Google+ Followers

jueves, 24 de abril de 2014

Totalitarismo neoliberal y totalitarismo nazi tienen el mismo fundamento: la democracia de masas. Lectura de los filósofos alemanes Hannah Arendt y Jurgen Habermas. La revolución del siglo XXI está en las comunicaciones de masas



Totalitarismo neoliberal y totalitarismo nazi tienen el mismo fundamento: la democracia de masas. Lectura de los filósofos alemanes Hannah Arendt y Jurgen Habermas. La revolución del siglo XXI está en las comunicaciones de masas



En un envío inmediatamente anterior afirmaba que la filósofa alemana Arendt ponía incidencia en las estructuras liberales y neoliberales a fin que fijen, legitimen y encajonen la acción comunicativa que para ella era y es fundamental en el accionar político y valedero, y por esa rúa va también nuestro autor estudiado Habermas.


Pues bien, en la presente nota Hannah Arendt apuesta por el ‘puro placer de la acción’ en la calificada lectura de Jurgen Habermas: ¿En qué quedamos con la discípula de Martin Heidegger el orgulloso filósofo nazi?, ¿ O es el inmovilismo de las estructuras capitalistas para garantizar la acción comunicativa que legitima el verdadero y racional poder … o … es la el ‘placer de la acción’, con quién de las Hannah Arendt nos quedamos ? …


Pero lo que sí quiero plantear aquí es que la DEMOCRACIA liberal (también neoliberal) con asiento y cepo capitalista y racional siempre fue un molde hecho para favorecer, encubrir y legitimar la TIRANÍA de las élites económicas, financieras y político-sociales de los diferentes Estados-contenedores. Y para nuestro fundamento y argumento apelaremos a la lectura de Arendt y Habermas seguidamente.


En suma la TIRANÍA NEOLIBERAL de hoy se ubica y anida encubierta en supuestas democracias, de esencia económica elitista y justificada y santificada por la partidocracia cómplice (de izquierda y de derecha) y caporal del gran capital y de las transnacionales apátridas, pues esta TIRANÍA NEOLIBERAL se basa en el molde y estructura “democrática” que los constitucionalistas liberales y la prensa grande del sistema difunden y adoran como si fuese el agua lustral que todo lo rejuvenece, que todo lo cura y que todo lo bueno trae y contiene. Es una verdad de perogrullo que la partidocracia (de izquierda y de derecha) succiona el dinero capitalista bajo mesa y tras bambalinas como se ha probado mil veces y hasta el hartazgo, a cambio mantienen engañadas, estafadas y controladas a las masas. La Tiranía nazi y la Tiranía neoliberal son hermanas, tienen la misma placenta, y pasaremos a estudiarlo.


Y precisamente sobre Hannah Arendt y su concepto de tiranía totalitaria o estatalista aplicable a mi propuesta ut supra, pues el filósofo Jurgen Habermas escribe lo siguiente comentando y glosando a nuestra filósofa alemana aludida:


“Todo orden estatal que aísla entre sí a los ciudadanos por medio de la desconfianza e impide que se intercambien públicamente sus opiniones degenera en tiranía. Destruye las estructuras comunicativas, que es el único lugar de donde puede surgir el poder. El temor elevado a terror obliga a cada uno a rehuir el trato de los demás; al mismo tiempo anula las distancias entre los individuos. Les quita la capacidad de iniciativa y priva a su interacción lingüística de la capacidad de unir espontáneamente lo separado: ‘Comprimidos los unos contra los otros, cada uno está absolutamente aislado de todos los demás’. Ahora bien, la dominación totalitaria, que Hannah Arendt estudia en los casos del régimen nazi y del estatalismo, no solamente es una forma moderna de tiranía, ya que, si sólo fuera eso, se habría limitado a detener los movimientos comunicativos que tienen lugar en el espacio público político. Su logro específico consiste más bien en la movilización de las masas despolitizadas: el Estado totalitario ‘destruye, por un lado, todas las relaciones que quedan entre los hombres tras la abolición de la esfera pública política, pero, por otro, hace que los individuos, completamente aislados y abandonados los unos de los otros, queden enrolados en actividades políticas (que naturalmente no constituyen una auténtica acción política)… .”


