivo ya que Husserl quería una relación nueva del hombre con el mundo terreno y con independencia moral del individuo.

Husserl y la escuela fenomenológica fueron el origen de dicha poderosa corriente filosófica universal (de gran influencia en todo el siglo XX y continúa en el siglo XXI) de donde parten los filósofos Max Scheler y Martin Heidegger aunque la publicación de la obra ‘Ser y Tiempo’ de Heidegger provocó la ruptura del preciado discípulo con el encanecido maestro Husserl.

En el año 1886 se casó con Malvina Steeinschneider con quien tuvo tres vástagos y desde 1916 dictó sus esenciales clases en la Universidad de Friburgo (se jubiló en dicha universidad en 1928) dicha Universidad de Friburgo lo nombró profesor emérito luego de su jubilación pero esa distinción le fue desconocida el 14 de abril de 1933 por un decreto antisemita de los nazis y quien dirigía la universidad en esa época fue su discípulo Martin Heidegger.

La poderosa influencia de Husserl y de su escuela fenomenológica tuvo y tiene sus seguidores en Max Scheler, Martin Heidegger, Jean-Paul Sartre, Maurice Merleau-Ponty, Alfred Schutz, Paul Ricoeur, Jan Patočka, José Ortega y Gasset, Michel Henry, Antonio Millán-Puelles, José Gaos, Eduardo Nicol y la poderosa corriente continuó con Merleau-Ponty, Jacques Lacan y Jacques Derrida. No perder de vista que vía Max Scheler e Ingarden influyó también en la filosofía de Karol Wojtyła el que sería el Papa Juan Pablo II. Y asimismo el reconocido interés de Hermann Weyl en la lógica intuicionista y en la impredicabilidad provienen del célebre maestro de Moravia: Husserl.

Que mejor que el reconocido filósofo marxista de la reconocida Escuela de Franfurt y que sigue brindando lecciones de filosofía hoy por hoy como es Jürgen Habermas nos brinde unas citas esclarecedoras de la personalidad y de la proyección de Edmund Husserl cuando expresa lo siguiente:

“…Husserl, por el contrario, trató de fundar la filosofía como una ciencia exacta precisamente sobre la base de una descripción rigurosa de esos fenómenos que se muestran ‘por y desde sí mismos’, que nos vienen intuitivamente ‘dados’ en una evidencia inmediata. La fenomenología trascendental comparte con el positivismo lógico la intención, pero no el camino. Ambos mantienen el enfoque cartesiano de una duda que nunca desespera de sí misma. Pero las ‘cosas’ a las que Husserl pretende abrirse paso a paso no son las frases analizables sintáctica o semánticamente de los lenguajes naturales o científicos, sino las realizaciones de la conciencia, de las que están construidas las relaciones de sentido de nuestro mundo de la vida. Estas intenciones y sus ‘cumplimientos’ no eran algo que Husserl pretendiera deducir, sino simplemente hacerlos ver ‘desde el punto de vista de la experiencia más última que fuera pensable’, y en esto se distinguía tajantemente de los neokantianos y del viejo idealismo en general. Plessner acompañaba un día a su maestro Husserl a casa después del seminario:
‘Cuando llegamos a la puerta del jardín, estalló su mal humor: “A mí todo el idealismo alemán no me produce más que náuseas. Durante toda mi vida” –y levantando su fino bastón con puño de plata lo oprimía con fuerza, inclinándose hacia adelante, contra la jamba de la puerta- “he buscado la realidad”. Insuperable la plasticidad con la que el bastón representaba el acto intencional  y la jamba su cumplimiento’.
Husserl se aisló a ojos vistas en su casa de Friburgo cuando el horizonte político empezó a obscurecerse. (…) … intentó una vez más un último y gran proyecto cuya finalidad era la de entender la crisis de las creencias europeas como crisis de la humanidad europea y contribuir a superarla. A la ola del irracionalismo fascista, Husserl quería oponerle el dique de un racionalismo renovado, ya que, (pág. 45) ‘la razón del fracaso de una cultura racional no radica en la esencia del racionalismo mismo, sino en su extrañamiento, en su enmarañamiento con el naturalismo y el objetivismo.’
En actitud genuinamente idealista, Husserl cree que la catástrofe podría evitarse si se lograra fundamentar de forma fenomenológicamente exacta a las ciencias del espíritu.
(…)
Utilizando una expresión dudosa, Husserl quiere convertir a los filósofos en ‘funcionarios de la humanidad’. Ya en obras anteriores había elaborado un procedimiento por medio del cual los fenomenólogos podían asegurarse de la correcta actitud cognoscitiva.” (pág. 46. “I El Idealismo alemán de los filósofos judíos (1961)’  en ‘Perfiles filosófico-políticos’ de Jürgen Habermas, editorial Taurus, versión castellana de Manuel Jiménez Redondo, traducido de la tercera edición alemana, aumentada, España 2000)

Nótese el asco y desprecio que denota y expresa el mismo HUSSERL con respecto a la política y a los políticos y sus partidos que niegan, se divorcian y asesinan a la razón apelando al naturalismo brutal y físico y a un sicologismo voluntarista y caprichoso o a un objetivismo pero de sus intereses y ambiciones.

Husserl fiel a sus orígenes filosóficos de hacer de su escuela una empresa colectiva planteaba convertir a los fenomenólogos en funcionarios beneméritos y benefactores de la humanidad (parecido planteamiento es el de Platón) con un nuevo contenido y proyección moral porque tenía fe y se esforzó con sus profundas investigaciones en probar que la razón y solo el racionalismo podrá hacer de este mundo un escenario mejor, en igual ruta va Habermas conforme lo estudiamos en otro artículo de mi autoría.

Heidegger el discípulo primevo de Husserl traicionó al maestro cuando apoyó al partido nazi y cuando apoyó al político Hitler antisemita furibundo y es que la política de partido siempre será irracional, naturalista y objetivista brutal como lo señaló luminosamente el gran Husserl.

La política partidaria destruye a la razón, a la moral edificante del género humano y a toda República porque por esencia sólo defenderá sus intereses en cualquier parte del mundo, en Alemania la política partidaria nazi no respetó a las mejores mentes del mundo y todo lo destruyó y consumió y eliminó y ese ejemplo nunca debemos olvidar, el partido político siempre destruirá no sólo a la razón y a los hombres de bien sino también destruirá la SOBERANÍA DE TODA REPÚBLICA como lo advirtió George Washington en su momento.

Lima, 24 de setiembre del 2013
Jaime Del Castillo Jaramillo
Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 20 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES - Universidad Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.
Fundador, ideólogo y Presidente de” Foro Republicano”
http://fororepublicanoperu.blogspot.com
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com
https://www.facebook.com/jdelcastillojaramillo