Google+ Followers

lunes, 27 de junio de 2016

Tanto tienes tanto vales … Perú se negociará en el Hemiciclo fujimorista-ppkausista. Fujimorismo hará más y más negocios de todo tipo y suciedad, y los PPKausistas no tienen otra opción porque también creen en el ‘libre mercado’



Tanto tienes tanto vales … Perú se negociará en el Hemiciclo fujimorista-ppkausista. Fujimorismo hará más y más negocios de todo tipo y suciedad, y los PPKausistas no tienen otra opción porque también creen en el ‘libre mercado’. Mi artículo en el portal madrileño @Neupic


Tanto tienes tanto vales … Perú se negociará en el Hemiciclo fujimorista-ppkausista

Fujimorismo hará más y más negocios de todo tipo y suciedad, y los PPKausistas no tienen otra opción porque también creen en el ‘libre mercado’




Acaba de denunciar la prensa grande y a todo bombo y a toda imagen, el descubrimiento de privada reunión en un conocido restaurante limeño, de cierto y recientemente electo parlamentario del partido de gobierno PPK con un conocido hombre fuerte del fujimorismo duro y sucio de los años 90’, hombre nefasto y cercano a Vladimiro Montesinos y a la prensa mafiosa del fujimorato gobernante.




Y es que en verdad de verdades, mucho había demorado ese tipo y laya de noticias espantosas y escandalosas que se vendrán en cascada incontenible en breve, después del 28 de Julio, cuando juramente ante el Congreso de la República el flamante Presidente del Poder Ejecutivo PPK; tristes y desalentadoras noticias de arreglos y negociaciones parlamentarias en contra de los intereses del Perú, y que muchas serán ocultas, (previo pago de cupos), por la prensa corrupta, y denunciadas públicamente cuando convenga a los grupos económicos y financieros vinculados a los grupos mediáticos o Prensa Grande.



Es que nada bueno podemos esperar en modo alguno del nuevo Parlamento, nada bueno ni edificante, así de tajante y de categórico, toda vez que el fujimorismo como el ppkausismo son hijos procedentes de la misma placenta, son mellizos ungidos y adorados y de la misma madre: el libre mercado.



Hablemos claro y a calzón quitado como decimos en Perú: Fujimorismo es la expresión del neoliberalismo salvaje, asesino, socio del demencial terrorismo, narcotraficante y dictatorial, eso está muy claro y muy conocido; y el ppkausismo es la expresión del neoliberalismo tecnócrata, del lobista, del banquero, del minero y del empresario sin escrúpulos. En suma: Fujimorismo y ppkausismo son lo mismo, son liberales o neoliberales o fieles creyentes y fundamentalistas agresivos y con colmillos en primer plano en la defensa del sacrosanto ‘Libre Mercado’, hablemos claro.



Por lo tanto, qué de bueno podemos esperar de los liberales o neoliberales o comerciantes del fujimorismo y del ppkausismo en el parlamento sin son una y la misma cosa: Pues nada bueno.




Y es que en verdad de verdades, ni al fujimorismo ni al ppkausismo les interesa el Perú en modo alguno, salvo si es para hacer negocios personales, familiares o de sus grupos corporativos, seamos claro, y hablemos sin ambages.



Y es que en verdad de verdades, pedirles patriotismo, defensa de los valores nacionales y respeto a nuestras tradiciones más caras de importancia nacional, es pedir peras al olmo, porque tanto el fujimorismo como el ppkausismo solamente hacen negocios y más negocios, y amparados por la sacrosanta y bendita e intocada: ‘Ley del Mercado’, tanto tienes, tanto vales, hablemos claro.



En consecuencia el Parlamento con el fujimorismo en mayoría y el ppkausismo en el ejecutivo convertirán al hemiciclo venidero: en Wall Street cholo, lo convertirán en el mercado central o en la feria a precio barato, el parlamento en verdad de verdades será pues el punto de venta del Perú. Y obviamente, que habrán ciegos, sordos y mudos que nada verán, nada oirán y nada hablarán, me refiero a muchas instituciones estatales o republicanas que mirarán al cielo y silbarán, y la prensa grande actuará de acuerdo a los montos y cupos negociados.


Todo lo demás será shows, cortinas de humo y distracciones que aumentarán en la prensa grande, para que la peonada siga aplaudiendo y divirtiéndose. Hablemos claro.