Google+ Followers

jueves, 31 de julio de 2014

Herbert Marcuse barruntó la miseria teórica y práctica del marxismo vía el sicoanálisis y el existencialismo: El inicio de la prehistoria en el siglo XXI con la sociedad del placer que superó a la sociedad de consumo. Lecturas de Jurgen Habermas


Herbert Marcuse barruntó la miseria teórica y práctica del marxismo vía el sicoanálisis y el existencialismo: El inicio de la prehistoria en el siglo XXI con la sociedad del placer que superó a la sociedad de consumo. Lecturas de Jurgen Habermas


Herbert Marcuse es otro gran filósofo germano, amigo y colega del supérstite Jurgen Habermas, y ambos miembros en su momento de la Escuela de Frankfurt (escuela que desarrolla y enriquece el marxismo para el siglo XX), Marcuse fue un discípulo aplicado de filósofo nazi Martin Heidegger, y sabiendo que Max Weber genialmente cuestiona al materialismo histórico marxista lo cuestionó tempranamente.

En sus escritos de juventud elabora su trabajo: “Critica de la tolerancia pura” que era una polémica directa en contra del liberalismo. También redacta su tesis de oposición para cátedra universitaria titulada: “Ontología de Hegel”  y como bien se dijo en su momento ‘Lo que este trabajo aporta al desarrollo y clarificación de los problemas lo debe al trabajo filosófico de Martin Heidegger’.

Ya está sumamente claro que Herbert Marcuse puede ser considerado como el creador del Marxismo de orientación fenomenológica o el marxismo heideggeriano que se anticipó al marxismo sartriano, y es que en esa línea para Marcuse: la filosofía con intención práctica tiene que tener consecuencias prácticas y en esa postura no tuvo ningún reparo en actuar políticamente en su momento convirtiéndose en el filósofo inspirador de la juventud rebelde de los años 60’.

Para entender el pensamiento maduro y esencial de Herbert Marcuse pues se tiene que conocer también la obra de Sigmund Freud y su aporte directo y esencial a la filosofía y a las ciencias sociales en general.

Y es que el sicoanálisis freudiano le da las herramientas poderosas a Marcuse para desarrollar su pensamiento de análisis, de interpretación y de praxis filosóficas y sociológicas (sumado por cierto a su dominio profundo del pensamiento filosófico alemán en general). El marxismo con Marcuse que le inyecta los patrones sicoanalistas freudianos, es enriquecido y dotado de esencialidad a contrapelo de los seudo-académicos del mundo que siguen repitiendo a pie juntillas los conceptos desfasados y ahora probadamente errados del viejo Carlos Marx y Federico Engels, y es que el marxismo es idealismo puro que se hizo pasar por materialista y realista apelando al mundo externo al hombre, cuando en verdad el mundo externo al hombre son las cosas y los conceptos de los que analizan dichas cosas: idealismo puro. Lo concreto y real y material es el hombre para las ciencias sociales y para la filosofía en forma central y trascendental, por eso ha fracasado absolutamente el marxismo en el mundo entero. Marcuse entendió que si no partía del hombre en su universal esencialidad y en su dramática existencia (aporte heideggeriano) pues nunca iba a progresar en una filosofía seria y atendible de vigencia universal. Su marxismo es lo más serio y renovador en su momento.

Y en ese marco teórico sicoanalista, fuerza es mencionar las tendencias humanas de ‘Eros’ y ‘Tánatos’ o vida y muerte,  creación y destrucción, placer y dolor, etc., que utiliza y desarrolla Marcuse con magistral exposición.

Y es que con la ‘integración del proletariado’ en el capitalismo tardío, o mejor dicho con el acomodo capitalista de los sindicatos, con su dirigencia gremial corrupta o con el probado y comprobado aburguesamiento de la ‘clase trabajadora’, pues el sujeto histórico de la REVOLUCIÓN nunca fue el proletariado o la clase trabajadora y ese fue el gran error del marxismo mundial.

