Google+ Followers

sábado, 26 de marzo de 2016

MENSAJE A LA NACIÓN DEL MOVIMIENTO POLÍTICO “POR LA PATRIA”-PLP REBELIÓN CIUDADANA CONTRA UN SISTEMA ELECTORAL CORRUPTO

MENSAJE A LA NACIÓN DEL MOVIMIENTO POLÍTICO “POR LA PATRIA”-PLP REBELIÓN CIUDADANA CONTRA UN SISTEMA ELECTORAL CORRUPTO

1.       El pueblo del Perú tiene cerrado el acceso al sistema político, ahora reservado a los millonarios o a los que se venden a los millonarios.
2.       La ley 29490 de 2009 elevó del 1% al 3% de los electores, el número de firmas requerido para la inscripción de un partido. Es decir que  cambió el número de firmas de 164,664  a 493,992. La ley dada por el Congreso en octubre de 2015 elevó nuevamente el porcentaje, esta vez  a 4%. Para inscribir una candidatura hay que tener por lo menos el triple de firmas previendo la invalidación de una parte de ellas. En términos prácticos, eso equivale a un millón y medio de firmas. Lo usual en el mercado electoral es comprar las firmas, lo que significa un mínimo de millón y medio de soles.
3.       La verificación de firmas y huellas dactilares cuesta S/. 1.50 por firma, es decir al menos otro millón y medio de soles que deben ser pagados a la ONPE.
4.       Que la ciudadanía conozca la existencia de una candidatura depende de los periódicos y las televisoras. Los periódicos están concentrados en el grupo ultraconservador El Comercio. Las televisoras también están concentradas en las redes nacionales de señal abierta. La publicidad concentrada en las televisoras de alcance nacional llega a los 500 millones de dólares anuales. El precio promedio de un spot televisivo de 30 segundos ya está llegando a los 8,000 dólares y el mínimo es 5,000, según las centrales de medios. Una modesta campaña en televisión acaba costando 50,000 dólares diarios como mínimo.
5.       Los partidos no son organizaciones democráticas sino propiedades privadas de personas que les ponen su propio nombre. O pertenecen a grupos de socios y cómplices que se autodenominan “partidos”. El Fujimorismo es una mafia, el APRA una coalición de mafias. El PPC una mafia de abogados de grandes empresas que necesitan tener en el Congreso gente que mantenga las leyes anti laborales que las benefician.
6.       El Congreso aprobó una ley que elevó de 20% a 25% el número de candidatos que pueden ser nominados sin elección interna. Eso consolida el dominio de los dueños sobre sus partidos.
7.       Un dinero oscuro procedente de empresarios que viven del Estado, lavadores de activos o narcotraficantes sostiene a estos políticos profesionales que no buscan servir al país sino obtener o mantener notoriedad y riqueza. Se niegan a transparentar su financiamiento.
8.       El transfuguismo está institucionalizado. Los candidatos y las candidatas no son postulados ni elegidos: se compran y se venden al mejor postor, o compran postulaciones.
9.       Estos grupos mafiosos llevan años haciéndose elegir con trampas y nombres distintos. Son aquellos que nos mantienen encadenados a los poderes internacionales del capitalismo.
10.   Así han logrado escamotear todos los triunfos electorales del pueblo. El pueblo ganó en 1980 y fue traicionado por Manuel Ulloa y su grupo. Volvió a ganar en 1985 y fue traicionado por Alan García. Fujimori ganó con el “No shock” en 1990, engañando a su electorado. La última traición fue la cometida por Ollanta Humala con el cambio de la Gran Transformación por la Hoja de Ruta.
11.   Ahora quieren hacernos optar entre la representante de un clan (padre, tío, cuñado, cuñada, hermano menor y otra parentela) que robaron al Estado en diversas formas y ocasiones 6 mil millones de dólares, de los cuales sólo han sido recuperados 180 millones por los Procuradores; el liberador de 3,200 narcotraficantes de los cuales 886 eran peces gordos según la Procuraduría y la Fiscalía, además de ser autor mediato de las masacres de El Frontón, Bagua y otros crímenes; y dos lobistas, agentes declarados de empresas extranjeras, que quieren la presidencia para beneficiar a sus clientes.
12.   Las encuestadoras orientan el voto hacia estas candidaturas que los dueños del sistema desean y que son presentadas como las únicas posibles. Los demás candidatos no tienen opción porque los medios concentrados les niegan lugar. Las doce listas distintas que no tienen posibilidad real de victoria, no cumplen otro rol que legitimar un sistema corrupto.
13.   Mientras tanto, los medios de comunicación social embrutecen al pueblo con programas basura. Los empresarios dueños del sistema los financian con anuncios que finalmente pagan los consumidores. El Gobierno los premia con 60 millones de dólares anuales en anuncios estatales.
14.   Como consecuencia, tenemos un mercado de tránsfugas en el proceso electoral. Ya no se postula, se compra candidatos y éstos, a su vez, compran sus cupos en las listas a los dueños de los partidos. Convertidos en clubes de ricos, los llamados “partidos políticos” fichan (contratan) a quienes les servirán y venden las ubicaciones en las listas a quienes están desesperados por llegar a ser alguien en el sistema, para capturar algunas migajas.

Todo lo anterior significa la existencia en el Perú de un sistema de discriminación económica y política, que es contrario a elementales principios éticos y constitucionales, fundamentales en todo país que quiere ser democrático. Desde ese punto de vista el proceso electoral del 2016 es ética y moralmente NULO.

Es imprescindible limpiar y desinfectar el sistema electoral. El Proceso Electoral debe ser suspendido hasta que, bajo vigilancia ciudadana, el Jurado Nacional de Elecciones haga un examen detenido,  de cada uno de los dos mil quinientos candidatos al Congreso y los 15 candidatos y candidatas a la Presidencia. Y hasta que se investigue y revele el origen de las millonarias inversiones que los competidores hacen en campañas y publicidad.

15.   La inscripción de listas debe ser gratuita y financiada por el presupuesto público.
16.   La televisión debe ser abierta a todas las opciones políticas para un debate sobre propuestas y planes de gobierno.
17.   La práctica de “vientres de alquiler”, las inscripciones que se venden o alquilan, deben ser prohibidas.
18.   No debemos tolerar el infame pacto de hablar medias verdades, eufemismos y mentiras disimuladas mientras nuestro país se hunde en el pantano. No permitamos una falsa y sucia democracia. Una REBELIÓN MORALIZADORA Y REIVINDICADORA DE LOS VALORES CÍVICOS es necesaria para impedir que el Perú siga rodando por la pendiente de la vergüenza.

                                                                                                     Lima, 22 de marzo de 2016
                                                                                                     EL CONSEJO NACIONAL