Google+ Followers

lunes, 31 de octubre de 2016

James P. Johnson padre del Stride Piano y forjador del orgullo negro musical jazzístico. El genial pianista Johnson como nadie, luchó para demostrar que el músico negro era superior en música culta y en el jazz. Historia del Jazz. Parte XXIV





James P. Johnson padre del Stride Piano y forjador del orgullo negro musical jazzístico

El genial pianista Johnson como nadie, luchó para demostrar que el músico negro era superior en música culta y en el jazz. Historia del Jazz. Parte XXIV



Por:    Jaime Del Castillo Jaramillo




Los maestros pianistas de Harlem asumieron la tradición del legendario ragtime como se ha dicho, al momento de confeccionar y cocinar el Stride Piano, pero sobre todo, el pianista de Harlem quiso añadir lo mejor de lo mejor del piano de su tiempo en su nueva obra y estilo; el pianista de Harlem quería demostrar que nada de las últimas y modernas técnicas del piano le eran ajenas en modo alguno y fue por eso que añadieron o adicionaron a su nueva música los mejores efectos orquestales del momento, las novísimas armonías, los efectistas y efectivos acordes y las más importantes técnicas pianísticas, a la usanza de los mejores concertistas de la vieja Europa, los mismos que se paseaban por los Estados Unidos demostrando su arte y su técnica depurada.




El gran maestro pianista James P. Johnson, es el summun de todo ello, es una muestra cabal y exacta de lo que hemos mencionado ut supra, es el modelo paradigmático por antonomasia de la escuela del Harlem Stride Piano, como que se le reconoce ser el padre creador del Stride Piano; sin lugar a dudas y sin temor a equivocarnos, fue la música del maestro Johnson bajo comentario,  la magistral unión, continuidad y embone, entre el clásico Ragtime del maestro Scott Joplin y el moderno Jazz de los geniales Fats Waller y Art Tatum (nacido un 13/10/1909 en Toledo, Ohio y fallecido un 5/11/1956 en Los Ángeles, California). 





El gran maestro de maestros James Price Johnson, desde sus primeras obras musicales, mostró gran respeto leal y fiel al ragtime; por eso es que fue todo un éxito y nuevo paradigma musical, su grabación titulada “Carolina Shout”, siendo el tema más imitado por muchos pianistas, inclusive, mucho antes que se publicase la partitura correspondiente y oficial, tanta fue la fama del genial James P. Johnson y su composición antes mencionada, que reemplazó ampliamente al célebre tema “Maple Leaf Rag” de Joplin, como la durísima prueba de fuego para los principiantes, que querían ser considerados como pianistas de rag.



Las obras musicales del maestro de maestros James Price Johnson, fueron en verdad de verdades, canciones populares y grandes éxitos en su momento, tales como “If I Could Be with You (One Hour Tonight)”, o también “Old Fashioned Love”, así como el “Charleston”, el alcance de su fama colmó al numeroso público,  que inclusive conocía poco del compositor, pero amaba sus melodías y las hicieron suyas.




Sin embargo y pese a su popularidad y arrastre musical de preferencia, el maestro James P. Johnson destacó también, en los lujosos salones y audiencias de la música culta y de concierto y al igual que su antecesor en el ragtime, el legendario músico Scott Joplin, quería demostrar que su música bien podía ser considerada culta y hasta clásica y para demostrar ello, compuso su refinada obra “Sinfonía de Harlem”, también es de su creación una “Suite sinfónica americana” (que tuvo como modelo el tema “St. Louis Blues” de W. C. Handy), también compuso el concierto para piano “Jassamine”, por si fuera poco, también compuso una rapsodia para piano titulada “Yamekraw” (la misma que fuera  interpretada en el exclusivo y lujoso Carnegie Hall con el gran pianista Fats Waller como solista); así mismo, compuso la ópera “De organizar” (con sendo libreto del reconocido escritor Langston Hughes).



Pero, también es cierto, que el gran maestro James P. Johnson no fue muy apoyado con respecto a estas últimas creaciones de música culta.


Pero, la influencia del genial maestro de maestros James P. Johnson, se puede notar claramente en muchos pianistas y maestros del jazz posteriores, tal es el caso del gigante Duke Ellington quien fuera influenciado nítidamente por Johnson en sus obras “Black, Brown and Beige” y “Harlem”, entre otros grandes músicos venideros.





El genio de James P. Johnson era sumamente creativo, tenía un cerebro musical bullente e inquieto para las composiciones musicales,  tan era así, que usaba casi cualquier tipo de inspiración musical para crear nuevas y originales unidades compositivas, no se limitaba a las interpolaciones clásicas, como por ejemplo la clásica obertura de Guillermo Tell y de Peer Gynt, hasta complejos e intricados ejercicios contrapuntísticos pianísticos con temas nacionales, tales como el número musical “Imitator’s Rag” que fusionó la marcha confederada “Dixie” en su mano derecha, con el himno estadounidense en la mano  izquierda de su piano, toda una maravilla musical y obra maestra.




Como no podía ser de otro modo, el gran maestro James P. Johnson hizo música de jazz con pequeños grupos o los llamados Combos y hasta grabó con los Blue Note Jazzmen, también dejó sendas placas inmortales, con reconocidos músicos de la ciudad de Chicago. Quizás el gran maestro Johnson, no haya sido el mejor músico, pero no hubo otro que tenga tanta fe en la riqueza del jazz ejecutado por maestros músicos negros y fue el que más trabajó, ardua e intensamente para demostrarlo y claro que lo logró.



Sin lugar a dudas, le debemos al genial James P. Johnson, que el Harlem Stride Piano se convirtiese en el vehículo, el escenario y el marco idóneo y por antonomasia, para las grandes competencias musicales pianísticas, que luego se harían normales y regulares en el mundo del mejor Jazz norteamericano. Por eso mismo, afirmó el gran maestro Duke Ellington, --el mismo que fuera formado pianísticamente en la gran escuela y tradición del Stride de Harlem--, que: “Cualquiera que tuviera reputación como pianista tenía que demostrarlo a los presentes sentándose al piano para presentar su mercancía artística”.



Posteriormente, e inspirados en el fructífero y competitivo Harlem Stride Piano, se crearon las Cutting Contests o Jam Sessions en las que los músicos trataban de demostrar que eran maestros en sus instrumentos y buscaban superarse unos a otros, esos ejercicios musicales fueron fundamentales e importantes elementos para la práctica y la pedagogía jazzísticas, constituyéndose todo un sagrado ritual, para los jóvenes músicos camino a la alfombra roja de la excelencia.



 (Fin de la parte XXIV)


Lima, 31 de octubre del 2016

Jaime Del Castillo Jaramillo

Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 25 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES – Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.
http://fororepublicanoperu.blogspot.com
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com
https://www.facebook.com/jdelcastillojaramillo