Google+ Followers

jueves, 14 de mayo de 2015

Ismael Quintana, el cantante, el compositor, el bolerista y sonero, elegante artista que nunca usó drogas, y que tiene voz castiza como nos gusta a los peruanos





Ismael Quintana, el cantante, el compositor, el bolerista y sonero, elegante artista que nunca usó drogas, y que tiene voz castiza como nos gusta a los peruanos



Ismael Quintana nació de causalidad en Puerto Rico, el 03 de junio de 1937, y él mismo lo ha manifestado así, cuando a su señora madre le impidieron subir al barco de regreso a New York, porque tenía su embarazo muy avanzado, y tuvo que quedarse en Puerto Rico donde nace Ismael Quintana y a los 10 días de nacido regresó con su madre a EE.UU., a su casa y domicilio habitual en New York, específicamente en el Bronx, de tal forma que Ismael Quintana nunca vivió en Puerto Rico y así lo ha manifestado expresamente. Y precisa ello, porque musicalmente el mismo Ismael Quintana ha sentenciado que la música de New York es totalmente distinta a la música en Puerto Rico, y es más, el célebre cantante y sonero de la referencia, agradece haberse criado y educado musicalmente en New York.


Fue al terminar la escuela superior que Ismael Quintana es convocado como bongosero en un conjunto juvenil que organizaba su amigo Baldy, en ese tiempo vivía en el Bronx, New York. Luego es llamado por el saxofonista Angel Nater quien manejaba una orquesta profesional y además era dirigente de la federación de músicos de la isla del encanto, siendo que dicha orquesta solamente tocaba música instrumental, hasta que un día el bongosero Ismael Quintana se animó a cantar, y en un lapsus luminoso e instintivo, deja el bongó y cogió el micrófono y canta, en el famoso Hotel Taft, en New York (dicho hotel, cada par de semanas tenía, las noches latinas, con orquestas del momento como la de Orlando Marín, Tito Puente, Angel Nater, etc.), siendo aceptado inmediatamente como el cantante líder de la orquesta en mención, y que contaba con cinco saxofones, cuatro trompetas y percusiones completa, érase 1959 aproximadamente.


Las influencias musicales directas sobre Ismael Quintana fueron: Tito Puente de New York, el gigante cubano Vicentico Valdés, el boricua Tito Lara, el célebre y universal “Trío Los Panchos” de México, el excepcional cubano Fernando Alvarez, siendo su favorito éste último cantante, según expresó el mismo Ismael Quintana tantas veces mencionado.


Sus preferencias en el canto, cuando se inicia nuestro famoso sonero bajo comento, era el bolero, (y nunca ha variado de preferencia), no se atrevía a entrar a los géneros musicales rítmicos movidos, porque no se sentía seguro. Pero la influencia del gran Vicentico Valdés era muy fuerte, toda vez que ese gigante cubano dominaba a la perfección tanto el bolero como el canto y soneo de los ritmos cubanos muy en boga en ese tiempo. Además el boricua Tito Rodríguez era otro excepcional y extraordinario cantante, bolerista y sonero; y ambos, Vicentico Valdés y Tito Rodríguez, todavía no han sido superados a la fecha, en lo que nosotros entendemos como salsa en el hoy por hoy (Salsa para nosotros es: música cubana matriz universal y sus derivados).


Ismael Quintana también admiraba al gran Vitín Avilés, que asimismo cantaba con excelencia el bolero y los ritmos cubanos, por cierto, Roberto Faz llamado el ‘cantante de los cantantes’ o ‘el sonero mayor blanco’ de Cuba, era otro gigante de gigantes, que admiraba demasiado el aprendiz de cantante Ismael Quintana.


Refiere el mismo Ismael Quintana que admiraba al boricua Tito Rodríguez el gran maestro de maestros de la música cubana en New York, y que hizo coros para él, que constan en su álbum “Memorias del Palladium”, y se sorprendió demasiado cuando Louie Ramírez (director musical de Tito Rodríguez al final de su carrera) le confesó que Tito Rodríguez lo admiraba, que le gustaba mucho como Ismael Quintana cantaba, fraseaba y dominaba la clave sonera.


