Google+ Followers

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Policía corrupta que no separa el gobierno de OHT el mismo que ha sido rebasado por la criminalidad, el narcotráfico y la inseguridad ciudadana. Exámenes sicológico y toxicológico para choferes y efectivos de la PNP se hace necesario y urgente y obligatorio




Policía corrupta que no separa el gobierno de OHT el mismo que ha sido rebasado por la criminalidad, el narcotráfico y la inseguridad ciudadana. Exámenes sicológico y toxicológico para choferes y efectivos de la PNP se hace necesario y urgente y obligatorio


Jaime Del Castillo director y conductor del programa periodístico político ‘YO, SÍ OPINO’, y en esta oportunidad fue invitado a Radio La Luz 1080AM y x internet http://www.raddios.com/laluz-radiosonline-radio-la-luz-am-1080-lima-per para el programa ‘Por las vías del Perú’ que dirige Victorino Fernández Medina, y el martes 12/11/13 criticó la fatal falla del programa policial ‘POLICÍAS A BORDO’ que implementó el Ministerio del Interior de Wilfredo Pedraza ya que han asesinado a dos policías en Huancavelica en pleno servicio de este programa de protección de pasajeros. Y agregó que el presente gobierno no puede controlar la inseguridad ciudadana.


También afirmó nuevamente que la realidad criminal y penal ha superado al derecho penal liberal clásico individualista de lejos y es que se necesita nueva doctrina de derecho penal que afronte las nuevas realidades criminales individuales y colectivas insertas en nuestra sociedad.


También propuso que se pasen exámenes obligatorios tanto para policías como para choferes de toxicos y sicológicos, vale decir exámenes toxicológicos y sicológicos porque la realidad así lo indica. (Choferes que prefieren matar al accidentado para no pagar su recuperación a largo plazo, las combis asesinas, etc.). Tenemos policías que han ingresado por instancias y promoción de sus partidos políticos mafiosos, y tenemos policías que tienen familiares directos de la propia delincuencia y mafia organizada y tenemos los malos policías separados de la institución que reingresan con acciones judiciales para seguir delinquiendo.