Google+ Followers

miércoles, 4 de septiembre de 2013

La defensa de la ciencia política frente a los políticos, abogados y seudopolitólogos



La defensa de la ciencia política frente a los políticos, abogados y  seudopolitólogos

LA CIENCIA POLÍTICA Y SUS FARISEOS: EL FISICALISMO VERSUS NICOLÁS MAQUIAVELO

Estimados lectores, es un lugar común encontrar a cualquier ‘hijo de papá’ fungir de ‘analista político’ sobre todo si son amiguitos de los periodistas de la ‘prensa grande’ o cuando grandes empresas quieren vender ‘gato por liebre’ o mejor dicho cuando quieren vendernos ‘sebo de culebra’, y eso lo informó muy bien la revista ‘Le Monde Diplomatique’ (Edición Peruana) en una de sus recientes ediciones anteriores con abundantes pruebas de cómo en la prensa norteamericana se utilizan a ‘analistas políticos’ o a ‘expertos’ en determinados temas y con sus ‘objetivas opiniones’ pretenden favorecer a grandes grupos de poder económico y financiero, descubriéndose que esos ‘opinólogos’ estaban muy bien rentados previamente por los ya mencionados grandes grupos de poder.


Estamos hablando entonces de estafadores que se hacen pasar por ‘analistas políticos’ y que de Ciencia Política no saben absolutamente nada de nada. Pero también estamos hablando e implicando a aquellos políticos que se creen dioses o vacas sagradas y que creen que el politólogo es un apéndice sustituible y soslayable frente a su ‘visión’ y a sus ‘pálpitos’ y a su ‘olfato’ de ‘viejo zorro de la política’, nada mas tozudo ni mas errado ni mas prehistórico e irracional que se ve y se aprecia normalmente en nuestros predios políticos nacionales, siendo que aún no se racionaliza nuestro escenario en materia de política … bastaría solamente con recordar que los “asesores políticos” del hoy por hoy, son conocidos y públicos: ‘lavapies’, ‘plancha-camisas’, ‘pasea-perros’, ‘cargamaletas’, ‘lustrabotas’, ‘choncholineros’, etc., etc., todo menos expertos en Ciencia Política o politólogos


Aquí en nuestro medio es una vieja historia comprobable y constatable: La bronca la tirria la inquina y el rechazo que causa entre los abogados, políticos, periodistas, etc., la existencia y el accionar profesional, serio y acertado de politólogos, vale decir de profesionales de la Ciencia Política (CP), los mismos que están obligados a decir las cosas como son en el escenario político nacional e internacional: sin afeites sin eufemismos sin medias voces (me refiero a los verdaderos politólogos no a los ‘silenciólogos’ o los ‘eufemólogos’ que abundan como hongos haciéndose pasar por politólogos) …

Y precisamente por ello es que tratan de ningunear a la CP que tiene muchos años de existencia y de caminar con gloria y aciertos y sobre todo con aportes del más alto nivel, solamente cuatro nombres daremos (de los muchos obeliscos que tiene la mencionada CP): Nicolás Maquiavelo (1469-1527), Tomas Hobbes (1588-1679), Norberto Bobbio y Giovanni Sartori … y con esos cuatro nombres tenemos ya a 4 grandes estrellas rutilantes de la CP … los dos primeros corresponden a los inicios de la CP, y sus esfuerzos y sus obras y sus aportes sirven hasta la fecha y son inmortales de por sí para la civilización y para la acotada CP, y por cierto, de lectura obligada para todo estudiante regular de las escuelas y facultades de CP … 

Norberto Bobbio (1909-2004) y Giovanni Sartori (1924) son nuestros coevos, y por cierto grandes maestros aplaudidos y respetados y glorificados como los grandes gurús de la ciencia política de hoy … por lo tanto, la ciencia política no es juego de niños engreídos, ni tampoco es comidilla del ‘té de tías’, o una moda de ‘intelectualones de pecho hinchado’: la CP es una ciencia que sigue y sigue avanzando sin cesar y que va de la mano NECESARIAMENTE con todas las ciencias que se ocupan del ser humano y de la sociedad y de la política, así de sencillo y de fácil …


Precisamente sobre el punto les traigo un buen artículo de Federico Kukso sobre la Física Social(http://www.revistaenie.clarin.com/ideas/tecnologia-comunicacion/fisica-social-explica-caos_0_351564980.html), quien afirma algunas cosas muy interesantes aunque no las comparta en algunos puntos … y es que el ego o la virtud o el anhelo del hombre es tener en su mano y en su poder la ciencia explicativa en números sobre la conducta del hombre y de la sociedad: ¿Para dominarlo?, ¿Para tenerlo a sus pies?, ¿Para convertirlo en su lacayo?, ¿Para satisfacción superlativa egóica? Eso no es tema que nos concita hoy … por ahora …

