Google+ Followers

viernes, 28 de noviembre de 2014

La Partidocracia es la principal enemiga de la República, y el militante partidario es el asesino de la República. El Parlamento es una trampa maldita en contra de los altos intereses del Perú





La Partidocracia es la principal enemiga de la República, y el militante partidario es el asesino de la República. El Parlamento es una trampa maldita en contra de los altos intereses del Perú



Jaime Del Castillo, fundador, director y conductor del programa periodístico político ‘YO, SÍ OPINO’, en esta oportunidad fue invitado a Radio Antena Nueve 99.9 FM y por internet: www.antena9.com y para el programa “Informativo Barranca.Pe”, que dirige Yofre López que se emite diariamente, en la ciudad de Barranca en el norte chico, Lima-Provincias, y el viernes 21/11/14 Jaime Del Castillo por vía telefónica y desde la ciudad de Chiclayo, dijo que el Parlamento está entrampado y es la trampa del Perú, toda vez que con el parlamento seguimos metidos en un tiovivo tonto, donde damos vueltas y vueltas y no hay soluciones, y el monopolio de la prensa nos desinforma descaradamente y nadie toma medidas al respecto, el Parlamento que debe solucionar los grandes problemas nacionales,  a pesar que esa es su función, y para eso se han elegido congresistas a nivel nacional, pero es que los intereses de la partidocracia son los que se imponen.


A la partidocracia no le interesa la República, el principal asesino de la República es el militante político partidocracia, el que financia el partido es el que manipula todo; y los intereses obviamente no son nacionales si no de parte, y es el narco el que también está metido en nuestra política nacional, y es que la partidocracia ha destruido y corrompido a toda la institucionalidad republicana, tenemos que cambiar todo esto. Tenemos que luchar contra el infantilismo político que todavía cunde en nuestro país.


De otro lado, dijo que la FN de Peláez Bardales y Carlos Ramos y la CGR ya sabían sobre las operaciones mafiosas de Rodolfo Orellana, pero nunca hicieron nada de nada. Y es que tenemos a muchos sinvergüenzas y mafiosos en las altas esferas del poder político, y es una necesidad cambiar todo esto. Tenemos que enviar a prisión a tanto sinvergüenza y mafioso que opera hoy con tanta impunidad y coludidos con los funcionarios estatales.