Google+ Followers

sábado, 24 de agosto de 2013

“FORO REPUBLICANO” AFIRMA LA INEXISTENCIA ACADÉMICA Y CIENTÍFICA SOCIAL DE SUPUESTA IDEOLOGÍA O FILOSOFÍA INCA O TAWANTINSUYANA Y RECHAZA A LOS SUPUESTOS ‘IDEÓLOGOS’ O ‘FILÓSOFOS’ INCAS O TAWANTINSUYANOS QUE ESTAFAN A LAS DESCONCERTADAS GENTES PRETENDIENDO DIVIDIR Y ENSANGRENTARNOS ENTRE PERUANOS





Nuestro movimiento político ‘FORO REPUBLICANO’ se apresura en negar en el plano científico social y académico la supuesta Filosofía o Ideología Inca o tawantinsuyana que vienen agitando, maquinando o elucubrando supuestos ‘ungidos’ o ‘sabios’ o ‘amautas’ o simplemente precarios e interesados y convenidos “ideólogos” o “intelectuales” que pretenden confundir  o cooptar o captar a desconcertadas gentes con estafas librescas o elucubraciones lindantes con la invención literaria fantástica y en muchos casos y lo que es peor mezclan religión con mitología y mentiras por doquier conforme hemos podido verificar, inclusive hasta partidos y movimientos políticos se han formado basados en la estafa, la ambición política, la demagogia y la demencia solapada, cuando el fin último es encubrir a terroristas solapados o resentidos sociales que quieren dividirnos y enfrascarnos en guerras fratricidas donde inclusive el narcotráfico quiere dividir al Perú para seguir haciendo de las suyas.

Foro Republicano cree y afirma que peruanos son todos los que aman al Perú con patriotismo y eso implica y comprende a mestizos, indios, indígenas, cobrizos, y a todas las razas, etnias y culturas identificadas con el Perú que hoy por hoy es un crisol de razas, naciones, culturas, etnias, etc., etc., pretender agitar, defender, elucubrar y sentenciar que solamente los ANDINOS o LOS COBRIZOS son los únicos peruanos, es la estupidez más grande e insoportable e inadmisible y execrable (dicha posición esconde violencia y razzias racistas o xenofóbicas salvajes y sangrientas que en modo alguno podemos ni concebir ni menos permitir) que Foro Republicano rechaza de plano en todos sus extremos.

Nosotros rechazamos de plano estas actitudes y posiciones y acometidas que ensucian la verdadera y científica historia nacional y confunden el sentido patriótico y generan estupidez, incrementan la ignorancia y auspician el dogmatismo divisionista y racista en muchos de los casos. Quieren dividirnos, quieren malquistarnos, quieren hacer del Perú una piscina de sangre con tesis trasnochadas y perversas racistas y étnicas y culturales sin fundamento científico alguno.

Nosotros conocemos exhaustivamente el devenir de la historia del Perú y sus desarrollos académicos serios y profundos y reconocidos y estamos en condiciones de afirmar que no existe FILOSOFÍA INCA o TAWANTINSUYANA con respaldo científico o académico riguroso y de aceptación universal, toda vez que en el Perú Prehispánico en general NO EXISTIÓ ESCRITURA y todo lo que tenemos son fuentes escritas basadas en cronistas indígenas e hispanos que no tenían ni el conocimiento ni la preparación profesional para desarrollar dichos temas y en la mayoría de los casos dichos cronistas en general escribían con la espada de Damocles de la Iglesia Católica o del sistema político que revisaba cada coma y cada punto de sus escritos so pena de sanciones y/o represalias, y, también es cierto que muchos de los acotados cronistas escribieron para alabar o lisonjear a la Corona Española y/o a las autoridades coloniales y otros para ganarse favores políticos o crematísticos por lo tanto no tuvieron escrúpulos en mentir, ocultar, inventar o deformar o sobrevalorar o infravalorar nuestra verdadera historia autóctona; de tal forma que en esas condiciones no es serio en modo alguno afirmar la existencia científica y aprobada académicamente de la FILOSOFÍA INCA O TAWANTINSUYANA y eso sin negar en modo alguno la grandeza y valor y originalidad universal de nuestras culturas y civilizaciones pre-hispánicas en general.

