Google+ Followers

lunes, 1 de agosto de 2016

Quien con lobos naranjas anda, a aullar aprende. Final del fujimorismo está cerca y los naranjos políticos se frotan las manos soñando con la repartija del botín electoral




Quien con lobos naranjas anda, a aullar aprende. Final del fujimorismo está cerca y los naranjos políticos se frotan las manos soñando con la repartija del botín electoral. Mi artículo en el portal madrileño @Neupic para el mundo



Quien con lobos naranjas anda, a aullar aprende


Final del fujimorismo está cerca y los naranjos políticos se frotan las manos soñando con la repartija del botín electoral




Les advertí sobre el temible sentido común de PPK y ahora lo están comprobando y saboreando: Su formal y constitucional mensaje presidencial ante el Congreso de la República cuando asume la Presidencia del Perú, fue pragmático y breve, muy propio de ahorrativo y desenfadado sentido común; las declaraciones últimas de PPK, sobre ‘jalarse’ a 30 congresistas originalmente invitados por el fujimorismo, hacia su gobierno, también es sentido común puro y duro con colmillos y garras en ristre; después no me digan que no les advertí.




Y es que en verdad de verdades, el fujimorismo ya es papel quemado y como lo declaré para varias radios en mi calidad de analista político: el fujimorismo ya está dividido y se jugaba la última carta presidencial con Keiko Fujimori (KF) y así ha sucedido. Me explico.



KF ya perdió una elección presidencial frente a Ollanta Humala Tasso (OHT) el 2011 y no aprendió la lección: con cerros de dinero de la droga o de las transnacionales, no se ganan las elecciones presidenciales en Perú; lo prueban y comprueban, la otrora y estentórea y brutal caída y pérdida electoral de Mario Vargas Llosa; la penúltima derrota electoral de Toledo, pretendiendo su inmediata reelección presidencial y KF en su recientísimo segundo intento de llegar al sillón de Pizarro; repito, esos hechos históricos irrefragables e inconmovibles, lo han comprobado hasta el hartazgo; pero KF no aprendió la elección y lo vuelvo a repetir.




Los millones de dólares que KF invirtió en varios años y a manos llenas, con el objetivo de ganar ampliamente en las últimas elecciones generales nacionales 2016, no le sirvieron de nada, el pueblo la rechazó y la repudió, y para ello, se unieron el centro, la derecha y la izquierda políticas, más muertos, heridos y desangrados y volvió a perder KF y su naranjo grupo, los mismos que se frotaba las manos y afilaban las uñas para tomar el Estado y levantar de inmediato el segundo narcoestado naranja. Entonces, PPK sobre las olas, se llevó el poncho y la guitarra.




El fujimorismo, tal como lo anuncié, se jugaba la última carta política importante, decisiva, pero perdió a golpe y calor de bombo y platillos y fuegos artificiales, por lo tanto, ya no tiene: ni futuro, ni menos plan ‘B’ ni nada de plan ‘C’ si es con la dinastía Fujimori al frente, de hecho.



El pueblo volverá a rechazar a cualquiera de la corrupta dinastía política Fujimori, sea el fundador y megacorrupto narcoasesino, --y actualmente preso--, Alberto Kenya Inomoto, sea KF, sea Kenyi. Ya no tienen futuro político todos ellos. Son muertos políticos de por vida en Perú, aunque con ello, obviamente que se rompe la regla que reza: ‘no hay muertos en política’.




Súmese a ello, que el fujimorismo en general, no tiene cerebro político, no tienen neuronas de alto nivel y competitividad políticas, lo que tienen sólida y hercúleamente, es alma de narcotraficante, sicario y mafioso, por lo tanto: lo suyo es demasiada avaricia, lo suyo es abundante codicia y por cierto que, materialmente tienen puntuales lavadoras a granel, además cuentan con generosas planillas negras, bien cebadas y dosificadas para mantener a sus ‘incondicionales’ en posiciones claves de la República y de la institucionalidad civil; pero cerebro político, no lo tienen: ya lo demostraron con creces y palmariamente en el parlamento y en las calles y con sus varias y duras y angustiosas derrotas electorales nacionales presidenciales.



Basta simplemente con tener un cuarto de neurona política, para fácilmente arribar a la firme y razonable y atendible conclusión que: KF ya no es carta política segura de triunfo y éxito para llegar a la Presidencia de la República; menos aún es presidenciable carta seria y presentable su hermano Kenyi.




El fujimorismo ya está dividido, --en pleno proceso electoral general nacional último, lo hicieron evidente--, y las rajaduras se profundizarán más y se verán más horribles y ostensibles en muy breve tiempo: por un lado estarán los antiguos mafiosos y los lavadores profesionales que persistirán en aupar a KF para así poder mantener sus organizaciones criminales de fachada; por el bando contrario o en la otra orilla naranja, estarán los que quieran mantenerse en política, bebiendo y gozando del manantial o chorrera de votos naranjas de que aún gozan, pero libres del legado sucio, argollero y delincuencial del bando contrario y más antiguo del fujimorismo duro; y el resto de naranjos circunstanciales, se irán, porque saben que ya no tienen futuro, ni más opciones firmes y seguras con el fujimorismo. A ese último sector apunta PPK, para captarlos y negociar con ellos, en lo más breve.



Dice el viejo dicho: “Quien con lobos anda, a aullar aprende”, por ejemplo la abogada y ex procuradora anticorrupción Yeni Vilcatoma, --la misma que fuera recientemente electa congresista naranja--, anunciaba su candidatura presidencial y mucho antes de las elecciones generales nacionales últimas; la prensa regional de Ancash, dio cuenta de inmensos y costosos letreros que aparecieron en la región norteña anunciando su mencionada candidatura presidencial, luego e inmediatamente de ser despedida del gobierno de Nadine Heredia y OHT por grave infidencia, –nadie sabe de dónde salió el dinero para pagar esos costosísimos letreros aéreos de su candidatura presidencial, en una región plagada de narcotraficantes vía marítima, por el puerto de Chimbote--, pero como quiera que nadie le hizo caso a su descarada y prematura y sagaz candidatura presidencial, pues doña Yeni Vilcatoma, sin escrúpulos ni vergüenza alguna, aceptó sucio y hediondo cupo naranja al parlamento y ahora ya es congresista: acabamos de verla y escucharla vía CanalN y tenemos la seria impresión que sus aspiraciones presidenciales no han disminuido un centímetro; al parecer usará la desgracia de la dinastía Fujimori, para hacerse pasar por la necesaria mujer anticorrupción e impoluta e inmaculada que el ‘fujimorismo merece’, a fin de quedarse con el apetecible y codiciado caudal electoral nacional naranja y hacerla linda en las próximas justas electorales. Lo dejo ahí.



Existen muchos congresistas naranjas que les va a resultar más rentable y beneficioso, para sus intereses políticos pueblerinos o regionales, aliarse con PPK por las grandes y presenciales megaobras que iniciará en breve, para así aparecer en la foto y agenda política regional o pueblerina y ganar sólido bolsón electoral, para futuras elecciones presidenciales regionales o para ganar cupos parlamentarios a futuro o de repente para tentar ser titulares del Poder Ejecutivo, quien sabe. Ya lo confirmaremos pronto. PPK sabe meter el filoso colmillo donde hay carne ayuna de hueso, es su especialidad y profesión política.


El final del fujimorismo está cerca y los naranjos políticos se frotan las manos soñando con la reñida repartija del codiciado y añorado botín electoral, después no me digas que no te lo advertí.