Si el capitalismo tardío produce la sociedad de consumo en el siglo XX, pues en el siglo XXI de nuestra hora presente aparece la “Sociedad del placer” que superó a la misma sociedad capitalista o la transmutó de fetiche mercantil en objeto-sujeto de placer y ahora es una cosificación enferma de individualismo frívolo en extremo, y el sujeto histórico ya no es más la clase trabajadora: ahora tenemos segmentos sociales frívolos y enfermos sicosociales que satisfacen sus pulsiones humanas ínsitas al máximo y con alto nivel de tecnología y poder: probado y comprobado en el hoy por hoy. Olvidémonos de una vez y para siempre del romanticismo de la ‘REVOLUCIÓN PROLETARIA’ o socialista.

Está más que probado que el capitalismo tardío es el que se especializa en el hoy por hoy en la manipulación central, directa y efectiva de la estructura pulsional humana, haciendo nacer la “Sociedad del Placer” como lo podemos probar en mil formas y maneras y está patente ante nuestros ojos y sentidos por demás, por lo tanto: las masas adoran al Estado capitalista ‘represivo y abusivo y explotador’ (que tanto denunció y acusó y odió el viejo Carlos Marx y su socio Federico Engels siguiendo la secuela Lenin, Stalin y Mao) en la medida en que le brinde y le allegue placer y placer y placer para satisfacer sus necesidades salvajes pulsionales individuales, es un nuevo concepto de la política, del poder y del Estado el que tiene que adoptarse en el hoy por hoy.

El capitalismo tardío encontró la clave para alienar y ‘enloquecer’ definitivamente la estructura síquica de las masas a fin que se conviertan en peones y aliados del capitalismo en general y de todo tipo y clase, y que justifiquen de diferentes maneras y formas todas sus decisiones políticas y económicas y sobre todo las decisiones y acciones científicas y tecnológicas. Y es que la ciencia y la tecnología de hoy: de estructura, cantidad, comercio y proyecciones industriales mega-masivas tienen como fin supremo la satisfacción individual sofisticada y cualificada que ya alienó al ser humano de hoy: el pobre obrero que vive en la miseria y en la punta de los cerros no se priva jamás de tener aparatos tecnológicos de punta muy caros aunque no tenga para comer en el día a día y se rinde ante el placer que le allega la ciencia y la tecnología del capitalismo tardío.

El capitalismo tardío opta por la destrucción de los patrones y cartabones elementales de la familia burguesa para empezar, ahí está el inicio del fin del capitalismo temprano y el asiento seguro y firme del capitalismo tardío: los mass media o medios de comunicación masivos de hoy brindan programas que incitan, alimentan y promueven el morbo, los sentimientos primitivos e infrahumanos del placer, en el día y a día, y las masas consumen ese producto mediático-basura con fruición y con delectación extrema cual droga espiritual-cultural, -y con aparatos tecnológicos de alta calidad-, y a eso se lo llama hipócritamente: ‘Libertad de prensa’ o ‘Libertad de información’.

Es muy normal en la actual ‘Sociedad del Placer’ que las mujeres de hoy tienen tiempo para planificar belleza y técnica y ocio que le generen matrimonios millonarios usando la ciencia y la tecnología, y en el mejor de los casos divorcios multimillonarios que le aseguren una vida plena de placer y satisfacción de pulsiones humanas ínsitas. Igualmente los hombres irracionalmente buscan altos sueldos o ‘faenas’ que le faciliten lo mismo, el placer por el placer, recordemos solamente los altos sueldos multimillonarios de los hombres de ‘Wall Street’ y de la banca mafiosa que causó el cáncer económico de las hipotecas-basura, por poner solamente un ejemplo.

El reconocido filósofo Jurgen Habermas comenta extensamente sobre su paisano y colega Herbert Marcuse en varios momentos (inclusive lo cita expresa y taxativamente cuando tuvieron un diálogo público) y de donde extraemos estas citas que abonan la tesis que hemos elaborado ut supra:

“La tesis fundamental que Marcuse viene tratando de explicar desde los años cincuenta y de la que derivan las líneas generales de su teoría del capitalismo tardío es que la técnica y la ciencia, en los países industriales más desarrollados, no solamente se han convertido en la primera fuerza productiva, que pone en nuestras manos el potencial para la una existencia pacífica y plena, sino también en una nueva forma de ideología que legitima un poder administrativo separado de las masas.” (pág. 231), (…)

