Google+ Followers

miércoles, 27 de mayo de 2015

Tito Puente el astro universal de la salsa de oro del 40’ al 60’ y exitoso músico hasta el último día de su vida, en Perú dijo que la salsa no existe





Tito Puente el astro universal de la salsa de oro del 40’ al 60’ y exitoso músico hasta el último día de su vida, en Perú dijo que la salsa no existe




Tito Puente, el indiscutido e indiscutible rey del timbal, un músico de linaje, de casta y de raza, un gigante de la salsa de oro de los años 40’ al 60’ por ADN, por inteligencia y por éxitos continuos. Ernesto Antonio ‘Tito’ Puente nace un 20 de abril de 1923 en New York, antes de la grave crisis económica norteamericana, o el gran crash que estremeció al mundo, o jueves negro, que tumbó la economía norteamericana y mundial, al comienzo de los años 30’, donde que EE.UU., tuvo que levantarse de las cenizas económicas, financieras, comerciales y laborales.

Precisiones:

SALSA para nosotros es, Música Cubana matriz universal y sus derivados, nada más, eso es SALSA para nosotros, por lo tanto, no perdamos el tiempo con las definiciones que se pierden en los meandros obscuros de la música afro, de la música latina, de la música caribeña o de la música americana, eso no nos ayuda a entender lo cardinal, vayamos directamente a la esencia nodal y central: SALSA ES MÚSICA CUBANA MATRIZ UNIVERSAL Y SUS DERIVADOS … ESO ES SALSA PARA NOSOTROS



No existe otro país o nación que haya creado el SON MONTUNO, LA RUMBA, LA GUARACHA, EL GUAGUANCO, EL MAMBO, EL CHA CHA CHÁ, EL MOZAMBIQUE, LA COLUMBIA, EL BOLERO, etc., que son GÉNEROS MUSICALES que alimentaron y alimentan hasta hoy a lo que se llama SALSA, y esos géneros musicales le pertenecen a CUBA y nada más que a Cuba, nos guste o no, lo demás es repetición esencial y estructural en su matriz universal, y se le llama comercialmente SALSA a partir de New York. Buena o mala repetición o sus derivados o combinaciones, pero sigue siendo CUBA MUSICAL la esencia y la sustancia y el patrón, y con sus géneros musicales antedichos, y eso se llama SALSA hoy.


Continuación:


El papá de Tito, era jefe interino en una fábrica de hojas de afeitar, se llamaba también Ernesto Puente, y su madre se llamaba Ercilla Ortiz, y vivieron en el ghetto latino del Bronx, en el Harlem hispano, más conocido como ‘El Barrio’. Vale decir, su crianza y educación, se dio en los barrios pobres, marginales y llenos de gente acostumbrada a pelear todos los días, para poder alimentarse, sobrevivir y superarse. Donde que los más astutos, los más inteligentes, los más hábiles sobresalían. Esa fue la enseñanza dura y gris, que aprendió el niño Tito, y que en su carrera profesional aplicó fría, objetiva y calculadamente, llegando al éxito absoluto, era la escuela neoyorkina pura y dura, encarnada en el gran apellido artístico: Tito Puente.


Desde muy niño, Tito fue aficionado a la música, en su hogar, su madre siempre estaba escuchando por radio, a las orquestas, conjuntos, tríos, cuartetos y solistas de música cubana sobre todo, y el inquieto párvulo Tito, cogía un par de palos, o de cucharas, y hacía sonar todo lo que le pareciera timbales, baterías o tumbadores o bongoces, hacía una bulla tremenda, golpeando ollas, tazas, latas, barriles, paredes, etc., hasta que sus vecinos, muy amablemente, hablaron con la señora Puente, para que matricule a su pequeño diablillo Tito a la escuela de música, porque era evidente, que esa era su vocación.


Efectivamente, la mamá de nuestro Tito, lo llevó de la mano a la Escuela de Música y lo matriculó, y ahí estudió piano y saxofón, existe una buena foto del joven Tito ensayando saxofón, y que se encuentra en el libro ‘Latin Jazz: La combinación perfecta’ de Raúl Fernández (pag. 143).


