Google+ Followers

lunes, 5 de diciembre de 2016

Gobierno, gobernabilidad y gobernanza en cuidados intensivos. Globalización, partidos políticos y pobreza, desangran de muerte a los gobiernos y la Ciencia Política sigue desfasada, falsa y etérea





Gobierno, gobernabilidad y gobernanza en cuidados intensivos. Globalización, partidos políticos y pobreza, desangran de muerte a los gobiernos y la Ciencia Política sigue desfasada, falsa y etérea. Mi artículo en el portal madrileño @Neupic para el mundo


Gobierno, gobernabilidad y gobernanza en cuidados intensivos


Globalización, partidos políticos y pobreza, desangran de muerte a los gobiernos y la ciencia política sigue desfasada, falsa y etérea



Fui invitado nuevamente como conferencista, al ‘Seminario Internacional de Gobernanza y Comunicación’ que organizó el ‘Instituto Peruano de Comunicación Política’-IPECOP y auspiciado por la ‘Red Latino americana de consultores políticos’ Red-COP, realizándose dicho evento, en la bella ciudad de Trujillo (Región La Libertad-Perú), los días 1° y 2 de diciembre del presente año. Nuestra asistencia y conferencia, en el evento de la referencia, giró en torno al tema ‘Gobierno Deseado y Deseable’




Desarrollé la tesis del gobierno deseado, como aquel que en verdad de verdades, podía afrontar y combatir, en primer lugar, la grave crisis teórica-política de la mal llamada ‘Teoría de la Separación de Poderes’ que en verdad de verdades, ya no sirve en modo alguno, en los sistemas dizque republicanos o democráticos, por lo menos del lado sudamericano.


Y es que en verdad de verdades, los gobiernos de hoy, no gozan de poder real, --aunque de repente lo puedan tener en el aspecto legal nudamente--, porque conocido es, que los gobiernos de la fecha, no tienen manejo económico financiero autónomo, por eso mismo, es que son zarandeados y empujados y aplastados y maltratados por la diosa globalización del día de hoy (la soberana apátrida del dinero y las finanzas) con sus diferentes y terribles rostros: capitales-golondrinos, alteración del sistema económico y financiero, paraísos fiscales, migraciones, delitos internacionales, etc., etc.


Deseamos entonces, gobiernos que no sean simples hojas o plumas, sopladas a su antojo, por el poderoso y temible tifón o huracán de la globalización.


Deseamos gobiernos que puedan librarse o emanciparse del yugo y cepo, que le han impuesto el poder mediático, doquiera exista civilización occidental moderna. En Perú, por ejemplo, descarada, escandalosa y abusivamente, el Grupo “El Comercio” ostenta y tiene el 70% de concentración del poder monopólico en materia de medios de comunicación social y nadie y menos algún gobierno de turno, se atreve a frenar esa codicia y esa osadía digna de cualquier ‘malote’ de barrio.



Deseamos gobiernos que se especialicen o por lo menos que se esfuercen, en combatir, derrotar y suprimir la pobreza, porque la pobreza es la madre de la gobernanza y de la gobernabilidad en primera y última instancia, si es que empezamos a discernir la materia con veracidad y sin eufemismos y sin embozos.


La pobreza, no lo olvidemos, es el cuchillo filoso y agresivo que ataca a los gobiernos del mundo occidental y hasta la fecha, esa dicotomía pobreza-gobiernos o viceversa, sigue vigente y actuante y por cierto, es el dolor de cabeza en el hoy por hoy, de gobernantes y políticos responsables.



Deseamos gobiernos que en verdad de verdades, persigan, derroten y aplasten a la criminalidad de todo tipo, porque es absolutamente cierto y debidamente probado, que las instituciones policiales en los formatos de hoy, están hechos a la medida y antojos y caprichos del narcotráfico y de las mafias y organizaciones criminales de todas las áreas y sectores delincuenciales. La inseguridad ciudadana de hoy, está santificada y auspiciada por las mismas instituciones policiales, tal como se ha probado hasta el hartazgo.



Nosotros afirmamos y firmamos desde hace más de una década, que las plagas y males y desgracias y perjuicios, antes o arriba señalados, tienen como corazón y pulmón y vientre de alquiler a los partidos políticos, tal como está mucho más que probado en Sudamérica



En verdad de verdades, son los partidos políticos los que corrompieron o prostituyeron, la antes mencionada teoría de la separación de poderes, para derivar todo, hacia sus propios intereses de grupo o de familia política mafiosa. Los partidos políticos son los grandes contenedores o creadores de mafias de diferentes tipos y niveles, además de sus probados vínculos con el narcotráfico en toda Sudamérica.


Los partidos políticos, sean de derecha o de izquierda, ya se han constituido o son, un grave peligro para la existencia de los gobiernos y del propio Estado. No es ninguna novedad afirmar, que los partidos políticos, además de deslegitimados, ya no son los intermediarios válidos entre la ciudadanía o el pueblo y los gobiernos de turno, en modo alguno.



Los gobiernos deseables de hoy, tienen que afrontar con inteligencia, planes, cuadros y normatividad, cuatro temas centrales e insoslayables: en primer lugar, la globalización; en segundo lugar, la pobreza; en tercer lugar, la modernización y tecnificación de sus Estados y gobiernos; y en cuarto lugar, la comunicación política masiva.



Estos cometidos y tareas impostergables y necesarias de hoy, requieren de una nueva ciencia política y nuevos politólogos o asesores o consultores políticos, porque la ciencia política oficial que se enseña en las universidades, está caminando de espaldas a la realidad y se requiere una profunda e intensa reingeniería curricular y nuevas mentalidades.



Es urgente que los gobiernos echen ojos y manos a la ciencia y tecnología de punta, como seguros aliados y eficaces herramientas para sentar cambios y progresos nacionales y estatales, por lo tanto, las universidades tienen que reformarse y rediseñarse para ello.




En Perú afrontamos la patética y horrible realidad, de tener universidades que son de cartón y de hule y que en el peor de los casos, son descaradas ‘lavanderías’ y nadie ve ni huele nada de nada. Alemania necesitó de 8 universidades para erigirse como potencia mundial en diferentes campos y áreas del conocimiento occidental, sin embargo en Perú, vergonzosamente tenemos más de 250 universidades, muchas de ellas no sirven para nada, salvo para mantener a mediocres, fiscales, periodistas, jueces y policías corruptos y además, toda una laya de politiqueros y delincuentes vinculados descaradamente al narcotráfico.



Los gobiernos de hoy, deberían recuperar con firmeza y resolución sus espacios necesarios para la comunicación política, a la par y simultáneamente, con los espacios mediáticos que necesita la ciudadanía o la sociedad civil, para garantizar y asegurar así, la gobernanza y la gobernabilidad sana, correcta y efectiva. La libertad de prensa o de expresión que rige hoy, es para los que tienen poder y son dueños de  medios de comunicación social, así de simple y de sencillo y eso entonces es una estafa y una artificialidad que los gobiernos deseables de hoy tienen que modificar y ubicar en la real dimensión y entidad, que requiere tanto el gobierno como la ciudadanía para un correcto equilibrio, uso y eficacia de la necesaria comunicación política que nos lleve al desarrollo, progreso y a la integración. Lo dejo ahí.