“Pero sólo tipológicamente se puede entender la dominación totalitaria del régimen nazi como una forma superlativa de la tiranía. Ya que históricamente, nace en el suelo de una democracia de masas. Esta circunstancia lleva a Hannah Arendt a hacer una vehemente crítica del privatismo instaurado en las sociedades modernas. Mientras que los representantes de la teoría de la dominación democrática de las élites (siguiendo a Shumpeter) alaban al gobierno representativo y a los partidos por la estrecha canalización que imponen a la participación política de una población despolitizada, es precisamente en eso donde Hannah Arendt ve el peligro. La mediatización de la población por administraciones públicas altamente burocratizadas, por partidos, asociaciones y parlamentos, complementa y afianza las formas de vida privatistas que, vistas las cosas desde (pag. 212) la perspectiva de la psicología social, son las que hacen posible la dominación totalitaria.


(…)


“(pag. 213) Es fascinante ver como Hannah Arendt rastrea una y otra vez el mismo fenómeno. Cuando los dirigentes revolucionarios se hacen con el poder que está en la calle; cuando una población decidida a la resistencia pasiva hace frente a los tanques extranjeros con sólo sus manos; cuando minorías convencidas ponen en cuestión la legitimidad de las leyes vigentes y organizan la desobediencia civil; cuando en el movimiento de protesta estudiantil se manifiesta (pag. 214) el ‘puro placer de la acción de la acción’, en todos estos los casos parece confirmarse que ‘el poder no lo posee nadie en realidad, surge entre los hombres cuando actúan juntos y desaparece cuando se dispersan otra vez’ (The Human Condition …) Este concepto enfático de praxis es más marxista que aristotélico; Marx llamaba a esto ‘actividad crítico-revolucionaria’” (pag. 214)

(pág. 211 a 214), ‘11. Hannah Arendt’  en ‘Perfiles filosófico-políticos’ de Jürgen Habermas, editorial Taurus, versión castellana de Manuel Jiménez Redondo, traducido de la tercera edición alemana, aumentada, España 2000)



Tenemos entonces que todo Estado totalitario busca aislar a los ciudadanos inoculando la desconfianza, impidiendo la libre circulación de ideas y pensamientos asentando su tiranía embozadamente por la vía cultural y mediática dominante, y eso es precisamente lo que verificamos en nuestras ‘Democracias’ de hoy, exactamente eso es lo que palpamos y comprobamos vía mera y simple compulsa, toda vez que los ciudadanos estamos aislados y es difícil hacer la circulación de ideas y pensamientos debido a la misma estructura cultural en general dominante y debido a la imposición de la élite mediática escrita, televisiva y radial que maneja los medios de comunicación social vía la prensa grande detentada o dirigida y/o vigilada por un puñado de empresarios vinculados a grupos económicos y financieros con intereses más lucrativos que de beneficio a las grandes mayorías, por lo tanto calculada y racionalmente se “destruye las estructuras comunicativas, que es el único lugar de donde puede surgir el poder”.


El tema comunicativo entonces es el tema revolucionario para y del siglo XXI y la disputa por y para el poder se encuentra alrededor y en el centro de ello, y quien no lo quiera entender así pues está fuera de toda racionalidad política acertada.


El signo distintivo de la tiranía NEOLIBERAL es el miedo y/o terror inoculado en la sociedad vía sus medios de comunicación social o gran prensa en forma sistemática (Walter Lippman lo descubrió a inicios de la sociología de la comunicación en EE.UU.), continua y embozadamente y que se puede comprobar fácilmente recorriendo los canales de la prensa grande del sistema neoliberal.


