Google+ Followers

lunes, 17 de marzo de 2014

Hannah Arendt y Jurgen Habermas y su opción reaccionaria en filosofía política privilegiando la legitimación estructural capitalista o neoliberal que aprisiona y envejece y castra a la innovación de la praxis humana infinita



Hannah Arendt y Jurgen Habermas y su opción reaccionaria en filosofía política privilegiando la legitimación estructural capitalista o neoliberal que aprisiona y envejece y castra a la innovación de la praxis humana infinita


En esta oportunidad afirmaremos que tanto Hannah Arendt como Jurgen Habermas de la germania allende representan al pensamiento conservador reaccionario que privilegia a las estructuras capitalistas o liberales o neoliberales de la actualidad so pretexto de privilegiarse el diálogo, el consenso y el acuerdo (Teoría de la acción comunicativa) y curiosamente ambos célebres y respetados obeliscos de la filosofía política universal saben perfectamente que los judíos (a los cuales conocen profunda e intensamente no sólo por discurso y drama histórico-político) no se empoderaron en el mundo entero y doquiera que se asentaron en diferentes naciones, países y culturas con el acuerdo, ni con el diálogo ni con el consenso, sino todo lo contrario, lograron su fama, privilegios, poder y riquezas de todo tipo con la inteligencia, astucia, creatividad e ingenio individuales básicamente.

Tanto Arendt como Habermas se esfuerzan en privilegiar y hasta preservar la intersubjetividad, vale decir cuidan el escenario comunicacional, sin embargo ello es espejismo narcotizador poliédrico, toda vez que normalmente el poder suma obediencia de voluntades en diversos planos, esferas, áreas, segmentos y bajo distintos factores, agentes, vectores y operadores de todo tipo, calidad y cantidad, y en verdad de verdades, la comunicación es un recurso más para someter o conseguir u obtener o allegarse obediencia de masas, grupos o colectivos de la acera del frente.

Pero me resulta por demás muy extraño que un reconocido y reputado marxista de origen (Escuela de Frankfurt) como Jurgen Habermas opte por las estructuras capitalistas como contrafuerte estructural-teórico, asiento seguro doctrinario y basamento inconmovible de su teoría de la acción comunicativa, toda vez que al tensar su pensamiento y hacer producir fértilmente su conocida Teoría de la acción comunicativa pues a la vez se desenfoca de las estructuras capitalistas o liberales o neoliberales que tanto repudiaron y combatieron los originales marxistas con sacrificio y hasta con su sangre y vida pero sobre todo por su esencia de injusticia económica para los más y de avaricia extrema de los menos hegemones, los mismos  que dominan política y económicamente hasta ahora a los Estados europeos (y a todo el orbe humano), los mismos que generan su ideología educacional, sus partidos políticos y sus instituciones políticas amarradas fuerte y jurídicamente vía las constituciones políticas y precisamente para proteger y preservar su avaricia extrema capitalista, su racionalidad dominante y su hegemonía social, cultural, económica y política.

En manera alguna es para mi criterio y razón y entender un buen escenario ni un buen asiento para la COMUNICACIÓN ENTRE PARES o COMUNICACIÓN DIGNA como piden ellos (Habermas y Arendt) la acción comunicativa en el estadio o escenario de las estructuras económicas y políticas del hegemon capitalista o neoliberal de la hora presente que impone su racionalidad dominante y que nunca ha cedido ni cederá en su avaricia extrema como es comprobable, es todo lo contrario, con esas estructuras de injusticia y de hipocresía institucional política avariciosa y dominante siempre tendrás tras el telón comunicacional o tras bambalinas al ojo inyectado de sangre del avaricioso capitalista o del hegemon que cuida el ‘diálogo’, el ‘consenso’ o el ‘acuerdo’ o la ‘comunicación racional’ a fin que no se salga de sus esferas de dominio y hegemonía estructural capitalista. Precisamente por eso mismo es que la UNION EUROPEA resultó un engaña-muchachos, una estafa que ahora les cuesta en los bolsillos y en el empleo laboral de los propios europeos de la gran mayoría y que hoy por hoy cruzan por una grave crisis económica y política que conllevaría en breve a la ruptura y fagocitación de la conocida y ayer alabada UE. ¿Fracasó la teoría comunicacional habermasiana y arendtiana en la UE? Pues claro que sí, definitivamente. 

Hablemos claro: Hannah Arendt como Habermas se pronuncian por la defensa y preservación de las actuales estructuras jurídico-constitucionales y económico-políticas capitalistas y neoliberales para privilegiar y hacer preponderar su teoría de la acción comunicativa. Afirman ellos que estas estructuras capitalistas no deben ser movidas ni removidas ni atentadas ni nada que signifique anularlas o negarlas o neutralizarlas o eliminarlas: Reacción teórica, ideológica y política pura, así de sencillo y de fácil, vale decir: Conservadurismo institucional capitalista absolutamente y defendido y fundamentado por Arendt y Habermas.

Precisemos algo más: Tanto Arendt como Habermas temen y se cuidan de la innovación humana expresada en la praxis o conducta política estrictamente hablando. Ahondando más: los filófosos Arendt como Habermas huyen de los revolucionarios y críticos del sistema y combaten a todo aquel que quiera innovar y expandir su creatividad y recreación en contra de las capitalistas estructuras jurídicas, económico-políticas de la hora presente, así de fácil y de sencillo. En suma, el binomio Arendt - Habermas echan cemento y fierro triple para enterrar, inmovilizar, sepultar y finiquitar las ‘condiciones de normalidad’ de la propia existencia humana y de su natural creatividad y crítica políticas que ha llevado al desarrollo y a la civilización al género humano en los términos, argumentos y estructuras y escenarios políticos universales en progreso.