Fue precisamente en el mencionado Hotel Taft, de New York, donde Ismael Quintana conoció a Orlando Marín, el célebre maestro timbalero y a su poderosa orquesta, que estaba muy en boga, Ismael conoció a la orquesta, pero Orlando Marín escuchó al sonero Ismael Quintana y le gustó su timbre de voz y estilo de manejo de la clave, y lo mandó llamar a través de Chickie Pérez, -que también tocaba el bongó-, y de Luis Goicochea que tocaba las tumbadoras, Chickie y Luis, eran sobrino y tío respectivamente, y estaban como músicos de planta de la gran orquesta del maestro Orlando Marín, quien tenía al gran Yayo El Indio de bolerista, y al gran maestro de maestros de soneros: Chivirico Dávila. Obviamente que el ‘greenhorn’ (novato) Ismael Quintana se sintió muy honrado de ser convocado por tremendo maestro musical del momento.


Bueno es acotar aquí, que entretanto, Ismael Quintana tocaba bongó con el conjunto de Joe Cariño en el club ‘La Campana’, y también tocaba el mismo instrumento con el grupo de Miguel Godreau, luego contrae matrimonio, y después, viene la célebre y famosa reunión musical con Eddie Palmieri.


Cuando canta Ismael Quintana en el ensayo de prueba, con Orlando Marín, en ese mismo ambiente se encontraba presente Eddie Palmieri, a la sazón: el pianista del gran maestro Tito Rodríguez, y quien escuchó cantar a nuestro cantante de la referencia. (Ismael Quintana y Eddie Palmieri estudiaron en el mismo colegio la PS 39, o la escuela pública 39, en el sur del Bronx, pero nunca hicieron amistad ahí). Y luego, Eddie Palmieri manda llamar a Ismael Quintana, citándolo en la casa de su hermano Charlie, el otrora famoso pianista de Johnny Seguí; y cuando se entrevistan, Eddie le cuenta el proyecto de armar una orquesta propia, porque pensaba dejar al gran Tito Rodríguez. 


Ambos dan inicio al proyecto del exitoso conjunto musical ‘La Perfecta’, donde que Ismael Quintana escribía las letras o mejor dicho, era el compositor, y Eddie ponía la melodía musical, y muchos de los temas de ‘La Perfecta’ fueron llevados a Hollywood, como está bien probado y documentado.


Eddie Palmieri se encargó de convocar a los músicos de ‘La Perfecta’: Barry Rodgers el mecánico, José Rodríguez el brasilero, Joe Rivera al bajo, Chickie Perez a las congas, Manny Oquendo a los timbales, Giorgie Castro a la flauta, y todos eran vecinos, del mismo barrio, no habían tenido amistad previa, pero eran vecinos del mismo bloque barrial.


La estrategia musical de Eddie Palmieri para su primer álbum, donde aparecen en la portada del mismo, con el auto viejo de Chickie Perez y al costado del puente de Piedrablanca o Whitestone bridge, pues fue, presentar el sonido de una orquesta, con cuatro trompetas en primer lugar, presentar otra sonoridad con trompetas y trombones, y presentar un conjunto con flauta y trombón (la trombanga como la bautizó Charlie Palmieri), todo en un mismo álbum. En suma se ofrecía una orquesta y un conjunto en el mismo LP de la referencia.


Ismael Quintana ha sido muy explícito, preciso y taxativo en afirmar que nunca en sus letras usó alusiones al consumo de la droga, --(es más, Ismael Quintana ha declarado muchas veces que nunca usó ni consumió drogas de ningún tipo, y ha sido muy enfático en ello)--, y que el famoso tema ‘Vámonos pal’ monte’ se refiere, a la injusticia social, y que invita a la gente a irse con la orquesta a bailar y disfrutar y olvidarse de la terrible situación económica, social y política, por lo tanto es falso de toda falsedad que, el tema ‘Vámonos pal’ monte’ signifique ‘vámonos a consumir droga’; el contenido social de sus letras fue explícito pero elegante en el más alto nivel con Eddie Palmieri y ‘La Perfecta’, como por ejemplo el tema ‘La Justicia’, que también va en ese rumbo y con la coautoría de nuestro aludido Ismael Quintana.