“Foro Republicano” también tiene como guía, ejemplo y como paradigma la creación cultural, administrativa, política y militar de la civilización incaica, y de ahí precisamente asumimos el compromiso y el objetivo y la dirección del destino IMPERIALISTA que le corresponde al Perú en Sudamérica por genética espiritual, por raza histórica, por inteligencia probada de los profesionales peruanos, por abastecimientos y logística harto y muy mucho suficientes, por privilegiada posición geopolítica en Sudamérica.

Nosotros estudiamos más de un quinquenio en la Cuatricentenaria Universidad Nacional Mayor de San Marcos a comienzos de los años 80’ del siglo XX y tuvimos mucha suerte en conocer  y aprender y conversar con reconocidos sabios especialistas en la materia  y que fueron nuestros profesores, maestros y catedráticos, verdaderos amautas de nuestra cultura, politología, historia y derecho peruano y en ese contexto riguroso académico e intelectual es que conocemos de fuentes directas el devenir de nuestra historia y sus verdaderas y científicas fuentes y/o pruebas de validez universal: Ella Dumbar Temple, Jose Vicente Ugarte del Pino, Pablo Macera, José Pareja Paz Soldán, Waldemar Espinoza Soriano, etc., etc.

Y sobre el punto los textos son concluyentes y hasta los mejores especialistas en la materia callan o soslayan afirmar tajantemente conocer supuesta FILOSOFÍA O IDEOLOGÍA INKA O TAWANTINSUYANA a lo más describen ayudados por las ciencias sociales lo que fue creación material de nuestro mundo pre-hispánico y tomaron con prudencia, rigor y crítica las versiones de los cronistas, así se puede ver en las obras de Alberto Flores Galindo, Franklin Pease, Waldemar Espinoza Soriano, John Murra y otros.

El célebre historiador y maestro de maestros sanmarquino Raúl Porras Barrenechea en su clásica, alabada y magistral obra “Fuentes Históricas Peruanas” (Lima 1963, Instituto Raúl Porras Barrenechea) dice categóricamente lo siguiente:

“La piedra de toque para la distinción entre Historia y Prehistoria –dice Shotwell- es la existencia o persistencia de inscripciones” (Pag. 13).

“La Pre-historia se sirve principalmente de los monumentos y de la tradición oral. Esto determina el carácter inseguro de la Pre-historia” (Pag. 13).
“La Historia es esencialmente prosa y no poesía. La Historia no se fía tampoco de la memoria como la tradición oral, sino que exige que el recuerdo sea conservado por la escritura en forma más precisa y positiva.” (pag. 15)

“La investigación sobre los quipus, particularmente la de los quipus históricos, no puede ser completa porque los generales de Atahualpa quemaron los grandes archivos del Cuzco donde se hallaban los mejores ejemplares y, más tarde, el Concilio de Lima de 1583 y los extirpadores de idolatrías, ordenaron quemar los quipus de las huacas provinciales en razón de los hechizamientos y brujerías que se les atribuía.” (pag. 134)

“La historia incaica es, sin embargo de su difusión y aprendizaje por el pueblo, una disciplina aristocrática. (…) Esto recorta naturalmente el horizonte humano de aquella visión histórica. No es la historia del pueblo incaico, sino las biografías de doce o catorce Incas supérstites de la calificación póstuma. Los relatos están hechos también con el sentido laudatorio y cortesano. Es una historia aúlica que sólo consigna hazañas y hechos beneméritos. En contraposición con la historia occidental, afecta más bien a recoger las huellas de dolor y de infortunio, la historia incaica sigue una trayectoria de optimismo y de triunfo.”