Así mismo he denunciado en muchas oportunidades en mis programas radiales de análisis y comentarios políticos (pueden revisar mis videos pertinentes) que los políticos y partidos neoliberales exprofesamente utilizan el instrumento del TERROR en todas sus variantes y matices y pelajes, para asustar a la sociedad y jalarlos y domeñarlos a su lado legitimando su accionar depredador económico y político, por ejemplo el fujimorato corrupto y asesino desde el gobierno central de los años 90’ hizo alianza con el terrorismo de Sendero Luminoso (Vladimiro Montesinos se reunió oficialmente con Abimael Guzmán y firmaron pactos y hasta torta de cumpleaños le regaló el gobierno corrupto del fujimorato al demente y sanguinario líder de SL y ahora trocado para sus intereses en MOVADEF ala terrorista encubierta que en cualquier momento puede ser financiado por la CIA o los gobierno de derecha neoliberal) y hacía creer a la sociedad que luchaba contra el terrorismo cuando era todo lo contrario, en los gobiernos de Toledo y AGP la delincuencia común era el ‘cuco’ azuzado todos los días vía mediáticamente; y con el gobierno de NH y OHT el tema de la inseguridad ciudadana y el narco es el monstruo que asusta a la sociedad para dejar manos libres a la TIRANÍA NEOLIBERAL del presente régimen en Perú.


Y es obvio y probado y comprobado que el temor divide a la sociedad, ya cada quien quiere proteger lo suyo y a los suyos, destruyéndose así, individual y colectivamente los conceptos básicos de cultura y civismo patriota y republicano, tal como lo constató la germana Hannah Arendt en su evo, y nosotros ahora lo constatamos también en su expresión vigente: Totalitarismo neoliberal de hoy.


Y está probado el logro investigativo filosófico-sociológico específico de Arendt y que reseña y precisa Habermas en cuanto a la movilización de las masas despolitizadas, y eso lo podemos constatar en las grandes concentraciones de masas de hoy que no tienen nada que ver con el tema político sino con otras actividades, y las actividades políticas de masas de hoy son la  expresión de domesticación y sometimiento de los colectivos devenidos en meros domados políticos resignados a las actividades menores y de alabanza partidaria o política que en Perú se le denomina ‘portátiles’ por ejemplo, obviamente que todo ello previamente ha sido debidamente trabajado y sistematizado vía los medios de comunicación social de la prensa grande del sistema, entre otras constataciones.


Habermas nunca se equivoca y confirma nuestra hipótesis en cuanto que el TOTALITARISMO NACE EN EL SUELO DE LA DEMOCRACIA DE MASAS (totalitarismo nazi o neoliberal) por eso es connatural al sistema capitalista, y al actual NEOLIBERALISMO: el totalitarismo que es semilla de toda democracia de masas; y palo mayor, cuando se le genera y promueve por las élites dominantes capitalistas y Perú no es la excepción, sino que se confirma el presente enfoque.


Por ello mismo nos extraña que Arendt critique al privatismo del sistema político y económico actual, pero sin embargo exija respeto a las instituciones del mismo sistema para viabilizar la acción comunicativa que tanto aprecia y difunde como forma de generar poder legítimo.


Y obviamente que Arendt tampoco se equivoca cuando constata que el totalitarismo nazi se vigoriza y fortalece y agarra con mano de acero enfundando en guante de seda mediática a las mayorías vía la burocracia, los partidos políticos, las asociaciones y parlamentos y eso se verifica también y exactamente en el sistema capitalista dizque democrático y, como herramientas del totalitarismo neoliberal de hoy, y todo ello es fácilmente constatable.

Lima, 23 de abril del 2014

Jaime Del Castillo Jaramillo

Abogado egresado de la U.N.M.S.M. con más de 20 años de ejercicio profesional y cuenta con estudio jurídico abierto; politólogo con más de 20 años de ejercicio profesional; periodista, fundador y director del programa radial y televisivo ‘Yo, Sí Opino’ (censurado en TV y cerrado cinco veces en radio); Maestría en Ciencia Política con la tesis “Pensamiento Político peruano insuficiente y epidérmico causa de nuestro subdesarrollo político”; Post Grado internacional en Ciencia Política otorgado por la UCES - Universidad Ciencias Empresariales y Sociales de Buenos Aires-Argentina graduado con la tesis: “Crisis terminal de los Partidos Políticos en el Perú”; catedrático universitario de ‘Historia del Pensamiento Político”, “Filosofía Política”, “Metodología de la investigación en Ciencia Política”, “Realidad Nacional”; “Análisis Político”, “Ciencia Política”, etc.; blogger, comunicador social, articulista y conferencista.

Fundador, ideólogo y Presidente de “Foro Republicano”

http://fororepublicanoperu.blogspot.com
@jaimedelcastill
yeagob2@gmail.com
https://www.facebook.com/jdelcastillojaramillo