Lo cierto es que nuevamente renace y se relanza a la “Sociofísica” que quiere explicar conductas humanas al milímetro, (los grandes grupos de poder económico son los más interesados en ello por eso es que las grandes y mas importantes universidades de EE.UU. son financiadas por dichos grupos económicos de antiguo, de ahí su prestigio universal, porque exigen la presencia de profesores de alto nivel para formar también alumnos de alta calidad, y eso no se ve en nuestro medio, donde las universidades –con las excepciones meritorias del caso- se han vuelto kioscos de mediocres profesores y alumnos y de expedición fácil y ‘balatito-nomá’ de títulos y grados dizque profesionales, y hasta mafia de congresistas dueños de universidades “baratas y de baratijas” tenemos en el mismo Congreso de la República como se ha denunciado muchas veces, por eso no despega nuestro amado Perú considerando que la ciencia y la tecnología que nace de las universidades es la palanca neta para el desarrollo sostenido).

En el artículo bajo comentario se recuerda bien que en 1636 se reunieron en la conocida ciudad italiana de Florencia dos sabios universales, que deciden el rumbo de la CP también: El italiano Galileo Galilei perseguido por la todopoderosa y refinadamente abusiva Iglesia Católica que no quería bajo ninguna circunstancia a cerebros en funcionamiento que cuestionaran y que descubrieran el mundo por sí solos o que crean en sus propias potencialidades racionales como es el caso del inteligentísimo Galileo Galilei, el mismo que había descubierto la llave maestra para interpretar al universo con orden con lógica con arquitectura y sobre todo: Con Números … y su contraparte, el inglés Thomas Hobbes, todo un maestro y sabio de la Filosofía Política quien aplicaría la weltangshaung o cosmovisión del sabio Galileo para reforzar y apuntalar su filosofía política del Leviatán: la concepción mecanicista de la política … y de la CP también …


La concepción mecanicista o mejor dicho fisicalista galileana fue todo un boom que cambió el eje de la concepción académica y científica para muchos siglos por delante, por eso bien se hace en mencionar al padre de la sociología: el francés Auguste Comte … y luego, al galo Emile Durkheim: el padre de la sociología del Derecho … quienes ya en pleno siglo XIX continuaban la sólida y potente tradición fisicalista en las ciencias sociales y que por cierto, para la CP era todo un potente río de energía expresada en corrientes o escuelas de antiguo como se comprenderá.


Como bien se recuerda, la poderosa escuela romántica o historicista alemana poco pudo hacer para detener o contener o neutralizar la poderosa también corriente fisicalista que siempre empuja todo lo que encuentra por delante y avanza y avanza … y sobre todo seduce … seduce la credibilidad del hombre ansioso de encontrar el ‘santo grial’ que revele todos los arcanos más profundos y remotos …


La Física Social o Sociofísica está rediviva aún en pleno siglo XXI y todavía no ha perdido su capacidad de persuasión y de seducción, la CP aún sigue en sus cauces y en sus entrañas y en sus brazos … los matemáticos siguen creando y creando y creando fórmulas para explicar y medir hasta el estornudo de los patos … por eso bien se recuerda al sociólogo George Lundberg cuando profetizó en ‘Can Science Save Us?’: 1939 (¿Puede la ciencia salvarnos?) que “Los próximos desarrollos en las ciencias sociales vendrán no de los cientistas sociales, sino de otra gente entrenada en otros campos”.


Y precisamente de acuerdo con la concepción de Lundberg y de otros expertos, siempre he considerado que es un grande y grave error que la CP esté amarrada o atada o vinculada o dependiente de las Facultades de Derecho, eso no es aceptable ya en modo alguno, la CP hace muchísimos años que ha dejado de estudiar al Estado como fenómeno productor de la política, por lo tanto nada tiene que hacer la CP con el derecho hoy, salvo algunos vínculos y trabazones pero de menor cuantía o prioridad o para algunos temas o tópicos muy especializados e inclusive aislados.


La CP tiene que estar en el centro mismo de las Ciencias Sociales, no tiene otro lugar o ambiente más a cuento con su esencia, no hay otro lugar más conveniente y fructífero para ella, ya he relatado en otro momento e inclusive con pruebas documentales como en la Escuela de Ciencia Política de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional Federico Villarreal tienen y tratan a la Escuela de CP de la referencia: peor que a la cenicienta o en mucho peor situación aún … y aunado a ello: una partidarización política ostensible de antiguo y la producción académica e intelectual de dicha Escuela de CP es mínima o ninguna en décadas de décadas y la mediocridad por cierto: es su bandera de patente confirmada y jamás arrebatada hasta donde conocemos …


La Escuelas o Facultades de CP requieren de profesores que provengan de las canteras mismas de la politología militante o activa e intelectual, es decir la CP requiere de expertos en esa materia y en todo caso en profesores provenientes de las Ciencias Sociales y en última instancia en abogados, siendo que en Perú la preferencia y la realidad en la enseñanza oficial de la CP empieza por lo último hasta lo más remoto de lo señalado aquí en este párrafo.