“Los Incas, como los romanos con los pueblos bárbaros, no guardaron memoria del pasado de las tribus conquistadas” (pag. 145)

“En lo que sí es parca la crónica soldadesca es en la percepción de las costumbres y de las instituciones de los Incas. Da la impresión al leerlas de que prescindieran por completo de toda referencia etnográfica. Efectivamente, la intención del cronista fue únicamente narrar los hechos de la empresa castellana.” (pag. 150)

“Blas Valera y Garcilazo llevarán a la crónica, a fines del siglo XVI, con el primer contingente de sangre india, la íntima emoción de la tierra nativa y con ella la promesa de una nacionalidad.” (pag. 156)

“La historia de los Incas, despojada del carácter circunstancial de las crónicas, puede decirse que se comienza a escribir en el siglo XVII.” (pag. 159)

“El padre Bernabé Cobo está en el límite entre la historia y la crónica. Por la época en que escribe, a cien años de distancia de la extinción del imperio, se le puede considerar como un historiador.”


Es preciso dejar sentado entonces a la luz de de las señeras enseñanzas de uno de los más grandes historiadores del Perú arriba citado (paso obligado de cualquier especialista de hoy en la materia) que afirmar la existencia de FILOSOFIA INCA O TAWANTINSUYANA es de ‘CARÁCTER INSEGURO’ en el campo científico social o académico y esta afirmación es fundamental y abona en nuestra tesis central en el presente trabajo. El que no exista escritura en el Perú Prehispano impide hablar, profesar, afirmar y sentenciar sobre la “verdadera” y científica FILOSOFÍA INCA O TAWANTINSUYANA. Y peor aún con la conveniencia o eurocentrismo o ignorancia o servilismo de los cronistas de los siglos XVI y XVII, nada se pudo sacar en claro sobre la supuesta FILOSOFIA INCA O TAWANTINSUYANA y peor aún cuando se empieza a escribir después de cien años de la destrucción de nuestro imperio Inca sobre la ‘Historia’ del Perú prehispánico, siendo que el mismo José de la Riva Agüero (reconocido y alabado primer historiador profesional del Perú) afirmó tesis contradictorias sobre el Imperio de los Incas conforme detalló abundantemente el mismo Porras Barrenechea en la obra bajo comento.


El reconocido historiador peruano César Pacheco Vélez en su trabajo “El Peruano Frente a la Historia del Perú” recogido en la obra “Biblioteca Hombres del Perú I” dirigida y editada por Hernán Alva Orlandini (Lima, 1964) dice lo siguiente:

“No tenemos aun una gran Historia General del Perú, a la altura de los tiempos, que abarque todas nuestras épocas y signifique un panorama integral de nuestra evolución histórica y sólo en tiempos muy recientes la historiografía peruana comienza a descontar la enorme ventaja que la separaba de la de otros países hispanoamericanos”. (pag. 26)

“Lo que pretendemos resaltar es que la historia peruana, como conocimiento científico del pasado peruano, tiene aún muchos capítulos en blanco. Y que el elenco de los historiadores peruanos –el Inca Garcilaso en el siglo XVI, Manuel de Mendiburu y Mariano Felipe Paz Soldán en el siglo XIX- solo comienza a nutrirse en este siglo XX: Julio C. Tello, José de la Riva-Agüero O., Rubén Vargas Ugarte S. J., Raúl Porras Barrenechea, Luis E. Valcárcel, Jorge Basadre …” (pag. 27-28)

“… hay un ingenuo ‘progresismo’ deliberado o inconsciente que induce a desechar con frivolidad los legados de la historia, a no estudiarlos, a considerarlos una rémora o un estorbo. Por eso nuestro ‘tradicionalismo’ suele asumir actitudes y posiciones ‘pintorescas’ de mera y superficial nostalgia, de exaltación de lo anecdótico o superfluo con desmedro de lo fundamental y permanente. En cambio nuestro progresismo adopta con una facilidad y rapidez vertiginosas formas foráneas casi siempre mal asimiliadas, en un ‘snobismo’ y cosmopolitismo abigarrado y peregrino.” (pag 28-29)

Vale decir que recién en la segunda mitad del siglo XX se puede hablar de los comienzos de una historiografía general del Perú, sin embargo es historia vieja de mala fama y chusca y convenida la actitud que condenamos hoy de falsear la historia, estafar con la ‘historia’, adulterar, escamotear, inventar, sorprender con supuesta ideología o filosofía ‘inca’ o ‘tawantinsuyana’ cosecha de muchos supuestos ‘intelectuales’, ‘sabios’, ‘amautas’ y demás ‘ideólogos’ de singular filosofía inca o tawantinsuyana, aquí la ciencia social respalda nuestra posición y nuestra denuncia materia del presente trabajo.