Se tienen noticias que su debut artístico, fue en el club hispano ‘La Perla del Sur’, y ya estamos en los años 40’, desde joven actúa en locales de renombre, toda vez que fue siempre un ARTISTA PROFESIONAL y de Escuela Académica, no como muchos aventureros, logreros, vagos y drogadictos que se hicieron músicos, al son del hambre, del alcohol, la juerga, y la argolla y la droga, tal como tenemos abundante documentación de la salsa de  los años 70’.


Tito Puente se presentó en lujosos y exclusivos locales, por su calidad, buen arte y profesionalismo a carta cabal, salas de baile tales como ‘El Havana Madrid’, ‘La Conga’, ‘Rio Bamba’ en la gran manzana. En breve fue contratado por el pianista cubano José Curbelo, y después lo ficharía también, el gran Machito y sus Afrocubans.


El joven Tito fue llamado al servicio militar y se presenta a la marina de guerra, y lo encontramos encaramado en el portaviones ‘USS Santee’, pero siempre tuvo la suerte de encontrarse con buenos músicos, doquiera que iba, y es así que el piloto de dicha nave don Charlie Spivak era músico profesional, y le enseña al joven Tito el arte de los arreglos musicales, en el estilo del gran maestro del Jazz: Stan Kenton (el mismo que después, en señal de admiración a la música cubana, graba un tema dedicado al gran pionero del Latin Jazz, Machito, y compuesta por Pete Rugolo, el tema se llama precisamente ‘Machito’).


La vinculación de nuestro Tito Puente con el Jazz era natural y del día a día, ya que es New York la central del mejor jazz, por lo tanto, por una oreja ingresaba el jazz, y por la otra oreja la música cubana, y la formación musical era perfecta, en esa razón NEW YORK, sigue siendo la mejor escuela musical de todos los tiempos, hasta la fecha. –(Por eso mismo, afirmo en mis programas radiales “Salsa con Causa” por Mambo Inn Radio, que sino conoces Jazz no puedes entender, ni comprender, ni dar razón con propiedad de la Salsa, toda vez que la SALSA como nombre-etiqueta de los géneros musicales cubanos, nace en New York, y New York es la capital central del mejor Jazz norteamericano y mundial, y que influyó directamente en la música cubana ahí en New York, donde nace también el Latin Jazz con Chano Pozo, Machito, Graciela, Mario Bauzá y Cal Tjader como padres directos de ese nuevo género musical)--.


De este período fructífero, del joven Tito en la armada norteamericana, --como buen neoyorkino nunca pierde el tiempo inútilmente, y siempre está atento a las oportunidades de hacer dinero o negocios--, se tienen noticias de las partituras de su autoría, de un tema titulado ‘El Bajo de Chapotín’, y que fuera enviado al gran maestro de maestros Machito, quien era un cubano endiosado y querido en New York, sobre todo en las más lujosas y prestigiosas salas de baile de la gran manzana.


Inmediatamente de haberse licenciado de la armada norteamericana, --(había culminado la infausta y terrible Segunda Guerra Mundial)--, el buen Tito no perdió tiempo, y complementa sus estudios académicos de música, en la famosa Juliard School of Music, desde 1945 hasta el año 1947, pero nunca dejaba de tocar en importantes orquestas, ahora que estaba mucho más que preparado, ya que no era un simple buen músico profesional, sino que arreglaba, por lo tanto ya estaba a nivel de director de orquesta, y por cierto eso significaba más dólares que engrosarían la billetera.


Tito Puente, ni bien dejó el uniforme de marinero, ya estaba tocando con la gran orquesta de Pupi Campos, el gran amigo de Joe Loco, el legendario pianista de pianistas, el famoso rompeteclas; también Tito estaba tocando con la otrora tremenda orquesta de Fernando Álvarez, los timbales eran su dominio absoluto y total, en el renombrado y exquisito local ‘El Copacabana’.


Para 1948, el legendario empresario artístico Federico Pagani, con su buen ojo empresarial y comercial, le sugiere al excelente músico Tito Puente que haga su propia orquesta, que ya tenía contrato asegurado con él, y es que Federico Pagani fue el promotor del histórico y mítico Palladium Ballroom, siendo su primer propietario el sr. Tommy Morton, dicho local recibió a los dioses, luminarias y genios de la salsa de oro hasta 1966, en que Maxwell Hymann lo cierra.