Tan es cierto lo que afirmamos, que los aludidos y bajo comento Arendt como Habermas se apresuran en afirmar y precisar y sentar que el poder (en su interpretación, lectura y filosofía) nace o se genera o surge de un espacio NO DEFORMADO y a eso le llaman legitimación. Es decir que para ellos la LEGITIMACIÓN CAPITALISTA O NEOLIBERAL es la verdad absoluta y el PODER AUTÉNTICO Y ÚNICO, es decir que se convierten en los pontífices del capitalismo material, avaricioso e injusto desde el punto de vista filosófico-político, y rechazan todo lo que DEFORME LAS ESTRUCTURAS CAPITALISTAS por donde tiene que correr y discurrir su teoría de la acción comunicativa.

Precisamente sobre Hannah Arendt y su concepto del poder (Gewalt) el filósofo germano Jurgen Habermas escribe lo siguiente:

“Puede ponerse en tela de juicio la suficiencia del método fenomenológico con que se desarrolla esta filosofía de la praxis; pero su intención es clara: partiendo de las propiedades formales de la acción o de la praxis comunicativa, trata de descubrir las estructuras generales de una intersubjetividad no mermada en su integridad. Estas estructuras fijan las condiciones de normalidad de la existencia humana y, a la vez, de una existencia digna del hombre. Debido a su potencial de innovación, el ámbito de la praxis es altamente inestable y necesita ser protegido. De eso se cuidan en las sociedades estatalmente organizadas las instituciones políticas. Estas instituciones se alimentan del poder que nace de las estructuras de una intersubjetividad no menoscabada; y ellas por su parte tienen que proteger esas estructuras de la intersubjetividad, tan fácilmente vulnerables, si es que no quieren sucumbir. De aquí se sigue la hipótesis central que Hannah Arendt repite incansablemente: ninguna dirección política puede sustituir impunemente el poder (Macht) por la fuerza (Gewalt); y el poder solamente puede provenir de un espacio público no deformado. No es solamente Hannah Arendt quien considera al espacio público político como generador, si no del poder, sí por lo menos de la legitimación del poder; pero Hannah Arendt insiste en que un espacio público político sólo puede generar poder legítimo en la medida en que sea expresión de las estructuras de una comunicación no distorsionada: ‘Lo que mantiene la cohesión de los cuerpos políticos es su potencial de poder, y por lo que las comunidades políticas se hunden es por la pérdida de poder, que termina en impotencia […]; el proceso mismo es inaprehensible, ya que el potencial de poder, a diferencia de lo que ocurre con los instrumentos de violencia, que se los puede acumular para ponerlos después intactos en juego si llega el caso, sólo existe en la medida en que es realizado, como algo a lo que puede recurrir en caso de necesidad, se va a pique, y la  historia está llena de ejemplos que muestran que no hay riqueza material en el mundo capaz de compensar esta pérdida de poder’ (The Human Condition, vers. Alem. Stuttgart, 1960, pag. 193).” (pág. 210, ‘11. Hannah Arendt’  en ‘Perfiles filosófico-políticos’ de Jürgen Habermas, editorial Taurus, versión castellana de Manuel Jiménez Redondo, traducido de la tercera edición alemana, aumentada, España 2000)

Tenemos que coincidir parcialmente con Arendt en el sentido que la ‘cohesión de los cuerpos políticos es su potencial de poder’ pero cuando estos mismos cuerpos políticos son del mismo polo o de la misma tendencia o interés o conveniencia, ya que nunca se equivoca Montesquieu cuando prescribe que el poder no para de expandirse hasta encontrar otro poder parecido que se le oponga y lo frene y precisamente por ello elabora su universal y célebre teoría de los contrapoderes o de los pesos y contrapesos para que se frenen entre sí los mismos poderes, en su modelo de República liberal (de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial).  

En la lucha política o en la carrera por asumir poder y hacerse del gobierno central o del poder máximo, necesariamente tienen que haber perdedores y es ingenuo lamentarse porque “las comunidades políticas se hunden […] por la pérdida de poder, que termina en impotencia” (Arendt) ya que en la lógica del poder es así desde el inicio del género humano y su praxis política, si no tienes la fuerza y/o los recursos y/o el poder suficiente, pues simplemente pierdes espacio y posicionamiento y/o influencia y/o liderazgo y/o autoridad, etc., y cedes espacio y dirección al más efectivo y arrollador o potente, siempre ha sido así y seguirá siendo así, es lo que sucede hoy con Alemania con respecto al UE, donde la Alemania de Merkel es la que toma las reales decisiones de lo que tiene hacer la UE (echando al tacho de  basura la teoría de la acción comunicativa) y eso se verifica a vista de todo el orbe planetario y en el hoy por hoy.

Finalmente, creo que es inatendible la posición de Arendt por ingenua y por romántica y sobre todo por intrascendente y fútil en el extremo que afirma la siguiente verdad de Perogrullo: “ya que el potencial de poder, […] sólo existe en la medida en que es realizado”.

Lima, 17 de marzo del 2014
Jaime Del Castillo Jaramillo
Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 20 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES - Universidad Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.
Fundador, ideólogo y Presidente de “Foro Republicano”
http://fororepublicanoperu.blogspot.com
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com
https://www.facebook.com/jdelcastillojaramillo