También es muy explícito Ismael Quintana en reconocer a los legendarios productores Al Santiago y Pancho Cristal, quienes fueron muy respetuosos de la creatividad de cada músico y conjunto. Lo mismo no podemos decir de FANIA que impuso una maleva y férrea dictadura monopólica musical, ahogando, aplastando y boicoteando a expresiones modernas, diferentes e innovativas de otros conjuntos salseros de la época, que amenazaban la proyección comercial de los ‘FANIA-STARS’; pero que bien pudieron, vigorizar y expandir y asegurar la eternidad de la salsa universalmente, no como ahora que la salsa de égida neoyoricans está cruzando por una grave crisis mundial, y gracias a la tiranía FANIA; mientras Cuba de ayer y de hoy, y con sus jóvenes músicos y pese a la tiranía y dictadura política, siguen creando e innovando en el ritmo y música que nos apasiona.


Asimismo, Ismael Quintana se preocupó mucho que lo identifiquen como bolerista, y también como cantante sonero, le tenía mucho respeto al bolero, y grabó precisamente LPs donde suelta su vena bolerística tal como a él le gustaba, es más, siempre declaró que prefiere cantar un bolero, antes que un tema rítmico movido.


También recuerda con mucho aprecio su bolero ‘Amor Ciego’ que es el primero que grabó con ‘La Perfecta’ y que se encontraba en el lado ‘B’ de ‘Justicia’ cuando sale en disco de 45rpm, asimismo le tiene cariño a su grabación ‘Delirio’ que considera un bello tema y bolero; y por cierto, no despeja de su mente la grabación del tema “Será que se acabó” autoría de la orquesta matriz cubana los VAN VAN, y que fue un éxito absoluto y total en Puerto Rico y en otras latitudes.


La voz castiza, melódica y bella y fuerte de Ismael Quintana, encandiló al frío negociante y calculador mercantilista quien fuera el judío Jerry Masucci de Fania, (quien sabía bien que la voz de Ismael Quintana podía vender muy bien) tan es así que le dio mano libre a Ismael para que convoque a los músicos y arreglistas que quisiera, a fin de producir sus LPs como solista, y así fue.


Y es que la voz castiza ostensible, clara y distintiva de Ismael Quintana me hizo declararlo hace más de un quinquenio en un artículo que circula en las redes de internet como el ‘mejor sonero castizo urbano’, y es que Ismael Quintana es un cantante, bolerista y sonero superior al mismo Hector Lavoe, y de lejos, y en varias escalas: la pronunciación correcta y perfecta de Ismael Quintana es muy parecida a la peruana, y es que Perú tiene la mejor pronunciación del idioma español en el mundo, y por eso es que caló muy bien Ismael Quintana entre nosotros los incas, además Ismael Quintana no tiene voz nasal a diferencia de Hector Lavoe que tiene fuerte acento jibarito y con voz siempre nasal, por eso es que los boleros de Hector Lavoe no tienen la calidad universal como la de otros boleristas, Hector Lavoe del barrio marginal o de los suburbios no pasa en cuanto a boleros, eso está más que claro y probado. Mientras que Ismael Quintana es inmensamente superior a Hector Lavoe, en la potencia y claridad de voz y fraseos, pero y sobre y ante todo, en el casticismo y melodía superior del bolero quintaniano.

Lima, 14 de mayo del 2015

Jaime Del Castillo Jaramillo

Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 25 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES – Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.
http://fororepublicanoperuano.blogspot.com
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com
https://www.facebook.com/jdelcastillojaramillo