Tito Puente forma un combo musical, y lo denomina ‘Los Picadilly Boys’ (el padrino era Federico Pagani, como se explica líneas arriba), y en primera de bastos, ya está grabando discos, fue con el sello Tico, donde imponen un tremendo golazo de media cancha, con el tema ‘Abaniquito’, cantando el experimentado, y señorial maestro del canto, bolerista eximio e incomparable e insuperado: Vicentico Valdés (Sonora Matancera), este tema fue el que hizo entrar en trance al gran Gilberto Miguel Calderón Cardona, que quería ser deportista, pero cuando escuchó tocar las congas en este tema, entró en éxtasis, y decidió en ese instante que sería conguero, luego formaría el célebre ‘Joe Cuba Sextet’ y el resto, es historia.


Tito Puente y su orquesta, luego mudan de casa disquera, y pasan a RCA-Victor, la misma que le reportaría grandes éxitos y satisfacciones, fue ahí que imponen otro golazo de media cancha con su éxito ‘Ran Kan Kan’. En esos tiempos se bailaba mucho la música cubana en la gran manzana, los negros de Harlem y los latinos abarrotaban los salones de baile, y hasta se formó el popular ‘Circuito cuchifrito’ donde se anunciaban con volantes, los múltiples bailes vespertinos, donde se formaba un circuito bailable extraordinario, donde que las orquestas y conjuntos no paraban de tocar y de hacer bailar, de un local pasaban al otro, y al otro, y al otro en un circuito de full diversión y alegría, eran las épocas de la salsa de oro, con excelentes orquestas, músicos, cantantes y soneros.


Para 1957, invitaron a Tito Puente al festival de Cuba, como el único extranjero y neoyorkino, a fin que alterne con los maestros músicos cubanos, fue ahí que conoció al extraordinario timbalero Silvano Shueg, conocido en el ambiente musical como ‘El choricero’ de Santiago de Cuba, quien dejó absorto a Tito Puente. En la misma Cuba, el buen Tito asume muchas enseñanzas directas, y las trae a New York, y empieza colocar el timbal en primer plano, antes el timbal se colocaba atrás de la banda musical, para ocultar al negro timbalero, el racismo era muy intenso y profundo.


Como ya adelantamos, el primer sonero que tuvo Tito Puente, fue el monstruo del canto y del soneo y del bolero: Vicentico Valdes. Pero ya es leyenda urbana, que Tito Puente lo saca de su orquesta por celos profesionales, inclusive no grabó con Vicentico importantes temas, también por celos profesionales, y es que, el público llenaba los locales para ver a Vicentico Valdés quien venía con gran cartel, de haber cantado con el glorioso Septeto Nacional, --y también tuvo gran éxito universal con la Sonora Matancera sobre todo con el bolero ‘Aretes de la luna’--, Vicentico Valdes sale de Cuba en 1946. Obviamente que el instinto de supervivencia aprendido de niño por Tito Puente, pudo más y se impone, y saca de su orquesta a Vicentico Valdes para no verse opacado en modo alguno. Decisiones profesionales que se toman por instinto y también por intereses comerciales y personales. El vacío que deja el gigante Vicentico Valdes será llenado por el boricua Santos Colon, quien acompaña a Tito Puente por 17 años.


Chivirico Dávila el grande, y con voz de oro, también grabará con Tito Puente. La leyenda cubana: La Lupe, la extraordinaria, la mítica Yi Yi, graba también y con gran éxito con el rey del timbal. Frankie Figueroa o ‘Mr. Estilo’ también grabó grandes éxitos con el rey del timbal, este modesto servidor tuvo la suerte de verlos actuar en vivo y en directo, cuando hicieron temblar el Hotel Sheraton, en Lima, en 1981. Y es larga la lista de grandes artistas, que acompañaron al rey del timbal, todo un dios, todo un genio, todo un gran maestro, de la salsa de oro de los 40’ al 60’, como se ha dicho.


Para los 70’, Tito Puente, el viejo lobo de mar, fogueado en mil combates y marejadas terribles, --(legendarias son las competencias musicales entre Tito Puente, Tito Rodríguez y Machito, tremendos gigantes de la salsa de oro del 40’ al 60’)--, se enfrenta con astucia y maña, contra la mafia y argolla FANIA de Jerry Massuci, que quiso someterlo, y domarlo y ningunearlo.


