Google+ Followers

sábado, 9 de abril de 2016

Carta abierta del Sr. Embajador SDR Dr. Eduardo Carlos Carrillo Hernández, expresando indignación por quererlo vincular con la execrable y nefasta candidatura presidencial de Keiko Fujimori


Carta abierta del Sr. Embajador SDR Dr. Eduardo Carlos Carrillo Hernández, expresando indignación por quererlo vincular con la execrable y nefasta candidatura presidencial de Keiko Fujimori


Estimados amigos: Un saludo muy cordial, al mismo tiempo que me permito expresar mi sorpresa, indignación y la verguenza ajena que siento, al comprobar que existen compatriotas decentes, inteligentes y que dicen querer al Perú, que promocionan la impresentable Candidatura a la Presidencia de la República de la señora Keiko Fujimori Higuchi, hija del DELINCUENTE, CONVICTO Y CONFESO, repito convicto y confeso, ALBERTO KENYA FUJIMORI FUJIMORI, quien viene purgando una prisión de 25 años y no precisamente por los delitos más graves que cometió y permitió se cometieran, entre ellos el de Traición a la Patria y que ahora quieren denominar  hipocritamente "ERRORES". Y que no nos vengan con el cuento,  que los hijos no son responsables de las inmoralidades y delitos que cometieron sus padres pues éste no es precisamente el caso. Se trata nada más y nada menos, de quien fuera la EX PRIMERA DAMA DE LA NACIÓN DEL SÓRDIDO Y CORRUPTO Gobierno Fujimontesinista que presidió su repudiable progenitor durante más de una década. No en vano, dicho delincuente, figura en un Puesto destacado en el RANKING MUNDIAL de "Los Diez Gobernantes más corruptos". Ni se diga de sus numerosos parientes que tienen deudas con la justicia y se encuentran prófugos del país.
Por favor, no continuemos dañando la imagen del Perú ante la Comunidad internacional. Debemos empezar a frenar de veras la corrupción. 
Y antes que creer en ofrecimientos que se pueden hacer para reparar males y abusos injustificables contra las diversas emblemáticas y honorables Instituciones, pensemos en quien los hace, qué antecedentes tiene,  y principalmente en nuestra flagelada Patria por tanta corrupción e inmoralidades.
Como decía ese notable compatriota  don Manuel González Prada:"Felizmente, el Perú no se reduce a la costra corrompida y corruptora: lejos de políticos y logreros, de malos y maleadores, dormita UNA MULTITUD sana y vigorosa, una especie de campo virgen que aguarda la buena labor y la buena semilla".
Que así sea para bien, tal vez ya no de nosotros, pero sí, para nuestros hijos y nietos que merecen un Pérú más digno y mejor.
Atentamente
Eduardo Carlos Carrillo Hernández
Embajador SDR (R)