Y sobre todo, suscribimos totalmente el siguiente aserto del historiador Pacheco Vélez y que abona nuestra tesis cuando afirma que:

“Con un pasado denso, remoto, brillante y dramático, con una ciencia histórica cuyos frutos mejores no han llegado en la medida conveniente a la difusión entre el hombre común y con lagunas importantes en la investigación y en la síntesis; con una pugna de tendencias tradicionales y progresistas, resulta explicable que no tengamos los peruanos una común, auténtica y sólida conciencia histórica, una comprensión de nuestro mundo y del papel que en él ocupamos como país, una comprensión certera de nuestra evolución histórico cultural, de nuestra fisonomía espiritual, de nuestra vocación como país, de nuestro destino. Y por eso mismo es explicable que si en momentos decisivos de nuestra vida nacional en que se dan las circunstancias propicias para adoptar grandes rumbos, buscamos para ellos la inspiración o el estímulo del pasado, de aquellas épocas en que de alguna manera fuimos más grandes o mejores, entonces ocurra que no tenemos un criterio general en la apreciación de ese pasado; que ese pasado se nos presenta polémico, envuelto en tensiones, disyuntivas, exclusiones, pugnas irreconciliables, anatemas retrospectivamente proyectados desde nuestro presente, que lejos de consolidar y perfeccionar nuestra unidad nos enfrentan a unos contra otros, nos disgregan y dispersan y aún amenazan con destruirnos como país.” (pag. 31)



Precisamente esta actitud divisionista, antiperuana y/o antipatriota, farisea y cobarde es la que condena y combate firmemente nuestro movimiento político ‘Foro Republicano’ porque hemos podido comprobar y ahora denunciamos con todo el calor de nuestro convencimiento patriota que muchos de estos supuestos ‘sabios’ o supuestos ‘ungidos’ o ‘amautas’ o simplemente precarios e interesados y convenidos “ideólogos” o “intelectuales” de la supuesta FILOSOFÍA INCA O TAWANTINSUYANA no son otra cosa que terroristas o ‘tucos’ asolapados que pretenden dividir a nuestro Perú y generar odio racial o étnico o cultural y por cierto político y social, y, en el peor de los casos es el narcotráfico a través de estos turbios y nefastos factótums andinos de mala y negativa tendencia política son los que buscan la división del Perú para que el narcotráfico pueda seguir delinquiendo a sus anchas separados del Perú histórico y milenario y con el presente trabajo estamos advirtiendo del grave peligro que corre el Perú con estos peligrosos personajillos que en la obscuridad van socavando lo mejor de las fibras nacionales.

Para mayor abundamiento de nuestra posición, citamos la clásica obra de reconocido intelectual e historiador José de la Riva-Agüero quien marca el derrotero y el camino para la verdadera historia científica en el Perú en su famosa tesis para Doctorado en Letras “La Historia en el Perú” (segunda edición, Madrid, editorial Maestre, 1952) donde afirma lo siguiente:

“Los primeros cronistas nacidos en el Perú fueron dos mestizos, hijos de conquistadores y de indias; el padre Blas Valera, de la Compañía de Jesús, y el capitán Garcilaso de la Vega. Herederos de la tradición indígena por la sangre materna, recogieron piadosamente los recuerdos de la raza vencida, y al consignar sus leyendas y describir sus instituciones y costumbres, hicieron la apología del imperio incaico. Son, pues, cronistas apasionados, parciales; pero el punto de vista en que se encontraron colocados viene a ser complemento necesario, rectificación indispensable, de aquel en que se hallaron los cronistas españoles, y por eso es innegable la importancia de su estudio.” (pag. 3)

Esta afirmación confirma nuestra postura y dirección responsable y seria y científica de lo que fue en realidad el tema de las crónicas sobre el imperio Inca: inseguras.

