Google+ Followers

viernes, 11 de julio de 2014

"República secuestrada por la partidocracia limeña explica la mega-corrupción y subdesarrollo nacional" artículo del Dr. Jaime Del Castillo publicado en el semanario "El Poder", año V, N° 281, del 16 junio del 2014, página 6, que dirige el Sr. Embajador SDR Dr. Eduardo Carlos Carrillo Hernández y que se publica a nivel nacional todos los lunes



República secuestrada por la partidocracia limeña explica la mega-corrupción y subdesarrollo nacional


Altamente crítica resulta nuestra presente coyuntura política estragada de corrupción por doquier. Son movimientos regionales y partidos tradicionales de izquierda y de derecha los que llevan políticos impresentables y corruptos y otros que aceptan llevar en modo ‘vientre de alquiler’ a delincuentes políticos a cambio de su ‘tajada’ del gran desfalco y/o ‘faenón’, porque seamos sinceros: en esas negociaciones mafiosas ‘no hay lonche gratis’.


Lo cierto y lo concreto es que hoy más nunca es evidente que existen aparatos mafiosos y/o corruptos en las regiones (que repiten el sistema mafioso limeño) donde están amarrados delincuencialmente: jueces, sindicatos, fiscales, policías, autoridades, periodistas y hasta universidades (privadas mayormente), etc., y estos círculos mafiosos multimillonarios regionales están debida y aceradamente conectados o apadrinados y blindados por la partidocracia gobernante o parlamentaria en y de Lima, lo que significa que el aparato burocrático institucional republicano está corroído por la mafia y corrupción partidocrática y se extiende obviamente hasta las regiones, de otra manera no se puede explicar el caso ‘Ezequiel Nolasco y César Álvarez y la Presidencia Regional de Ancash’, donde están implicados el mismo Fiscal de la Nación saliente y entrante, el poder judicial, la policía nacional, el periodismo, etc., por ejemplo.


Y es que la partidocracia limeña maneja la cosa pública de acuerdo a los intereses de los bolsillos de los gobernantes de turno en el ejecutivo (un ex Presidente de la República preso por asesino y mega-corrupto y dos ex Presidentes acusados de alta corrupción); o de los parlamentarios o bancada parlamentaria con poder en el legislativo (la obediencia al líder partidario vulnera la ‘majestad’ del parlamento y el congresista sigue siendo súbdito de su partido que lo llevó al Congreso) y ambos miden fuerzas en las otras instituciones como el TC (repartija partidaria), FN, PJ, MP, CGR, JNE, etc., y hacen alianzas espurias de acuerdo a sus intereses particulares o de grupo;  y producto de todo ello: la mega-corrupción. ¿Éste Parlamento y este Poder Ejecutivo estará dispuesto a luchar a fondo contra la corrupción? Lo dudamos absolutamente, ya que la partidocracia de derecha y de izquierda ha demostrado que vive de la corrupción y a costa de los recursos del Estado causando nuestro subdesarrollo nacional sempiterno.