Google+ Followers

lunes, 21 de noviembre de 2016

Donald Trump: nuevamente el triunfo absoluto de la Antropología Negativa Muchos dizque 'analistas políticos' se han enfurecido al saber la contundente victoria de Trump, obviamente que ellos, no son 'analistas políticos'


Donald Trump: nuevamente el triunfo absoluto de la Antropología Negativa Muchos dizque 'analistas políticos' se han enfurecido al saber la contundente victoria de Trump, obviamente que ellos, no son 'analistas políticos'. Mi artículo en el portal madrileño @Neupic para el mundo


Trump: nuevamente el triunfo absoluto de la Antropología Negativa

Muchos dizque 'analistas políticos' se han enfurecido al saber la contundente victoria de Trump, obviamente que ellos, no son 'analistas políticos'




Mis alumnos de Ciencia Política en diferentes universidades de Lima, darán fe, que este modesto servidor no se cansaba de enseñar, recalcar y relievar la posición 'realista' en las relaciones internacionales y en diferentes materias de la Ciencia Política, sobre todo, ponía incidencia con lujo de detalles académicos, doctrina y lecturas de rigor, la validez de la "Antropología Negativa", aquella antigua y famosa tesis de la Filosofía Política, que niega la postura romántica que sostiene lo siguiente: 'el hombre nace bueno y la sociedad la corrompe' tesis tan defendida por Juan Jacobo Rosseau y otros personajes de la gran jungla o bosque de la Filosofía Política.


No solamente eso, amparado en esa tesis antes mencionada, --que la asumo desde hace años--, hacía una revisión de la historia universal, en sus facetas y estaciones y momentos políticos relevantes y trascendentes, con la consciente, académica y responsable finalidad, de dar cuenta efectiva de la debida confirmación de mis tesis antes mencionada, para mis alumnos de Ciencia Política.

En tal virtud, la reciente victoria electoral firme y contundente de Donald Trump en los Estados Unidos, no me podía llamar la atención, ni menos escandalizar, como a muchos dizque 'analistas políticos' le ha sucedido y se puede comprobar en diferentes países del mundo. Es más, el reconocido académico y prestigioso economista y analista político Paul Krugman, confirma nuestra tesis y posición antedicha, cuando escribió hace muy poco en un reputado y prestigioso medio de comunicación internacional, que las personas blancas de los Estados Unidos que viven de la actividad agrícola y/o rural, las mismas a quienes no les interesa el concepto e imaginario de lo que significa los Estados Unidos para los ciudadanos de las urbes, pues esos mismos norteamericanos del campo o rurales, consideran firmemente que los Estados Unidos es cuestión de sangre y de tierra, es cuestión de raza blanca y de fuerza bruta, para defender sus posiciones, en suma y según Krugman, esos mismos campesinos norteamericanos se rigen por un sistema patriarcal tradicional y sobre todo, para ellos, es cuestión de soberanía étnica de la raza blanca ante todo y sobre todo.

Nosotros creemos que Paul Krugman nunca se ha equivocado, es más, acertó de cabo a rabo, en su advertencia sobre la victoria de Donal Trump sobre Hillary Clinton en la última contienda electoral nacional presidencial 2016, porque no solamente votaron por Trump los conservadores y racistas rurales, si no que también lo hicieron, muchos descontentos e insatisfechos con la labor del partido demócrata en la última versión del gobierno de Barack Obama, vale decir, se unió el racismo con el descontento, la insatisfacción, el egoismo y la impotencia.

Este modesto servidor, escribió en su momento en mi cuenta facebook, que fue un grave error de Barack Obama y familia, el apoyar decidida, abierta y frontalmente, la candidatura presidencial de Hillary Clinton, eso fue un grave error que nunca debieron cometer ni permitir, los asesores y los comunicadores políticos tanto de Obama como de Clinton: ambos se amarraron los pies y las manos y se entregaron a las fauces de la bestia salvaje del egoísmo, la perversión y el racismo poderoso aún, en las mismas entrañas del gigante norteamericano.

Había muchos y delicados y valiosos intereses en juego y miles de miles de millones de dólares por negociar, para que Obama y Clinton jueguen a los niños decentes y románticos y 'héroes' de la nación americana, cuando bien sabemos que Estados Unidos es una nación pragmática esencialmente, que premia y bendice al triunfador y al líder dispuesto a incendiar todo, con tal de salvar la supremacía de los Estados Unidos en el mundo y la imposición de los valores tradicionales dentro de la gran nación americana; Obama y Clinton y todo su ejército de asesores pecaron de ingenuos y románticos y perdieron tonta y estrepitosamente, lo que nunca debieron de perder.

Está claro en el hoy por hoy, que muchos dizque asesores y marketeros y comunicadores políticos, simplemente venden humo y engañan y estafan con lugares comunes y batiburrillos, dizque de 'marketing electoral'  o de recetas infalibles para ganar elecciones de todo tipo, pero en realidad, todo es mentira y estafa y poses para la foto y para sorprender a intonsos.

Donald Trump, casi ni se despeinó para ganar la presidencia de la República norteamericana, simplemente se mostró como era: multimillonario, desenfadado, agresivo, decidido, emprendedor, soberbio y fuerte. Y eso es precisamente, todo lo contrario a lo que ha demostrado ser Barack Obama en la Casa Blanca y muchos dizque asesores y marketeros políticos ni cuenta se han dado; Obama ha demostrado que es el 'huerfanito' del poderoso sistema político norteamericano; Obama ha demostrado que iba a la deriva y al abismo, mientras su sistema político se fortalecía más y se endurecía más sin que le pidan permiso ni autorización; Obama se definió más, como un filósofo ermitaño y monacal, antes que un recio y agresivo político, dispuesto a morir por los Estados Unidos y sus altos intereses nacionales e internacionales; Obama jugó su propio partido y fue egoísta con su conducta 'sobria' y 'serena', cuando eso y ello, lo alejaba absolutamente de los grandes, ruidosos y temibles engranajes del poderoso sistema político norteamericano. Trump, simplemente se mostró como la figura fuerte, recia, soberana y agresiva, que es necesaria para defender y mantener en alto y triunfadora, a la primera potencia del mundo y sus intereses, tan simple como eso; repito, tan simple como eso.

Y es que parece que no queremos entender que, se ha probado miles de veces en la historia democrática occidental, que en las contiendas electorales y específicamente en el cuarto secreto o cabina electoral, se muestra y se vuelca y se materializa el egoísmo absoluto y se despliegan los intereses más miserables, abyectos y repudiables que el género humano pueda procrear y maquinar, llamados por muchos, simplemente como 'intereses'; dejémonos de tanto romanticismo en las escuelas de ciencia política en Perú, dejemos de engañar a los estudiantes de ciencia política con oraciones de monjas reprimidas e ingenuas, recitando los mismos salmos de hace 30 años atrás o con separatas que cuestan una peseta a la salida del recinto universitario y hagamos "realismo político" basándonos en las ciencias sociales y en la naturaleza humana y sobre todo, en las lecciones que la madre historia nos da, con abundante documentación y probanza. Expulsemos de las escuelas de ciencia política a tanto abogadete fracasado, que enseña 'ciencia política' por hambre y necesidad y contratemos a verdaderos politólogos, sea la que fuere, su posición y su mentalidad.