Hasta el reconocido y recio científico social marxista Luis Guillermo Lumbreras titubea y trastabilla y no puede afirmar en firme y en seguro nada relacionado sobre el imperio inca tal como se expresa taxativamente en su trabajo muy leído ‘El Perú Prehispánico’ en la obra “Nueva Historia General del Perú” (editorial Mosca Azul, segunda edición 1980) cuando escribió lo siguiente:

“Cuentan que en un momento en que los reyes inkas habían logrado consolidar un estado de potencia local en torno al Vilcanota, constantemente agredidos por sus vecinos del Apurímac y Pampas –los llamados Chancas- hubieron de enfrentarlos en guerra definitiva que concluyó con la victoria final de los cusqueños. Esta victoria sobre los Chancas es considerada como el punto de partida del Imperio, cuyo fundador fue el noveno Inka, llamado Pachakuti.” (pag. 33)

Como se puede notar y leer el científico social Lumbreras no afirma nada y se basa simplemente y sin sonrojos en CUENTOS

El mejor de los historiadores peruanos presentes y sanmarquino, y que aún sigue investigando: Pablo Macera, ha dicho lo siguiente en su reconocida obra “Visión Histórica del Perú” (editorial Milla Batres, primera edición 1978):

“La propia individualidad histórica de Manco Cápac, por otra parte, así como la de sus inmediatos sucesores, se encuentra hoy en discusión. Este problema es algo más que una dificultad para el establecimiento de una cronología dinástica. Se refiere más bien a toda la cosmovisión inca.” (pag. 99)

Queda sumamente claro y ostensible que dicha afirmación autorizada de Macera nos releva de todo comentario y refuerza en todos sus extremos y líneas nuestras afirmaciones centrales en el presente trabajo.

No solamente eso, el otro célebre científico social Carlos Daniel Valcárcel quien se especializa en hacer una historia cultural peruana nos dice lo siguiente en su obra “Historia del Perú Autóctono” (editorial Científica, Lima s/f):

“Nada más difícil para un estudio y correcta información que lo relativo al período Autóctono. Su constante dificultad exige que los testimonios sean contemplados desde una perspectiva crítica, esquivando tenazmente el anacronismo que vicia los esfuerzos mejor intencionados. Porque se trata de un mundo histórico diferente y hermético para el peruano actual, culturalmente amestizado y, en verdad, epígono de la actual cultura europea.” (pag. IV)

Afirmación sabia, seria y responsable que viene de un científico social riguroso y reconocido que no puede afirmar nada concreto y final sobre  la supuesta FILOSOFÍA INCA O TAWANTINSUYANA

Creemos debidamente fundamentada nuestra posición y sino ideológico pragmático patriota que pretende preservar lo objetivamente relevante y valioso y útil para la erección de la II REPÚBLICA, nuestra PATRIA necesita verdad y sólo verdad  para poder salir del subdesarrollo material, espiritual y científico en que nos ha sumido la politiquería criolla y convenida y la mafia partidocrática gobernante del siglo XIX, XX y XXI, siendo que nuestro país es pasto fácil de Chile debido a sus aliados en Perú en la prensa, milicia, negocios y política peruana, siendo que nuestro país es todavía un país exportador de piedras, sin ciencia ni tecnología y con la venal política del ‘cholo barato’, y ello agravado por la mala fé, osadía y ambición desmedida antipatriota de terroristas, marxistas, mariateguistas e izquierdosos que quieren a nuestro Perú dividido, ignorante, dogmático y enfrascado en guerras sangrientas y cainitas y para ello usan también como pretexto ahora  la supuesta FILOSOFÍA INCA O TAWANTINSUYANA.

Foro Republicano … a la II República … !!!

Lima, Miércoles 17 de Julio del 2013

Dr. Jaime Del Castillo Jaramillo
Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 20 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES - Universidad Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.
Fundador, ideólogo y Presidente de” Foro Republicano”
995899681
999138410
https://www.facebook.com/jdelcastillojaramillo
@jaimedelcastill