FANIA compró el sello donde grababa Tito para así tenerlo a su merced, y meterlo a la congeladora, y poder así, hacer emerger a sus ‘estrellitas-FANIA’ que eran la ralea, la chusma, la barbarie pestilente en alcohol, drogas y lupanares, y que se hicieron pasar por músicos, con respecto al viejo lobo de mar de la referencia, es decir, que frente a tremendo obelisco de la música universal, de piel fina y maquillada con polvos de academia musical de la mejor calidad, vestido con frac y levita de la mejor tela y factura y textura, pletórica de éxitos tras éxitos musicales, y de escuela artística sentada con maestría y doctorado, pues nada tenían que hacer los musiquillos empíricos y argolleros que quisieron ningunearlo y tumbarlo, sin tener la talla, la madera y la sangre azul musical de Tito Puente. Pues, esos hediondos borrachos y drogos y vagos, metidos a músicos a la hora nona, no amedrentaron al viejo yankee nacido en el Bronx, y forjado en “El Barrio” bravo neoyorkino. Tito Puente, siguió para adelante, con la frente en alto y con las baquetas en ristre, dispuesto a dar cátedra doquiera que vaya, y lo llamen.


Con astucia, propia del rey del timbal, graba el ‘Homenaje a Beny Moré’ para el sello Tico, en el año 1978, y como no podía ser de otra manera, gana el GRAMMY el viejo lobo de mar, y golpea duramente a los mediocres y malogrados de FANIA. Tito Puente graba dos homenajes al ‘Bárbaro del ritmo’, pero el mafioso Jerry Massucci de FANIA, descaradamente falsifica el tercer homenaje a Beny Moré, llama a su arreglista engreído Louie Ramírez, --(el mismo que produce la SALSA MONGA o SENSUAL o salsa de cama, y destruye así a la salsa dura o brava, conjuntamente con Ray De La Paz, y otros más)--, y lo hace formar una banda que suene igual que Tito Puente y saca el ‘Homenaje a Beny Moré Nº 3’, pero sin Tito Puente. Así de mafiosos, y malotes y estafadores fueron, y mejor no menciono que músicos se prestaron para el delito, la camorra y la deshonra con FANIA.


Tito Puente, no paró ahí, como gallo viejo, con el ala siguió matando musicalmente a los fanfarrones metidos a ‘estrellitas’ dla FA, ganando otro premio más: en 1983 con ‘On the Broadway’ grabando para el sello Concord; luego vino ‘Mambo Diablo’, para el mismo sello en 1985; luego ‘Goza mi timbal’, también para Concord en 1989; y como no recordar el célebre ‘Mambo Birland’ ya para RMM, en el año 1999; y su póstumo ‘Masterpiece: Obra Maestra’ donde participaron Eddie Palmieri y Pete ‘El Conde’ Rodríguez, para el año 2000, año en que se cierran los ojos para siempre, de este noble rey del timbal, de sangre azul de la dinastía de la mejor salsa de oro de los 40’ al 60’, pero que hasta el último día de su vida, derramó arte bueno y del más alto nivel, precisamente, por ese motivo la Academia de las Artes y Ciencias de la Grabación en forma única y extraordinaria, le otorgó póstumamente a Tito Puente el Grammy, sumando 7 Grammy en su dilatada, magistral y exitosa carrera musical. Amén de una innumerable serie de distinciones, condecoraciones, reconocimientos y honras académicas, artísticas, sociales, políticas y culturales, que sería larguísimo enumerar aquí.


Nos despedimos de Tito Puente, (fallece un 31 de mayo del año 2000, a los 77 años), con su sabia enseñanza, cuando dijo en Perú, más o menos lo siguiente, --expresión que dio la vuelta al mundo y que nosotros asumimos---: ‘La salsa no existe, la salsa es el Ketchup, y la uso para aderezar mi comida, yo toco mambo, guaracha, guaguancó, rumba y son montuno”.

Lima, 27 de mayo del 2015

Jaime Del Castillo Jaramillo

Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 25 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES – Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.
Únete a nuestro grupo salsero:  https://www.facebook.com/groups/824597710920059/
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com
https://www.facebook.com/jdelcastillojaramillo