Google+ Followers

lunes, 13 de junio de 2016

Keiko Fujimori el patito feo naranja que causa pavor nacional. PPK con su mentalidad anglosajona y europea sacará a flote su dura y verdadera personalidad y su temible sentido común desde Palacio de Gobierno




Perú: Keiko Fujimori el patito feo naranja que causa pavor nacional. PPK con su mentalidad anglosajona y europea sacará a flote su dura y verdadera personalidad y su temible sentido común desde Palacio de Gobierno






Ya está establecido a la fecha que, el flamante Presidente de la República del Perú es el economista y ex ministro anglófono y peruano Pedro Pablo Kukzinsky, elegido en una reñida contienda electoral.



PPK es ganador electoral por escaso margen, ya que vence con ocho millones quinientos ochenta mil cuatrocientos setenta y cuatro votos; frente a la votación del Fuerza Popular de KF ascendentes a ocho millones quinientos treintainueve mil, treinta y seis votos; no solamente eso, se ha verificado a millones de peruanos que no les interesó el proceso electoral nacional presidencial último, aquí van las cifras: cuatro millones quinientos cuarenta y siete mil, ciento setenta y siete ausentes o que no fueron a votar simplemente, y además o súmese, un millón, treinta y seis mil, ciento treinta y cuatro votos nulos o viciados, y por si fuera poco, adiciónese, ciento cuarenta y nueve mil doscientos sesenta y cinco votos en blanco; montos y ciudadanos que arrojan una sumatoria muy relevante y significativa de cinco millones, setecientos treinta y dos mil, quinientos setenta y seis peruanos, que simplemente y llanamente expresaron su disconformidad electoral absoluta en una u otra forma, tal como se ha detallado ut supra; en consecuencia el Perú no resulta pues dividido en dos tras las últimas elecciones nacionales presidenciales, como muchos alegremente argumentan y elucubran.




Recuerdo con toda nitidez y está por escrito y grabado también, --y lo declaré así,  y en ese sentido, para una radio local, de las tantas declaraciones radiales que he brindado en mi calidad de analista político--, donde manifesté para mi cuenta Facebook, --y hace dos años más o menos--,  que tanto Alan García Pérez y Keiko Fujimori no serían elegidos presidentes de la República, y eso se ha cumplido exactamente; y me fundamenté en que ambos políticos estaban muy comprometidos con el narcotráfico y en forma directa; por su lado AGP siendo jefe del poder ejecutivo y en su segundo y último gobierno, expidió sendos decretos denominados popularmente ‘Narcoindultos’ donde liberó a cientos y cientos de peligrosos narcotraficantes y sus bandas criminales, entre otros delincuentes no menos peligrosos; y por su lado Keiko Fujimori pertenece a una familia signada por los vínculos de corrupción política, y en el caso de su criminal padre, el sentenciado y condenado y actualmente preso Alberto Fujimori Fujimori y su asesor Vladimiro Montesinos vienen siendo tratados como vulgares asesinos, mafiosos y narcotraficantes, y no solamente por la justicia peruana; además, KF se ha cuidado de proteger y blindar a muchos militantes de su partido que están siendo investigados y procesados por vínculos con el narcotráfico, algunos llegaron al Parlamento, y otros están ingresando al hemiciclo en este período legislativo que viene, y por si fuera poco, hasta el propio secretario general de su partido FP está oficialmente investigado por la DEA; y si eso no es suficiente, su propio hermano menor Kenji está salpicado por esta lacra del narcotráfico, cuando se halló decenas de kilos de droga en uno de los almacenes de un negocio que maneja en sociedad con otro personaje vinculado a familia de indeseables criminales.




El Perú decente, honrado y digno no podía permitir que acceda al poder tamaño peligro no solamente contra el Perú todo, sino también contra Sudamérica y el mundo, y es por eso que se une la izquierda, la derecha, y el centro político, para repudiar en las ánforas, al patito feo naranja del sistema político peruano: Keiko Fujimori.



Se vienen horas difíciles para el Perú, y creo que PPK desde el sillón de Pizarro, recién va a sacar a flote su verdadero carácter, personalidad y temperamento: fuerte, decidido e irascible; PPK no es un santo de chocolate, ni es un turista tonto recién llegado, PPK tiene una mentalidad y praxis distinta a la mayoría de los peruanos, y recién lo van a conocer, por lo pronto ya advirtió que no le gustaría ponerse en la situación de disolver el Congreso de la República, a mi modesto entender, PPK es de aquellos recios anglosajones o europeos, que siempre optan por el sentido común, y si su sentido común le indica que hay que urgentemente amputar la pierna gangrenada de su marinero y sin anestesia, porque está en alta mar y con el mar agitado y de noche y sin medicinas, pues lo hará sin pestañear y tomando un vasito de whiskie y sonriendo con su puro en la boca.



La izquierda o las izquierdas en el Perú son una mala broma en nuestro confuso escenario político, son un espectáculo para niños aún en nuestro panorama socio-cultural-político, tan mal están los izquierdistas, que muchos siguen con su libro de Carlos Marx bajo el sobaco; y otros en peor condición, están todavía poniendo velas y con lágrimas en los ojos, a José Carlos Mariátegui como si fuese la santa ‘Sarita Colonia’ o la venerada imagen del ‘Señor de los Milagros’; y hasta docentes, intelectuales y catedráticos universitarios izquierdistas, que presumen de ser muy serios y objetivos, los he visto en esa praxis de brujos o de santurrones o de tontos ideológico-políticos, y siguen firmas; así de mal está la izquierda o izquierda en el Perú, por eso es que el Perú y el mundo, ve a Verónika Mendoza, --la ex candidata presidencial última de la izquierda--, como una chiquilla malcriada de colegio secundario, junto a otras chiquillas emocionadas porque están jugando lingo en ligas mayores con su supuesto partido que no es partido sino dizque frente que en verdad de verdades no es ni tan amplio y tan frente.    




Y la derecha no se salva, porque ahora han quedado en manos de PPK, que es un tipo preparado académica y técnicamente, en las artes y mañas y cucañas del gobierno  y de la gobernabilidad, ha sido ministro varias veces y además primer ministro, y conoce entonces, la meca, la seca y la tortoleta en materia de administración pública de los últimos gobiernos desde Fernando Belaúnde a la fecha, y tiene suficiente solvencia para dictar cátedra y bajarle el moño o la cresta, a cualquier gallito que se la quiera dar de muy liberal o tecnócrata de derechas.