“Como la sociedad existente no sólo se reproduce en la conciencia de los hombres sino que también lo hace en sus sentidos, la emancipación de la conciencia tiene que ir acompañada de la emancipación de la sensibilidad. Ha de ser disuelta ‘la familiaridad represiva’ con el mundo objetual dado. No es casualidad que el otrora discípulo de Heidegger se sirva del lenguaje de la fenomenología cuando postula un cambio radical de la ‘constitución preconsciente del mundo experiencial’. Tras ese postulado se oculta un supuesto empírico. Precisamente la capacidad de rendimiento del capitalismo, la dinámica sin par de una sociedad (pag. 233) orientada al bienestar y al consumo, acabará produciendo unas necesidades no materiales, ‘trascendedoras’, que el capitalismo tardío ya no puede satisfacer.”,

(…)

“En la página 220 de esa obra puede leerse:
‘En la medida en que la lucha por la existencia empieza estar al servicio del libre desarrollo y de la satisfacción de las necesidades individuales, la razón represiva cede su puesto a una nueva racionalidad de la satisfacción en la que la razón y felicidad se dan la mano’. (pag. 254)

“Y en la misma página puede leerse también.
‘Cuando la existencia privada ya no tenga que vivirse de espaldas a y contra la existencia pública, tal vez entonces pudieran ponerse en consonancia la libertad del individuo y la de la totalidad por medio de una voluntad general que se expresaría en instituciones orientadas a la satisfacción de necesidades individuales. Las renuncias y aplazamientos que exigiera la voluntad general no tendrían que ser sombríos e inhumanos, y su razón no tendría que ser  en absoluto autoritaria.’ (pag. 255).
“Los criterios de valor no se obtienen del cielo por vía del derecho natural, de forma abstracta y de una vez por todas, sino que tales criterios, en cuanto tienen un contenido material, no son independientes de los problemas que hay que resolver en una situación histórica concreta.” (pag. 257).
(…)
“Marcuse: ‘Nosotros podemos formar una voluntad general solamente sobre la base de la razón y nunca a la inversa, y la razón o la racionalidad reside de hecho en las pulsiones, o sea, en el impulso de la energía erótica a detener la destrucción. Precisamente eso es lo que yo definiría como razón: la protección de la vida, el enriquecimiento de la vida, el embellecimiento de la vida. Y esto es algo que, según Freud, radica en la estructura pulsional misma’.” (pag. 257)

“Marcuse: (…) ‘El concepto de razón reside en la estructura pulsional, en la medida en que eros es idéntico con el deseo de domeñar la energía destructiva’.” (pag. 258)

“Marcuse: (…) ‘Y esto es lo que en el fondo ha dicho o ha querido decir siempre la Teoría Crítica: no sólo algunos individuos –tal vez sólo algunos puedan articularlo de forma directa-, sino, en el fondo, todos. Por lo demás, las transformaciones radicales en la historia no han empezado nunca con movimientos de masas’. (pag. 260). ‘13. Herbert Marcuse’  en ‘Perfiles filosófico-políticos’ de Jürgen Habermas, editorial Taurus, versión castellana de Manuel Jiménez Redondo, traducido de la tercera edición alemana, aumentada, España 2000)

El marxismo quiso interpretar el mundo basado en fantasmagorías insertas en palabras y solamente palabras y/o conceptos teóricos despreciando a la realidad, pero el sicoanálisis freudiano interpreta el mundo basado en la realidad humana pura y dura y la llave de esa interpretación es la pulsión salvaje primaria y/o la libido, esa es la clave de la obra de algunos de los marxistas alemanes de la Escuela de Frankfurt: Herbert Marcuse y Erich Fromm de donde también bebe y aprende el mismo Jurgen Habermas.

Lima, 31 de julio del 2014

Jaime Del Castillo Jaramillo

Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 20 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES – Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.
Fundador, ideólogo y Presidente de “Foro Republicano”
http://fororepublicanoperu.blogspot.com
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com
https://www.facebook.com/jdelcastillojaramillo