Y es que el abogado está formado en un quinquenio o más en su Facultad docente a pensar DOGMÁTICAMENTE en forma esencial y básica … y la CP precisamente es la primera y principal enemiga del DOGMATISMO, por lo tanto mal se hace en tener a los abogados NO FORMADOS en la enseñanza de las Ciencias Sociales y en específico en la CP como profesores de las Escuelas o Facultades de CP … personalmente tuve que auto-formarme en varios años de intensas lecturas, intercambios, capacitaciones, vivencias, etc., para poder despercudirme de esa visión, formación y tendencia DOGMÁTICA que me había firmemente impreso mi Facultad de Derecho sanmarquina … ser politólogo exige una mentalidad, una visión y una personalidad a tono con el avance incesante y dinámico de las ciencias sociales y de las ciencias afines y conexas, como se entenderá.


Y, precisamente esas ciencias anexas, afines y conexas con la CP son las que se indican en el artículo de la referencia cuando se menciona a la sociofísica, a la ciencia de las redes, a la física del tránsito, la econofísica y a otras ramas, … vale decir, es otra la mentalidad y otro el eje conceptual, académico e intelectual en el que se mueve el politólogo con respeto a los abogados y a otras profesiones. El Politólogo entonces está obligado a ello en la búsqueda incesante de la perfección profesional y de la eficiencia laboral.


En suma: La CP es interdisciplinaria como forma instrumental necesaria y obligada para poder comprender, leer e interpretar la realidad enrevesada que se nos presenta ante los sentidos y que estamos obligados a darle orden, lógica, secuencia y estructura, y máxime si el objeto central de estudio es el PODER 
En lo personal he sido y soy respetuoso de la concepción fisicalista en la CP, pero nunca me ha seducido ni menos me ha encandilado, ni muchísimo menos he sentido la ‘envidia de la física’, es un buen referente sí … y un buen esfuerzo … pero considero que todavía estamos en formación de la TEORÍA DEL PODER y dicha teoría nos remite al HOMBRE de carne y hueso …


Estudiar las conductas humanas siempre me ha parecido politológicamente como estudiar a la sombra del hombre, pero nunca al HOMBRE … por eso el ‘Conductismo-politológico’ nunca me ha convencido, a pesar de la belleza de sus números, cuadros y estadísticas, debido a sus límites descriptivos y fríos y secos, repito: debido a sus límites de entrar al productor y ejecutor del PODER: el HOMBRE  


Por eso siempre he respondido a los ‘politólogos’ peruanos que reclaman hacer estadísticas para sentir y presumir que se hace CP, con lo siguiente: ¿Cuánta estadística has hecho tú en tantos años que te dices de politólogo?, ¿Cuántos libros sobre conductismo han producido esos ‘politólogos’ que reclaman estadísticas?, ¿Cuántos software sobre medición de conductas han realizado los politólogos peruanos que dominan el mercado hace décadas con el título de ‘politólogos’? … la respuesta es evidente y a mi favor por cierto … 


Y precisamente ahí está la grandeza del padre de la CP: Nicolás Maquiavelo … entre el potente y seductor fisicalismo y la postura de Nicolás Maquiavelo, yo prefiero al viejo italiano que sin necesidad de computadoras, ni estadísticas, ni grandes números, pudo estudiar la esencia del poder escondida en el alma humana y en la voluntad humana de PODER, y por eso sigue siendo su opus magna ‘El Príncipe’: el libro de cabecera hoy, de muchos políticos y gobernantes en ejercicio y en el poder, universalmente hablando, como de todos es sabido … No hay ningún político que se precie de ser profesional que no haya leído y consultado constantemente a don NICOLÁS MAQUIAVELO y esa, es una verdad inconcusables.

El que tenga lupa lea entre líneas … el que tenga anteojos no se los quite … y el que tenga oídos: … medite y comprenda …


Lo dejo ahí … ya volveré sobre el tema …

 
Lima, 12 de octubre del 2010

JAIME DEL CASTILLO JARAMILLO
(Corregida y aumentada por el autor el 04/09/2013)
Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 20 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES - Universidad Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.
Fundador, ideólogo y Presidente de” Foro Republicano”
http://fororepublicanoperu.blogspot.com
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com